Durante nuestra visita de dos días o un fin de semana a Sofía, tuvimos oportunidad de ver algunos aspectos que pueden ser de utilidad a la hora de planificar un viaje a esta sorprendente ciudad. Así que aquí os dejamos algunas recomendaciones a tener en cuenta.

visitar Sofía

Guía para visitar Sofía

¿Qué comer en Sofía?

La capital búlgara es muy buen lugar para una primera toma de contacto con la gastronomía del país. Abunda la carne, como en el lukanka, una especie de embutido de carne picada, en la musaka o en el kavarma, un estofado de carne con verduras. También se utiliza mucho el pepino, como en la sopa tarator, que se toma fría, o en la ensalada shopska.

Y muchos platos más que no probamos, ya que solamente estuvimos un fin de semana.

Mención aparte merece el desayuno búlgaro, que pudimos conocer en el hotel donde nos alojamos. El producto estrella es el banitsa, una especie de bollo al horno con pasta filo y sirene (queso feta búlgaro); al parecer, a los búlgaros le gusta mucho. Otro fundamental es la lyutenitsa, una pasta a base de pimiento, tomate y berenjena para untar en el pan. Y, cómo no, el ayran o yogur búlgaro.

visitar Sofía

A nosotros nos pareció todo demasiado salado y demasiado fuerte para un desayuno.

¿Dónde comer en Sofía?

En cuanto a restaurantes, dejando aparte de los típicos de comida búlgara que se pueden encontrar en cualquier guía de la ciudad, nosotros decidimos probar por nuestra cuenta y así descubrimos algunos lugares interesantes a los que acuden los locales:

Mercado Central

En la planta baja a mano izquierda nada más entrar, hay una tienda con comida preparada en la que vimos a bastante gente llevando diferentes tipos de comida. Había prácticamente de todo, como carne, pescado, arroces, ensaladas y hasta postres. Así que decidimos probar algunas de aquellas especialidades, como la típica ensalada shopska a base de tomate, pepino, pimiento y queso sirene. También albóndigas a la parrilla o kyufte, con carne y cebollita bien picaditas, y hamburguesas especiadas o babini kyufteta, ¡ambas muy ricas!

También había mish-mash o revuelto de huevos, pimientos, tomates, cebollas, ajo, perejil y queso sirene. Aquí además probamos el ayran, una bebida fría mezcla de agua y yogur búlgaro salado; el primer sorbo sabe raro pero luego uno se acostumbra… De todas formas, no nos pareció la bebida más rica del mundo.

Puestos callejeros

Encontramos un puesto de carne a la parrilla donde decía srabska skara (parrilla serbia) y decidimos probarlo. Tenía distintos tipos de carne, hamburguesas y salchichas con varias guarniciones como patatas y verduras y nos gustó por la sencillez y porque estaba muy rico también. Sencillo pero sabroso. Había varias salsas para aderezar que no nos atrevimos a probar… ¡Incluso tenían baklava de postre!

visitar Sofía

Pequeños locales con menús

Por la calle también vimos pequeños locales de comidas con menús a precios bastante baratos. Como ejemplo, una sopa con pan y una hamburguesa con ensalada, 6,90 leva o 4 euros aproximadamente. Y uno incluso más barato, sopa de frijoles con pan y ensalada, 4,90 leva o 3 euros aproximadamente.

Happy Bar&Grill

Esta cadena de restaurantes fue un descubrimiento tardío que nos habría gustado encontrar antes. Tiene una sección de comida búlgara y otra de comida más internacional, incluso una carta especial para sushi y otra de bebidas y cócteles.

Probamos la trucha y una original y deliciosa limonada de rosas. De postre, helado de baklava, que sabe muy parecido al de turrón.

View this post on Instagram

Trucha en Happy Grill en #Bulgaria

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Tal vez la gente no lo recomiende como lugar de comida búlgara por tratarse de una cadena, pero a nosotros la verdad es que nos gustó bastante y habríamos querido probar más platos.

Oficinas de turismo

Normalmente no solemos hablar de las oficinas de turismo, pero en este caso nos parece importante indicar que, contrariamente a lo que se pueda esperar, no tienen horario de apertura durante los fines de semana, por lo que hay que llevar preparada la información de lo que se quiera visitar. Nunca habíamos visto oficinas de turismo cerradas en fin de semana, cuando se supone hay más turismo…

¿Cómo llegar a Sofía?

Nosotros fuimos en línea aérea low cost desde Madrid en un vuelo que dura algo más de 3 horas y que llega a Sofía pasada la medianoche. A esas horas ya no hay transporte público, así que hay que desplazarse en taxi, pero los precios no son caros y además el aeropuerto está cerca de la ciudad; el trayecto nos costó aproximadamente 6 euros. Llegamos a la terminal 2, que es nueva, y la parada de taxis se encuentra a la derecha de la puerta de salida (bus y metro, a la izquierda). Recomendamos tomar taxis oficiales, como los de la compañía OK Supertrans, que tiene mostrador en la propia terminal y son fácilmente reconocibles por ser amarillos.

Para llegar al aeropuerto desde la ciudad a la vuelta del viaje, sí que tomamos el transporte público, en concreto el metro; el billete nos costó menos de 1 euro y se puede comprar suelto, es decir, no hace falta adquirir una tarjeta como en otros países europeos.

Fue algo complicado encontrar el tren que llevaba al aeropuerto porque, a pesar de existir solamente dos líneas, no nos quedó muy claro el sistema de números y colores: en teoría, la línea 2 azul, era la que llevaba al aeropuerto, pero nosotros llegamos en la 1… en cualquier caso, hay que situarse en el andén sobre el que cuelga un panel luminoso que indica aeropuerto y tomar el tren en el que pone aeropuerto, que es la última parada y deja en la terminal 2 en menos de 1 hora. Para ir de la terminal 2 a la 1 es necesario tomar un autobús lanzadera gratuito.

¿Dónde cambiar moneda?

La moneda de Bulgaria es el lev, que equivale a medio euro aproximadamente. Nosotros cambiamos en el aeropuerto de Madrid, ya que no sabíamos si en fin de semana encontraríamos bancos abiertos en la ciudad. Pero en el aeropuerto de Sofía encontramos una oficina de cambio abierta de noche, situada al lado de las cintas de recogida de equipaje (terminal 2). Por la ciudad después vimos varias oficinas de cambio, así que no habría habido problema, pero quisimos llevar moneda cambiada para pagar el taxi (no aceptan tarjetas).

Esperamos que estas recomendaciones os sean de utilidad en vuestro viaje a Sofía.

¡¡Hasta el próximo post!!