Barbastro es una ciudad oscense situada a poco más de 50 kilómetros al este de Huesca y la capital de la comarca del Somontano, tan famosa por su vino con Denominación de Origen. Su nacimiento tuvo lugar durante la época romana y después fue conquistada por los musulmanes con el nombre de Basbaschter, que fue una medina fortificada capital de la Barbitaniya, región de Al-Andalus. Más tarde fue reconquistada por Pedro I y formaría parte de la Corona de Aragón. Hoy en día conserva un gran patrimonio histórico-artístico que fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1975.

¿Nos acompañas a descubrirlo?

Qué ver en Barbastro

Fuentes y prensa de aceite

Paralela al río Vero, que cruza la ciudad, discurre la calle las Fuentes, a lo largo de la cual encontramos varios elementos relacionados con el agua. En primer lugar, varias fuentes, como la del Azud con decoración gótica del siglo XV, la del Vivero y la de San Francisco del siglo XVI.

Qué ver en Barbastro

Al final de la calle, hay una prensa de aceite que data del siglo XIX y que en realidad procede de Puy de Cinca; consta de una gran estructura de madera y una rueda de piedra que era movida por una mula y trituraba las aceitunas. Estos elementos son muy comunes en la zona, ya que es tierra de olivos.

Qué ver en Barbastro

Conjunto de San Francisco

La iglesia original data del siglo XIII, cuando la orden franciscana llega a Barbastro. En los siglos XVI y XVII fue modificada añadiendo, entre otros, una bonita bóveda de crucería estrellada, y en el siglo XVIII se construyó la torre mudéjar.

En el interior, en una de las capillas laterales hay una escalera que baja hasta una cripta abovedada, pero no pudimos verla por haber una verja cerrada. La entrada es gratuita.

Calle Argensola

Es una preciosa calle con edificios ejemplo de la arquitectura civil del renacimiento aragonés que fueron levantados  por las familias nobles durante la bonanza económica del siglo XVI. Destaca el palacio de los Argensola, con su galería de arcos en una fachada de ladrillo y un magnífico alero tallado en madera del siglo XVI con decoración vegetal; hoy día alberga la Biblioteca Municipal.

Otro ejemplo de este tipo de construcciones es la casa Latorre o casa Zapatillas, casa señorial del siglo XVIII que hoy es sede de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

En esta calle también hay un edificio que llama mucho la atención por su arco que cruza en las alturas de un lado a otro de la calle; se trata del Centro cultural Entrearcos, en el lugar donde estuvo la casa natal de José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

View this post on Instagram

#Barbastro

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Plaza del Mercado

Esta plaza nació gracias a la actividad comercial de Barbastro, que se vio favorecida por su situación geográfica; allí los hortelanos ponían a la venta sus abundantes verduras y hortalizas. En esta plaza no hay ningún edificio de poder y se caracteriza por sus casas antiguas con soportales; más modernas son las columnas blancas de los Almacenes de San Pedro. También está la pequeña capilla de Santa Ana, que siempre encontramos cerrada; junto a ella estaba el almudí, un almacén público del grano que de vendía en la plaza.

View this post on Instagram

#Barbastro

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

En la plaza también podemos ver la Casa Calonge, de estilo neomudéjar.

Plaza de la Constitución

En ella encontramos tres edificios importantes, construidos entre los siglos XVI y XVII: el Ayuntamiento, la Casa de las Hermanitas y el Colegio de los Escolapios.

View this post on Instagram

Plaza de la constitución #barbastro

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Catedral de la Asunción de Santa María

Es edificio más notable de Barbastro. Fue construida sobre la antigua mezquita mayor islámica en el siglo XVI, con estilos gótico y renacentista. En su interior destaca el retablo mayor de alabastro y madera policromada y la bóveda de crucería estrellada, así como las portadas barrocas de las capillas del Santo Cristo de los Milagros y de San Carlos Borromeo; la entrada es de pago. En el exterior, la torre campanario anexa de planta hexagonal y estilo barroco, posiblemente levantada el antiguo minarete de la mezquita.

Qué ver en Barbastro

Dentro del Conjunto Catedralicio también está el Museo Diocesano, que exhibe una colección de piezas de orfebrería y tejidos, y obras de pintura y escultura medieval.

A pocos metros de la catedral se encuentra el Palacio Episcopal.

Casas señoriales

Además de las ya mencionadas de la calle Argensola, hay otras más, como, la Casa Baselga, la Casa Fierro y la Casa Palá.

Barrio de Entremuro

Este es el lugar donde los musulmanes levantaron su ciudad en el siglo IX; actualmente conserva el trazado medieval de sus calles, estrechas y empinadas. La plaza de la Candelera fue el corazón de la ciudad y el lugar donde, en el siglo XII, se casaron el conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV y la hija de Ramiro II, Petronila, dando lugar al nacimiento de la Corona de Aragón.

View this post on Instagram

#Barbastro

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Conjunto de San Julián y Santa Lucía

Formado por el antiguo hospital del siglo XIX, que hoy alberga Espacio del Vino, la iglesia gótica de San Julián del siglo XVI, que alberga el Centro de Interpretación del Somontano, y la plaza de toros, que alberga un pequeño museo taurino.

Pozo de Hielo de la Barbacana

Se trata de una construcción del siglo XVII destinada a la conservación de hielo y nieve. Actualmente está rehabilitado como centro de visitantes, pero está cerrado por actos vandálicos; esperamos que pronto vuelva a ser abierto al público.

Semana Santa de Barbastro

En el año 2005 fue declarada Fiesta de Interés Turístico de Aragón por su antigüedad, ya que se mantiene desde el siglo XIII, así como por la originalidad y diversidad de sus actos. Desde 2016 es, además, Fiesta de Interés Turístico Nacional, así que parece una buena idea visitar la ciudad durante esta celebración.

Qué comer en Barbastro

Muy famoso es el tomate rosa, pero solo se puede comer en temporada, es decir, en verano.

También la chireta, una especie de embutido a base de restos de cordero, arroz y especias que se sirve en rodajas, rebozado en una mezcla de huevo y harina. Y, cómo no, la longaniza de Graus, que probamos en varias ocasiones y nos encantó.

Además, hay dulces, como el pastel de Biarritz, con almendras del Somontano, huevo y azúcar y llamado así la moda de ir a veranear a esta localidad francesa a principios del siglo XX. Este es el más típico, pero hay otros, como las flores de Barbastro, que fue el que probamos nosotros y que estaba riquísimo.

View this post on Instagram

flores de Barbastro

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Alrededores

A pocos kilómetros hacia el oeste, está el monasterio de Nuestra Señora de El Pueyo, construido en el siglo XII sobre una gran roca, lugar en el que la virgen hizo su aparición a un pastor llamado Balandrán.

Ya más alejadas encontramos otras poblaciones. Al norte, Barbegal, Graus, Naval con sus salinas romanas o Alquézar con las pasarelas del río Vero y el Parque Cultural del Vero.

Al sur, Monzón con un bonito castillo y Fraga con el yacimiento romano Villa Fortunatus.

Barbastro nos sorprendió con su patrimonio histórico-artístico y sus alrededores, llenos de historia y naturaleza. ¿Qué más recomendaríais ver en Barbastro y sus alrededores?

¡¡Hasta el próximo post!!