Situada a orillas del río Rin (Rhein), Colonia es una de las ciudades más antigua de Alemania, cuyos orígenes se remontan a la época romana. ¿Sabías que tiene para ver mucho más que su catedral? Nosotros lo descubrimos durante un fin de semana… ¡y la verdad es que se nos quedó corto! Aquí te contamos todo lo que se puede ver y hacer en dos días a través de 7 recorridos de los que pudimos disfrutar, aunque seguro que puedes armar muchos otros a tu medida:

Qué ver en Colonia en dos días

La Catedral

En la  céntrica y siempre concurrida Domkloster, al lado de la estación central, se alza majestuosa la catedral, que es el símbolo de la ciudad además de una de las más famosas del mundo y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1996. Su construcción se inició en el siglo XIII y se terminó en el XIX. De estilo gótico, tiene una preciosa puerta de entrada.

En su interior llaman la atención las vidrieras y el Relicario de los Tres Reyes Magos, que en teoría contiene los restos de estos personajes; se encuentra detrás del altar mayor, en una zona que se abre al público a partir de las 10 de la mañana.

La visita a la catedral es libre y gratuita, aunque hay que pagar para ver el tesoro o subir a la torre.

Una imagen típica es la catedral y el puente de hierro Hohenzollern (¡con montones de candados!) desde el otro lado del Rin. Si tienes tiempo, sube al mirador en la azotea de la torre Kölntriangle para admirar las vistas de la ciudad.

Qué ver en Colonia en dos días

Ruta de las ruinas romanas

El primitivo asentamiento germánico Oppidum Ubiorum pasó posteriormente a ser la colonia romana Colonia Claudia Ara Agrippinensium, capital de la región de Germania Inferior en la que nació Agripina la Menor. De esta época quedan abundantes restos repartidos por la ciudad, como el Praetorium o casa del gobernador, la puerta norte en la plaza de la catedral y varias torres y tramos de muralla. De estos últimos tenemos:

  • Una torre y un tramo de muralla en la Komödienstraße.
  • Un tramo de muralla en la calle Burgmauer esquina con Auf den Berlich.

Qué ver en Colonia en dos días

Ruta medieval

Colonia guarda muchos vestigios de su pasado medieval:

  • Edificios como el del Ayuntamiento con su preciosa torre gótica del siglo XV y la logia renacentista del siglo XVI, o el del Gürzenich de estilo gótico tardío del siglo XV.

Qué ver en Colonia en dos días

  • Diversos tramos de muralla, torres y cuatro puertas: Eigelstein, Hahnen, Ulrepforte y Severins.
  • La torre Bayen, más alejada, ya casi en Neustadt-Süd.

Ruta de las iglesias románicas

Doce son las iglesias de este estilo repartidas por la ciudad, la mayoría restauradas tras la II Guerra Mundial. Seis se encuentran en la parte norte, Altstadt-Nord (St. Andreas, St. Gereon, St. Ursula, St. Kunibert, St. Martin, St. Aposteln), y seis en la parte sur, Altstadt-Süd (St. Cäcilien, St. Pantaleon, St. Georg, St. Severin, St. Maria im Kapitol, Santa Maria Lyskirchen). Llegar a todas fue imposible por falta de tiempo, a pesar de movernos en transporte público. Las que más nos gustaron de las 9 que alcanzamos a ver fueron St. Gereon por su precioso interior y Groß St. Martin por su fantástica torre.

Qué ver en Colonia en dos días

También es muy bonita St. Maria im Kapitol. Mención especial merece St. Ursula por el osario que esconde en su interior.

Ruta de las iglesias monumentales

Hasta quince iglesias de diferentes estilos, además de una preciosa sinagoga y una moderna mezquita, se pueden llegar a ver en la ciudad. Una vez más, no llegamos a todas. La que más nos gustó de las pocas que visitamos fue St. Agnes, en la zona Neustadt-Nord.

Rheingarten

Este es un parque a orillas del Rin por el que es muy agradable dar un paseo a pesar de que suele haber mucha gente. A la altura de la iglesia Groß St. Martin, hay una pequeña plaza con unas características casitas de colores y un edificio con una torre en el lugar donde tenía lugar el mercado de pescado en la Edad Media.

Qué ver en Colonia en dos días

Rincones singulares

Durante nuestro recorrido por la ciudad, además de los lugares más famosos, también pudimos ver algunos otros:

  • Fuente de los duendecillos o Heinzelmännchenbrunnen, muy cerca de la catedral: en honor a unos duendes que, según una leyenda, hacían el trabajo de los artesanos por la noche hasta que la mujer del sastre los descubrió y abandonaron la ciudad enfadados. También se puede ver a alguno por las calles de la ciudad…
  • Callejón Kastellsgäßchen: estrecho pasadizo que sale de la concurrida plaza Altermarkt hasta otra plaza, la Ostermann.
  • La cabeza de San Gereón: en un parque al lado de la iglesia románica dedicada a este santo, que murió decapitado.
  • Escultura Tongeren 2000: copia de una escultura que se levantó en Tongeren (Bélgica) por su 2000 aniversario; otras copias se encuentran en otras ciudades romanas hermanas, como Tréveris, Maastricht…
  • Fortaleza X: restos de una nueva muralla que se construyó en el siglo XIX; se conservan otras, como la I o la IV, pero están bastante en las afueras y distantes entre sí.

Ruta de los museos

Muchos son los museos de los que podemos disfrutar en Colonia… En pleno centro, al lado de la catedral, están el Museo Romano-Germánico y Museo Ludwig o de Arte Moderno; cierran bastante pronto, así que si tu intención es visitar alguno, planifica bien el tiempo. Otros museos son el de la Ciudad, el del Carnaval, el del Vino, el Wallraf-Richartz… En la calle Glockengasse 4, está el museo del Perfume en la Casa Farina o Casa 4711, donde desde 1792 se elabora el agua de Colonia original.

Pero si hay uno que recomendamos es el Museo Imhoff-Stollwerck o del Chocolate, que tiene una tienda en la que es imposible resistirse a comprar alguna de las múltiples variedades de chocolate Lindt… ¡una auténtica locura!

Ruta de las compras

Por toda la ciudad hay muchas tiendas, aunque la calle comercial por excelencia es la Schildergasse, que es peatonal y cuenta con varios edificios significativos. Al parecer, esta calle existe desde la época romana, cuando habría sido la Decumanus Maximus.

Ruta de las Brauhaüser

Si algo abunda en Colonia son las cervecerías o brauhaüser. Es imprescindible sentarse en una y degustar las muchas delicias de la gastronomía acompañadas de una buena cerveza Kölsch. El plato típico es el cielo y tierra, Himmel un Ääd, una especie de morcilla servida con puré de patata y de manzana y cebolla frita.

Pero también podemos tomar el tradicional codillo (bien cocido, bien asado), las salchichas y las frikadellen (algo a medio camino entre la hamburguesa y la albóndiga). O, por qué no, atrevernos con el Mettbrötchen, una especie de bocadillo con carne de cerdo picada y cruda. ¡Todo para chuparse los dedos!

Rheinauhafen

Se trata de una antigua zona portuaria fluvial de almacenes y astilleros en Altstadt-Süd, que ha sido reconvertida en área residencial y de oficinas, con selectos restaurantes. Es muy agradable para pasear los fines de semana a lo largo de la orilla del Rin. Llaman la atención los Kranhäuser, unos vanguardistas edificios de viviendas con forma de grúa.

Qué ver en Colonia en dos días

Otros atracciones

Un par de atracciones menos conocidas son una red de alcantarillado, Kronleuchtersaal, cerca de la plaza Ebert y un búnker de la II Guerra Mundial en la plaza Reichenperger. Para ambas atracciones hay visitas guiadas gratuitas de 14:00h a 16:00h en determinados días y suponemos que las explicaciones son en alemán. Para realizar estas visitas, aconsejamos contactar previamente con la oficina de turismo.

Y si a alguien le quedase tiempo después de todo esto, podría descansar en alguno de los parques de la ciudad, como el Rheinpark o el Skulpturenpark, relajarse en alguna de las termas como Claudius Therme o Neptunbad o, al contrario, irse de fiesta en alguno de los barcos que surcan el Rin.

¿Cómo llegar a Colonia?

¡Es muy fácil! Desde el aeropuerto de Colonia/Bonn salen trenes hacia el centro de la ciudad e incluso hacia otras localidades cercanas. Si se toma la línea S13, llegamos a la estación central tras 4 paradas y solo 15 minutos; los fines de semana esta línea funciona las 24 horas, con intervalos de 1 hora por la noche.

Para ayudarnos en nuestros recorridos, existe la Kölncard, que incluye transporte gratuito y descuentos en museos, restaurantes, compras…

Con todo esto ya tienes una idea de qué ver en Colonia en dos días, así que ya no hay excusa para no conocer esta increíble ciudad, que seguro te sorprenderá tanto como a nosotros. Es un destino que recomendamos como otras ciudades de Alemania como Berlin o Frankfurt.

¡¡Hasta el próximo post!!