Los Pirineos albergan algunos de los tesoros naturales más impresionantes de la península ibérica, y entre ellos destacan los idílicos Ibón y Arco de Piedrafita. Enclavado en la provincia de Huesca, en la comunidad autónoma de Aragón, este rincón de la geografía española es un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza y la aventura.

Visitar el Ibón de Piedrafita es una de las excursiones más famosas del Valle de Tena y por ser uno de los más accesibles, a diferencia de los restantes que se pueden encontrar en el Pirineo Aragonés. El otro punto de esta ruta es el Arco geotectónico de Piedrafita, un impresionante puente natural de roca que se encuentra al norte de la Sierra de la Partacua.

La ruta se puede hacer de forma circular o volviendo por el mismo camino que se hace al principio y en total son unos 12 kilómetros con un desnivel de unos 550 metros; se puede realizar en 3 o 4 horas dependiendo de las paradas y la condición física de cada persona.

Iniciamos la ruta desde el Parque Faunístico Lacuniacha donde tomamos una pista forestal en la que vamos ascendiendo unos 3,8 kilómetros hasta la orilla del Ibón. La palabra ibón proviene del aragonés y ​​designa los lagos de montaña de origen glaciar que en su mayoría se encuentran por encima de los 2000 metros; en el Pirineo Aragonés encontramos unos 200 de estos lagos.

Toda la ruta está señalizada por lo que no hay forma de perderse. Desde que empezamos a caminar por la pista forestal se veía la imponente Peña Telera que tiene unos 2764 metros.

Ibón Piedrafita

Se puede seguir por la pista forestal , que va dando una serie de curvas, o bien ir por atajos para acortar la ruta. Todos estos atajos también están señalizados por lo que son muy fáciles de seguir, pero suponen caminar por zonas más irregulares al salir del camino.

Ibón Piedrafita

Uno de estos atajos nos llevó a caminar por el campo a través del barranco del Boj, un valle precioso con mucha vegetación y un arroyo que lo atraviesa y que es alimentado por el deshielo del ibón. El sendero transcurre junto al arroyo hasta llegar nuevamente a la pista forestal.

Ibón Piedrafita

Llegado a este punto de la ruta hay que decidir si seguir por la pista forestal o tomar otro atajo siguiendo el arroyo del barranco del Boj. Desde ese punto quedan unos 900 metros para llegar al ibón.

Nosotros decidimos seguir subiendo junto al arroyo y fue la mejor decisión y la que recomendamos hacer, ya que esta parte de la ruta es una de las más bonitas con el agua cayendo, los pinos y de fondo la Peña Telera.

Ibón Piedrafita

Nota: Si sigues el camino vas a encontrar un desvío que lleva al Bosque de Betato.

En pocos minutos ya  encontramos  el impresionante Ibón de Piedrafita que tiene sus tranquilas aguas a los pies del circo de montañas que lo rodean: Peña Telera, Peña Parda (2657 m.) y Corona del Mallo (2535 m.). Estando allí coincidimos con un gran rebaño de ovejas pastando y tomando agua del ibón.

Ibón Piedrafita

El trayecto hasta el ibón es muy fácil, superando apenas unos 250 metros de desnivel, y es una excursión que se puede hacer con niños para pasar el día. Es muy recomendable también bajar al ibón y bordearlo.

Desde el ibón se inicia la segunda parte de la ruta, caminar 1,7 kilómetros hasta llegar al Arco de Piedrafita. Durante el trayecto las montañas quedan a mano derecha todo el tiempo y, como está señalizado, no hay forma de perderse; además, se aprecia una senda por donde han pasado otros senderistas.

También hay que decir que hay partes del trayecto en que hay muchas piedras sueltas, por lo que hay caminar un poco de lado con cuidado para evitar resbalar.

Más adelante entramos en una zona con un pequeño bosque que hace el trayecto mucho más fácil ya que hay sombra. Al salir del pequeño bosque empezamos a subir, en un momento paramos para descansar y al mirar hacia atrás se veía en el horizonte las aguas del embalse de Búbal y las montañas del Pirineo.

Arco de Piedrafita

Desde ese punto quedaban los últimos 600 metros para llegar al arco, pero fue el tramo más difícil ya que la subida tiene mucho desnivel y piedras sueltas. Solo subir nos llevó más de 1 hora por lo inclinado que es el sendero pero realizando varias paradas para descansar y tomar agua se logra llegar.

Arco de Piedrafita

El esfuerzo de la subida valió la pena, de repente nos encontramos bajo los pies del arco geotectónico de Piedrafita, considerado uno de los arcos naturales más espectaculares de España y probablemente de Europa. De estos hemos visto pocos, uno muy parecido es Els Arcs en Castell de Castells.

Arco de Piedrafita

Estos arcos naturales se forman por la erosión de la roca por agentes externos como el agua, que poco a poco van dando forma al arco. En las costas con acantilados también se ven estos arcos por la erosión del mar.

Llegar al pie de este arco no es todo lo que puedes hacer, con un pequeño esfuerzo extra puedes seguir subiendo para tener otra perspectiva del arco, el mismo hace una especie de ventana que deja ver el agua del embalse de Búbal, las montañas y un pequeño bosque.

Arco de Piedrafita

Para terminar esta visita por todo lo alto, nunca mejor dicho, puedes subir sobre el arco desde donde se tiene una maravillosa vista del Valle de Tena con el embalse y los diferentes picos montañosos del valle.

Arco de Piedrafita

Tras quedarnos un rato admirando el arco, tocaba regresar, lo cual se podía hacer de dos formas: seguir en dirección campos de las Cuernias para completar una ruta circular o regresar sobre nuestros pasos por el mismo camino que habíamos hecho. Nosotros hicimos la segunda opción pasando nuevamente por el ibón.

Dejamos el coche en el estacionamiento Los Estachos, que está junto al Parque Faunístico Lacuniacha. Tiene un precio de 3 euros por todo el día y 5 euros  si quieres pernoctar con una caravana.

Como iniciamos la ruta muy temprano, regresamos al estacionamiento a las 13 horas, por lo que bajamos al pueblo de Piedrafita y comimos en el Refugio Telera. Aquí tomamos un menú que tenía de primero migas aragonesas y canelones de espinaca con manzana, de segundo pollo guisado con ensalada y churrasco con patatas y de postre tarta de queso con frutos del bosque y tiramisú.

Piedrafita

Algunas recomendaciones para realizar esta ruta:

  • Dejar el coche en el estacionamiento Los Estachos y así ahorrar los 4 kilómetros que hay si se deja el coche en Piedrafita donde hay estacionamiento gratuito.
  • Iniciar la ruta lo más temprano posible y más si es en verano para que el sendero sea más fácil a la ida.
  • A pesar de que la ruta es sencilla, es recomendable ir con botas y ropa de montaña, incluso chubasquero o algo de abrigo, el clima en el Pirineo puede cambiar rápidamente.
  • Llevar mucha agua y algo de comer, recomendable fruta, frutos secos o un bocadillo.

El Ibón de Piedrafita y su entorno ofrecen una experiencia única en pleno corazón de los Pirineos, donde la belleza natural y la tranquilidad se fusionan con la aventura.

¡¡Hasta el próximo post!!

Iradier Rovira Peña