Si hay algo que nos encanta es conocer ruinas en los lugares que visitamos, el poder recorrer la historia a través del legado de sus construcciones es un imprescindible en nuestras rutas. Así que, durante nuestra visita a Sicilia, no podíamos dejar de realiza la famosa ruta de templos griegos de Sicilia.
Al ser Sicilia una de las primeras costas que colonizaron los griegos, es natural que dejaran una gran legado en cuanto a arquitectura y cultura, convirtiéndose la isla en uno de los principales centros de su economía. Muchas de estas construcciones se encuentran en mejor estado hoy en día que las ruinas se Grecia, por lo que visitar estos templos es uno de los principales atractivos que tiene la isla para ver.
¿Quieres saber qué templos griegos puedes visitar en Sicilia?  ¡Toma nota!

Ruta de templos griegos de Sicilia

Durante nuestro paso por el norte y oeste de la isla visitamos Segesta, Selinunte y Agrigento. Todos muy distantes entre sí pero los tres ubicados en entornos mediterráneos estratégicos e idílicos.

Segesta

Salimos desde Palermo en nuestra ruta de dos días por el noroeste de la isla y el primer templo que visitamos fue Segesta. Ubicado en un entorno natural recóndito, alejado de pueblos o ciudades, la mejor opción para llegar es en coche, aunque desde Palermo puedes tomar un tren dirección Trapani y bajar en Segesta Tempio  y caminar algo más de 1 kilómetro hasta el yacimiento. Si lo vas hacer así, te recomendamos tener en cuenta los horarios de este tren, ya que no tiene mucha frecuencia.
​La historia nos dice que Segesta fue un asentamiento de los élimos, un pueblo indígena de Sicilia de la Edad de Bronce que, tras varias disputas, terminó siendo territorio griego y allí se construyó la ciudad.
El templo de estilo dórico es su principal atractivo. Ubicado en una colina, con un tamaño impresionante y con 36 columnas, estar a los pies de este coloso es una experiencia sin igual.
templos griegos de Sicilia
La construcción del templo nunca fue finalizada, por eso se pude apreciar que las columnas no fueron talladas con los surcos habituales que tienen los templos griegos. Se dice que Segesta estuvo en vuelto en varias batallas y, como no estaba terminado, nunca lo atacaron, por lo que hoy en día es uno de los templos griegos más completos que puedes ver en el Mediterráneo.
templos griegos de Sicilia
A un lado del templo se encuentra un cañón de piedra caliza, del cual probablemente se extrajo el material para construirlo.
Pero no es todo lo que tiene Segesta para ver. Desde la tienda donde se compra la entrada (6 euros), sale un bus que, por 1,50 euros ida y vuelta, sube hasta el monte Bárbaro donde están las ruinas de la antigua ciudad.
También se puede hacer este tramo caminando, pero son más de 2 kilómetros de subida sin sombra, por lo que el bus no es mala opción si quieres evitar la fatiga.
A medio camino de la subida hay una vista panorámica del templo con el paraje de fondo. Si subes en el bus pide al conductor parar unos minutos para poder tener esta foto de la vista, vale la pena.
templos griegos de Sicilia
Ya estando arriba, vemos su principal atractivo, un anfiteatro semicircular con sus gradas excavadas en la roca y que tiene una orientación al norte que no es lo habitual de los templos griegos.
templos griegos de Sicilia
En la colina también se ven restos de un castillo normando y una de sus murallas que detrás tiene campos de cultivos.
También hay restos de una iglesia y una mezquita del siglo XV, pero los carteles informativos estaban borrosos, por lo que no pudimos obtener más información de por qué están aquí.

Selinunte

Ubicado en la provincia de Trapani, Selinunte es considerado el yacimiento arqueológico griego más extenso del Mediterráneo y, por su ubicación tan cerca del mar, el más idílico. Por esta situación, se convirtió en su momento  en un potente centro comercial de la Magna Grecia al ser centro agrícola, de cría de caballos y de control marítimo, además que fue una de las mayores ciudades helenas con más de 25.000 habitantes.
El yacimiento se divide en cuatro zonas: Templos Orientales, Acrópolis, Ciudad Antigua y santuario de Malophoros;  en cada zona hay ruinas y algunos templos todavía en pie.

Templos Orientales

Los templos están identificados con letras según su ubicación. Nosotros iniciamos por el templo E, el Templo de Hera; por diversas inscripciones se ha determinado que su construcción data del siglo V a. C.
templos griegos de Sicilia
Al subir las escaleras de la parte frontal, pasadas las columnas, hay grandes bloques de piedra de lo que en su momento fue parte interna del gran templo. El tamaño es impresionante y consta de 6 columnas por delante y por detrás, y por los lados 15 columnas.
Este templo es parecido al de Segesta, lo único que este sí fue terminado y se puede recorrer por dentro.  En su parte central se mantienen los restos de un gran pedestal de piedra rodeado por columnas; se han encontrado indicios de utilización del templo por romanos posteriormente.
Detrás de este gran pedestal hay columnas internas que puedes ver muy de cerca al poder rodear todo el templo.
El segundo templo que vimos es el templo F. Realmente este solo es ruinas porque solamente queda de pie una columna. Este templo es el más antiguo de los tres que se encuentran en esta parte del yacimiento, data de entre 560 y 540 a. c.
El tercer templo es el G o templo de Apolo. Es el más grande que se construyó en Selinunte, incluso uno de los más grandes de la civilización griega. Lo malo es que en este, igualmente, solo queda de pie una columna.
Para ver lo grande que fue este templo, presta atención, primero, a la foto de un pedestal en comparación con una persona y, segundo, a la foto de un cartel con una vista aérea en la que se ve la dimensión de las ruinas en comparación con los templos E y F.
templos griegos de Sicilia
templos griegos de Sicilia
Desde los tempos orientales se puede ver a los lejos las ruinas del resto de templos y donde se encuentra la Acrópolis, que era nuestra siguiente parada y a la que fuimos en coche.

La Acrópolis y la Ciudad Antigua

En esta parte de Selinunte en su momento existieron 5 templos: A, B, C, D y O, de los cuales solo quedan ruinas. El templo C es el único que tiene una parte en pie, unas cuantas columnas que dan una idea del tamaño que tuvo el templo.
templos griegos de Sicilia
Este templo también es de estilo dórico y es conocido como el templo de Apolo, que data de aproximadamente de 560 a. C. Es una lástima que el resto de templos se encuentren destruidos, en su momento esta ciudad con todos sus templos en pie debió de ser un verdadero espectáculo.
Tras ver este templo recorrimos un poco por donde pasaban las antiguas calles de la Acrópolis; se puede ver la perfección en la construcción de la ciudad.
También visitamos parte de la fortificación que rodeaba la ciudad, donde se aprecian fosos que se construyeron como defensa de ataques y desde donde se podía vigilar si el ataque llegaba por tierra a los Templos de Oriente.

Agrigento, el valle de los templos

Mejor conocido como el valle de los templos, Agrigento es el conjunto de templos griegos fuera de Grecia mejor conservado del mundo, por lo que ha sido nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Antiguamente esta ciudad fue conocida como Akragas, en 581 a. C. cuando se fundó, pero, con el paso del tiempo y las invasiones y saqueos de diferentes culturas, la fueron devastando hasta 338 a. C. cuando pasó a ser de los romanos y la nombraron Agrigentum.
El valle cuenta con 5 templos, una necrópolis, la tumba de Terón y muchas ruinas. Los templos están ubicados en una colina que hay que subir desde los estacionamientos donde se encuentra la entrada. Existe un transporte que puedes pagar para subir hasta el templo más alto, pudiendo caminar para hacer el camino de bajada.
Lo primero que encontramos cuando entramos al valle fue el Templo de los Dioscuros, del cual no queda mucho en pie. Lo poco que queda de este templo es uno de los puntos que más atrae a turistas, cuatro columnas que son una de las formas más utilizadas para los souvenirs de Agrigento.
templos griegos de Sicilia
Muy cerca está el Santuario de las Divinidades Ctónicas. De este no queda nada en pie, pero se puede apreciar dónde hubo un gran altar circular en honor a estas divinidades.
Desde estos dos templos vemos a los lejos la tumba de Terón, un monumento funerario con una torre y columnas dóricas; esta tumba data del siglo I a. c.
El siguiente templo que visitamos es el Templo de Zeus Olímpico, también llamado Templo de los Gigantes; llegó a ser uno de los mayores templos griegos que existieron. Se encuentra totalmente en ruinas, por lo que hay que usar mucho la imaginación para dar forma al templo; los principales puntos del templo están identificados mediante carteles explicativos.
Lo impresionante de este templo es que en su momento llegó a tener estatuas de figuras colosales femeninas y masculinas de casi 8 metros de altura. De estas se conserva una tumbada en el suelo.
templos griegos de Sicilia
Pasado este templo, hay que cruzar un puente peatonal por encima de una carretera; al otro lado está el Templo de Zeus, que se diferencia del de Zeus Olímpico en que es más pequeño y mantiene algunas columnas en pie.
templos griegos de Sicilia
A unos minutos se encuentra una de las joyas del valle de los templos, uno de los más bellos templos de la antigua Grecia, el Templo de la Concordia. Junto al templo de Segesta es uno de los templos griegos más completos que existe en Sicilia.
templos griegos de Sicilia
Seguramente, solo por ver este templo vale la pena venir hasta aquí; fue uno de los últimos que se construyó en Akragas antes de la invasión a esta ciudad, por lo que es el que tiene mejor estado de conservación.
Al lado de la calzada principal se encuentran las catacumbas de Agrigento o la necrópolis paleocristiana (ya que estas tumbas fueron reutilizadas por los cristianos).
Además de ver las tumbas externas, se puede bajar y entrar dentro de la necrópolis que está por debajo de la calzada, la verdad es que impresiona estar dentro y ver tantas tumbas excavadas en la roca.
templos griegos de Sicilia
Volvimos a la calzada para seguir subiendo hasta el último templo, pero en el camino encontramos restos de las murallas, donde también se encontraron restos de personas, por lo que se asume que, al igual que las catacumbas, los cristianos utilizaron la muralla para hacer tumbas en la roca.
Y por fin llegamos al final del ascenso para ver el Templo de Hera, que se encuentra un poco destruido pero mantiene algunas columnas y parte interna en pie.
Y con la visita a Agrigento terminamos nuestra ruta de templos griegos que puedes visitar en Sicilia. Cada uno de ellos lleno de mucha historia del paso de la civilización griega por esta isla.
Si vas a Sicilia, no dejes de visitar estos parques arqueológicos, pues son imprescindibles por sus rasgos de culturas distintas.
¡¡Hasta el próximo post!!
Ruta de templos griegos de Sicilia
5 (100%) 2 votes