Tres cosas tiene Colmenar que no tiene Madrid:

las canteras, los hornos y el Puente de Zacatín.

Colmenar de Oreja es un pueblo situado a unos 50 kilómetros al sureste de Madrid, en la Comarca de las Vegas. Cuenta con una historia distinguida, pues fue la ciudad romana de Apis Aureliae, perteneció a la Orden de Santiago en la Edad Media y fue nombrada ciudad por Alfonso XIII. Son famosas sus canteras, de las que procede la piedra con la que se construyeron algunos de los monumentos más emblemáticos de la capital, como el Palacio Real, el Teatro Real o las fuentes de Cibeles y Neptuno. También sus hornos, en los que se cocían las tinajas que contenían los vinos.

Actualmente, Colmenar de Oreja forma parte de las Villas de Madrid por su reconocido patrimonio cultural y su autenticidad rural. Además, ha sido declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico.

¿Nos acompañas a conocerlo?

Qué ver en Colmenar de Oreja

Plaza Mayor

Es el lugar más conocido del pueblo, una estupenda muestra de arquitectura popular castellana. Tiene planta cuadrada y está rodeada de pintorescas viviendas del siglo XVIII con preciosos soportales y balcones entre las que destaca el Ayuntamiento, con un pequeño campanario; las columnas están hechas de piedra de las canteras locales. Durante las fiestas patronales de mayo y septiembre, se transforma en una plaza de toros. Tiene la peculiaridad de estar asentada sobre un túnel subterráneo de piedra que se construyó para salvar los desniveles del terreno.

Colmenar de Oreja

Jardín y arco del Zacatín

Se encuentran en la calle Barranco, a espaldas de la plaza Mayor. Se trata de un jardín con terrazas, inaugurado en 1983, en el que hay una bonita fuente del siglo XVIII aunque restaurada posteriormente, conocida como fuente del Zacatín o fuente del Barranco.

View this post on Instagram

El Jardín del Zacatín en #ColmenardeOreja, se trata de un jardín con terrazas, inaugurado en 1983, en el que hay una bonita fuente del siglo XVIII aunque restaurada posteriormente, conocida como fuente del Zacatín o fuente del Barranco. @comunidaddemadrid @turismocmadrid #hello_worldpics #globaltravelers #discovereearth #theglobewanderer #101motivosparaviajar #roamtheplanet #travelawesome #traveladdict #travelstoke #beautifulplace #amazingview #wonderfulplace #beautifuldestinations #amazingplaces #best_worldplaces #wanderlust #worldtravel #travelcouples #instatraveling #igtravel #lifeofadventure #travelgram #aroundtheworld #travelaroundtheworld #lovetraveling #mochilerosig #Skyscannerespañol

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

En la parte alta, se puede ver el arco o puente del Zacatín, que data del siglo XVIII, y que pasa por debajo de la plaza Mayor.

Como curiosidad, el nombre, Zacatín, proviene del árabe, y significa lugar en el que se vendían ropas.

Iglesia Parroquial Santa María la Mayor

Situada en la plaza del Mercado, fue construida por la Orden de Santiago en el siglo XIII y ampliada en el siglo XVI. Destacan su torre de 62 metros de altura y tres portadas, obras de Juan de Herrera, que también dirigió la construcción del monasterio de El Escorial. En su interior hay tres pinturas murales del pintor colmenarete Ulpiano Checa y un bonito retablo mayor. La visita tiene un precio simbólico.

En la plaza del Mercado, a donde da una de las fachadas, encontramos la fuente de los Cosecheros, construida en el siglo XX.

Convento de la Encarnación de Agustinas Recoletas

A imagen del monasterio de la Encarnación de Madrid, se construyó este en el siglo XVI. Tiene una fachada barroca, una gran cúpula y en el interior unos frescos cubriendo sus bóvedas. Existen visitas guiadas por un precio asequible.

Colmenar de Oreja

Ermita de San Roque

Data de los siglos XVIII y XIX, y tiene un pequeño campanario con reloj. Fue reconstruida tras la Guerra Civil. En su interior hay un altar de madera sobredorada con la imagen del santo.

View this post on Instagram

Ermita de San Roque en #ColmenardeOreja, data de los siglos XVIII y XIX, y tiene un pequeño campanario con reloj. Fue reconstruida tras la Guerra Civil @comunidaddemadrid @turismocmadrid #viajerosporelmundo #beatifuldestinations #hello_worldpics #landscapephotography #travelstoke #travel #traveling #travellife #travelawesome #travelaroundtheworld #travelplanet #viajes #viajeros #viajaresvivir #instaphotos #instatravel #instagramers #lugaresconencanto #pictureoftheday #pictureperfect #passionpassport #travellove #picofday #viajaresvivir #mochilerosig #Viajarlibre #Skyscannerespañol

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Ermita Santísimo Cristo del Humilladero

En las afueras del pueblo, por la calle de la Vereda del Cristo que transcurre por parte del Camino Natural del Tajo GR 113, se llega a esta ermita, que fue construida en los siglos XVI y XVII. En su interior hay una bonita capilla.

De camino a la ermita, encontramos la fuente del Pilarejo, al pie del puente del mismo nombre; se desconoce la fecha de su construcción.

Colmenar de Oreja

Hornos

Como ya mencionamos al principio, Colmenar de Oreja fue famoso por la fabricación de tinajas para vino, actividad que se venía realizando desde el siglo XVIII hasta el siglo XX, aunque es posible que se iniciase en la época árabe. Llegó a haber más de 30 hornos, pero ahora quedan bastantes menos y están algo deteriorados. En la calle Casas Quemadas se pueden ver tres.

Parque de los Huertos

Este es un parque que se encuentra en las afueras, limita directamente con el campo… Tiene una fuente y un abrevadero, ambos del siglo XVIII pero reformados posteriormente. También aquí está la ermita de San Isidro, de reciente construcción.

Colmenar de Oreja

Museo Ulpiano Checa

Este museo abrió sus puertas en 1945 como museo municipal, pero se dedicó al célebre pintor en el centenario de su nacimiento, 1960. Contiene obras donadas por su familia, algunas de las cuales parecieron inspirar la escenografía de famosas películas como Ben-Hur, Quo Vadis, Espartaco… Destacando el cuadro Los últimos días de Pompeya, un gran lienzo de 20 metros cuadrados.

Qué más ver y hacer

Además de todo lo que hemos visto, aún se puede hacer más en Colmenar de Oreja:

  • Visitar bodegas: hay hasta nueve bodegas típicas, todas con la denominación de origen Vinos de Madrid y visitas guiadas a sus instalaciones.
  • Recorrer una ruta de fuentes: en nuestra visita pudimos ver cuatro, de las que ya hemos hablado: la de los Cosecheros, la del Pilarejo, la del Zacatín o del Barranco y la de los Huertos. Estas cuatro están dentro del casco urbano. Hay otras cuatro que están ya repartidas en las distintas carreteras de salida del pueblo, a algunos kilómetros de distancia, y a las que, en algunos casos, resulta complicado llegar en coche pero no caminando; estas son la de las Pajaritas, la de Valdepinar, la de Valdegredero y la de Poza del Moral. En la oficina de turismo se proporciona información sobre la localización de cada una de ellas.

¿Qué comer en Colmenar de Oreja?

Varios son los platos típicos que podemos encontrar en Colmenar de Oreja, y se pueden degustar en varios establecimientos. Nosotros fuimos a uno en la plaza Mayor, que tenía un menú en el que se incluían casi todos, aunque de precio algo elevado por la situación del local y por ser menú de fin de semana. Pudimos probar las famosas pozas, que son pan candeal relleno de un picadillo a base de atún, cebolla y tomate principalmente; el queso Ciriaco y los chicharrones; la carne al desarreglo, que es un guiso de ternera con mucho ajo; las patatas chulas, que son rodajas confitadas en aceite y aliñadas con mucho ajo también… Nos faltaron las pelotas de fraile, que son como una especie de buñuelos. También probamos el limoncillo, un licor macerado con cáscara de limón.

Abstenerse estómagos delicados, lo decimos por experiencia…

Alrededores

A 30 kilómetros, ya en la provincia de Toledo, están las ruinas del castillo de Oreja, de origen prerrománico.

En la Comarca de las Vegas, llamada así por estar bañada por los ríos los ríos Tajo, Tajuña y Jarama, hay hasta 23 villas, por lo que se puede ir a conocer cualquiera de ellas. Nosotros fuimos hasta la cercana localidad de Villarejo de Salvanés, a escasos 20 minutos, conocida por ser la sede de la fábrica de una popular marca de galletas. Pero además, también está su castillo, o mejor dicho la torre del homenaje de lo que fue su castillo. Este fue una construcción fortificada del siglo XIV, perteneciente a la Orden de Santiago; la torre ha sido restaurada, cuenta con ocho torretas defensivas y tenía su propia muralla. Resulta impresionante ver de cerca la torre, ya que es bastante alta, y los restos de las torretas que la rodeaban.

También están el Santuario de Ntra. Sra. de la Victoria de Lepanto; la Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol, iglesia-fortaleza construida entre los siglos XIV y XVI; la Casa de la Tercia, edificio castellano que alberga un museo etnográfico.

la Casa de la Tercia

Cada uno de los monumentos puede visitarse por un precio razonable.

¿Cómo llegar a Colmenar de Oreja?

Es muy fácil llegar en coche a ambas localidades en poco más de una hora. También se puede llegar en transporte público, en el bus interurbano 337 desde Conde de Casal para ir a Colmenar de Oreja y en el 352 para ir a Villarejo de Salvanés.

Esta fue nuestra excursión de un día por dos de los municipios del sureste de Madrid. Volveremos para conocer los que nos faltan.

¡¡Hasta el próximo post!!

Rebeca Gavilán Yela
Síguenos en