Después de nuestro paso por la Toscana, tocaba regresar a la zona de Emilia Romaña para visitar Ravenna en italiano o Rávena en castellano, una pequeña ciudad considerada como capital mundial de los mosaicos bizantinos y que en su momento llegó a ser la última morada del imperio romano de occidente.
Si hay algo que nos encanta ver son monumentos decorados con mosaicos y en Rávena encontramos muchísimas iglesias y monumentos que conservan una increíble cantidad de obras de arte realizadas con mosaicos, tanto que han sido nombrados un total de 8 monumentos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Si bien es cierto que esta ciudad no es de las más conocidas para el turismo, con todo lo que tiene para ver en cuanto a arte y mosaicos es un lugar que vale la pena dedicarle por lo menos dos días. Nosotros realizamos una visita de un día y visitamos los imprescindibles de la ciudad. ¡Toma nota!

Qué ver en Rávena en un día

Los principales puntos de la ciudad se pueden visitar caminando como hicimos nosotros. Te recomendamos que lleves un mapa con estos lugares y te hagas una pequeña ruta.

El Baptisterio Neoniano

Fue el primer monumento que visitamos ya que nos quedaba muy cerca de donde dejamos el coche en un estacionamiento. Se encuentra al lado de la catedral, en un pequeño parque.
Qué ver en Rávena en un día
El baptisterio lleva este nombre porque fue remodelado bajo el obispado de Neone, pero también es conocido como Battisteron degli ortodossi o Baptisterio Ortodoxo. Estando dentro del mismo impresionan todos los detalles de los mosaicos en los arcos de la estructura octogonal.
Pero lo mejor es la cúpula, toda de mosaicos representando a San Juan Bautista que bautiza a Jesús en las aguas del río Jordán y a su alrededor los 12 apóstoles.
Qué ver en Rávena en un día
Recomendamos visitar además el Baptisterio de Arriano, más pequeño que el Neoniano pero también con decoración de mosaicos.

Catedral

Desafortunadamente la catedral estaba cerrada, pero recomendamos visitarla por dentro y principalmente la Capilla Arzobispal o Capilla de San Andrea que también está decorada con mosaicos.

La Basílica de San Vital

Este es el monumento con mosaicos bizantinos más importantes de Rávena y nosotros lo confirmamos. Aunque su exterior da la apariencia de una basílica más, por dentro compite en belleza con de otros monumentos del mundo, llegando a compararse con la catedral de Santa Sofía de Kiev.
Al entrar uno se queda literalmente con la boca abierta al mirar hacia arriba y ver todo cubierto de frescos  y mosaicos de colores que cuentan diferentes historias. En su cúpula central de forma octogonal hay un gran fresco,  arcos y columnas, todos con diferentes detalles en su decoración.
Qué ver en Rávena en un día
También hay una bóveda con varios mosaicos: primero un arco a la entrada de la bóveda en el que se aprecia, en el centro, una imagen de Cristo y alrededor en círculos los 12 apóstoles  y los santos Gervasio y Protasio que eran hijos de San Vital de Milán.
Qué ver en Rávena en un día
Al fondo de la bóveda, en el techo, hay un mosaico dorado con la imagen de un Cristo de aspecto helenístico sentado sobre el globo terráqueo; a su derecha destaca la imagen de San Vital que está recibiendo una corona y a su izquierda el arzobispo Ecclesio. 
Qué ver en Rávena en un día
A los lados de la bóveda hay otros mosaicos con representaciones del A.T. como una posible representación de la Trinidad y el sacrificio de Isaac.
Qué ver en Rávena en un día

El Mausoleo de Gala Placidia

Saliendo por una puerta lateral de la Basílica de San Vital, encontramos el Mausoleo de Gala Placidia, que se construyó para albergar los restos mortales de Gala Placidia, hermana del emperador Honorio. No se ha llegado a comprobar que éstos se encuentren allí.
Como en los anteriores monumentos, los protagonistas son los mosaicos y, sin desmerecer a los demás, nos parecieron los más bonitos que vimos en Rávena y posiblemente los más antiguos, ya que el mausoleo data del año 425. Es un monumento pequeñísimo pero apenas entras te deslumbran sus mosaicos azules.
La cúpula de su estancia central es un mosaico con un mar de estrellas y una cruz dorada; en sus cuatro lados se representan 8 apóstoles y los otros 4 en sus bóvedas transversales.
Qué ver en Rávena en un día
Al tener planta en forma de cruz, en tres de sus lados hay tres sarcófagos, de los cuales en el más grande, en teoría, se encuentran los restos de Gala Placidia y en los otros dos el emperador Valentiniano III y  Constancio III. Independientemente de si se encuentran allí o no, visitar este monumento es uno de los imprescindibles en Rávena.

Basílica de San Apolinar el Nuevo

Al igual que el resto de edificios que visitamos, esta basílica en su parte externa parece un monumento más, aunque sobresale la torre del campanario de forma cilíndrica.
Qué ver en Rávena en un día
De esta basílica solo se conservan los mosaicos de las paredes, ya que se destruyó parte de la misma, como el ábside que estaba recubierto de mosaicos. Pero no por eso es menos espectacular que los monumentos mencionados anteriormente.
Hay varias representaciones en las paredes, como los tres reyes magos o el puerto de la cercana Classe, pero destaca la representación del Palacio de Teodorico con la inscripción “palatium”.
Qué ver en Rávena en un día

La tumba de Dante

Si, Dante, ese famoso personaje del que todo el mundo ha oído hablar por haber escrito la Divina Comedia, terminó sus días en Rávena, por lo que aquí tiene su tumba.
A pesar de que Dante nació en Florencia, por diversos problemas fue expulsado de esta ciudad y murió en Rávena. Hoy en día existe una tumba en Florencia pero esta vacía, ya que Rávena no ha querido entregar los restos del poeta.

Basílica de San Francisco

Muy cerca de la tumba de Dante se encuentra la Basílica de San Francisco. Resulta llamativo que debajo del altar hay un aljibe con agua y hasta peces. 
Qué ver en Rávena en un día
Un día es suficiente para recorrer estos monumentos, consideramos que son los imprescindibles; si te queda un poco de tiempo puedes visitar la Piazza del Popolo, donde se desarrolla la vida cotidiana de esta ciudad. 
A lo mejor tienes suerte como nosotros y te encuentras un mercadillo local con productos típicos para probar como los embutidos, que son muy famosos en esta región.
Al inicio comentamos que en Rávena se han declarado 8 monumentos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, de los cuales visitamos (por existir un billete conjunto):
  • El Baptisterio Neoniano
  • La Basílica de San Vital
  • El Mausoleo de Gala Placidia
  • Basílica de San Apolinar el Nuevo
Y nos quedaron pendientes:
  • Capilla Arzobispal o Capilla de San Andrea
  • Baptisterio de Arriano
  • Mausoleo de Teodorico
  • Basílica de San Apolinar en Classe, a 5 kilómetros de Rávena
De esta forma terminamos nuestro paso por Rávena, la ciudad considerada el paraíso de los mosaicos y que puede ser una gran candidata a visitar si estás en la región de Emilia Romaña.
¡¡Hasta el próximo post!!
Qué ver en Rávena en un día, el paraíso de los mosaicos
5 (100%) 2 votes