La ciudad de Jaca, primera capital del reino de Aragón y actual capital de la comarca de la Jacetania, está situada al noreste de la provincia de Huesca, sobre una meseta en la margen izquierda del río Aragón. Su origen fue el pueblo íbero iaccetano, que habitó en el mismo lugar hacia el siglo III a.C. hasta la conquista romana. A lo largo de la historia, siempre tuvo gran importancia por encontrarse en el camino para cruzar los Pirineos.

Hoy en día, Jaca es una de las ciudades más importantes del Pirineo aragonés, referente para escritores e historiadores, y siempre en crecimiento tras el derribo de la muralla medieval a principios del siglo XX. Conserva un casco antiguo con varias construcciones interesantes.

¿Nos acompañas a conocerlas?

Qué ver en Jaca

Ciudadela Castillo de San Pedro

Se trata de una fortaleza de planta pentagonal perfecta construida a finales del siglo XVI, bajo el reinado de Felipe II para asegurar la frontera ante los franceses. Es una construcción única en Europa, con un magnífico estado de conservación, pues finalmente nunca se vio envuelta en contienda alguna, salvo un pequeño episodio en 1814 durante la Guerra de la Independencia; se pueden apreciar baluartes en cada una de sus esquinas, un foso con un puente de tres arcos para el acceso…

Qué ver en Jaca

Y también una preciosa puerta monumental de entrada con el escudo de Felipe II, en la que aún se conserva el mecanismo del puente levadizo que tuvo en sus inicios.

En su interior hay un gran patio central con varios edificios y la iglesia de San Pedro, construida en el siglo XVIII. Además, alberga el Museo de Miniaturas Militares, con miles de figuritas de plomo que muestran la evolución de los uniformes y las armas a lo largo de la historia de la humanidad.

Lo más llamativo es la manada de ciervos que vive en el foso desde 1974, y que es la gran atracción de los más pequeños.

Qué ver en Jaca

Fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1951 y restaurada en 1968. Se puede visitar por libre o con visitas guiadas y teatralizadas.

Catedral de San Pedro

Es el monumento más importante de la ciudad y uno de los ejemplos más notables de todo el románico español. Construida en el siglo XI, tiene mucho que ver con las peregrinaciones compostelanas, ya que Jaca es la primera gran ciudad por la que pasa el Camino de Santiago aragonés.

Destacan su bonito pórtico, bajo el que dormían los peregrinos, y el característico ajedrezado jaqués, que consiste en tacos decorativos a diferentes niveles y que se extendería a otros templos románicos del Camino.

En la entrada del pórtico se puede ver una vara jaquesa tallada en la piedra, al lado de la puerta; la vara jaquesa era la unidad de medida patrón del comercio jaqués, y equivalía a unos 77 centímetros. Se encuentra aquí porque en la actual plaza de la catedral se celebraba el mercado en la Edad Media.

Qué ver en Jaca

En el interior hay preciosas capillas y retablos.

Fue declarada Monumento Nacional en 1931 y Bien de Interés Cultural en 1985. Además, desde 1993 es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO dentro de la categoría Caminos de Santiago de Compostela: camino Francés y Caminos del Norte de España.

Adosado a la catedral encontramos un claustro barroco reconstruido a finales del siglo XVII sobre el primitivo románico, que actualmente alberga el Museo Diocesano.

Museo Diocesano de Arte Sacro

Es lo que más nos sorprendió de todo lo que vimos, un verdadero tesoro. Tiene una impresionante colección de pintura mural medieval que se encuentra entre las mejores del mundo; está formada por frescos trasladados desde diversos templos de la Jacetania y otros lugares de Aragón que estaban en estado ruinoso. Destaca una enorme sala con pinturas de Baigüés, en Zaragoza, procedentes de la iglesia parroquial de los santos Julián y Basilisa y que datan de finales del siglo XI.

Qué ver en Jaca

A nosotros nos llamó la atención una pequeña sala de la primera planta llamada Secretum, de planta cuadrada y decorada en tonos grises, del siglo XVI, que sirvió para guardar documentos importantes y monedas.

View this post on Instagram

Secretum

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

La colección se completa con maravillosos capiteles, esculturas y objetos litúrgicos desde el siglo XI hasta el XVI. También se puede salir al jardín del claustro, en el que se tiene una bonita perspectiva de la catedral.

Nos gustó tanto que lo recomendamos encarecidamente, una verdadera joya en el corazón de Jaca sobre el que podríamos escribir mucho… Este museo se inauguró en 1970 y tiene su entrada desde el interior de la catedral.

Torre del Reloj

Construcción gótica que data del siglo XV y que también es llamada torre de la Cárcel porque funcionó como tal desde el siglo XVII hasta mediados del siglo XX. Antiguamente, el reloj tuvo tres campanas que ahora están expuestas en el patio del Ayuntamiento. Conserva unas bonitas ventanas góticas.

Qué ver en Jaca

Ayuntamiento

Bonito ejemplo del estilo plateresco aragonés, data del siglo XVI. Destacan la portada con el escudo de la ciudad y las ventanas que a flanquean, protegidas con rejas de hierro forjado. En su interior, además de las campanas de la torre del Reloj, hay un famoso códice: El Libro de la Cadena, manuscrito del siglo XIV que reúne decretos, estatutos, donaciones… desde el siglo X.

View this post on Instagram

Ayuntamiento de Jaca

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Palacio Episcopal

Des estilo renacentista, se construyó en el siglo XVII y se reformó en el XVIII. En su interior están los retratos de todos los obispos de la sede jaquesa desde el siglo XVI hasta la actualidad.

Muralla

La muralla medieval fue construida en el siglo XI por orden del rey Sancho Ramírez y ampliada en el siglo XII; se derribó a principios del siglo XX por orden de Alfonso XIII por razones de higiene y para acometer el ensanche de la ciudad. Tenía veintitrés torreones y ocho puertas de acceso. Actualmente se conserva un muro adosado al monasterio de Santa Cruz de las monjas Benedictinas, que también encontramos cerrado; su ábside fue construido utilizando el único torreón de la muralla que se mantiene.

View this post on Instagram

Muralla de Jaca

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Judería

Jaca tuvo una de las comunidades judías más importantes del Reino de Aragón, gracias al rey Sancho Ramírez, que les equiparó a los cristianos y les permitió desarrollar actividades de artesanía y comercio. Originariamente, la judería se extendía por las calles del Ángel y del Lobo (actual escuelas Pías), posteriormente también las calles Ferrenal y Cambras.

View this post on Instagram

Judería de Jaca

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Ermita de Sarsa

Se trata de una pequeña ermita románica de finales del siglo XII, cuyo emplazamiento original no era el actual, sino en el poblado medieval de Villar de Sarsa, hoy desaparecido; se trasladó en la década de los 70 (siglo XX) para evitar su derrumbe. No quedan más que algunos restos, pero se pueden apreciar un bonito ábside y un arco con decoración de bolas jaquesas en la puerta de entrada.

Qué ver en Jaca

Iglesia de Nuestra Señora del Carmen

Este templo data del siglo XVII y es la única construcción que queda del antiguo convento de Nuestra Señora del Carmen que los Carmelitas Descalzos fundaron en Jaca. Es impresionante su magnífica portada manierista de dos pisos; destaca la Virgen del Carmen, patrona del mar y la Armada, rodeada por santos carmelitas. No pudimos entrar para conocerla por dentro.

Qué ver en Jaca

Otros monumentos que se pueden ver en Jaca son:

El ya mencionado Monasterio de Santa Cruz de las monjas Benedictinas. En el interior de la iglesia de San Salvador y San Ginés está el sarcófago doña Sancha, hija de Ramiro I y hermana de Sancho Ramírez, que data del siglo XII y está esculpido con fantásticos relieves.

La iglesia de Santiago, levantada en el siglo XI y reconstruida en el siglo XVII por la Orden Dominica. Tiene un famoso capitel procedente del claustro de la catedral.

El fuerte de Rapitán, del siglo XIX, ubicado en las afueras sobre el monte del mismo nombre y que forma parte del conjunto defensivo de la ciudad junto con la Ciudadela. Actualmente es sede cultural y sala de conciertos.

El puente de San Miguel, también en las afueras, construido en el siglo XV sobre el río Aragón. Fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1943.

Alrededores de Jaca

No muy lejos de Jaca tenemos el Parque Natural de los Valles Occidentales, en el que visitamos el valle de Aguas Tuertas, y Canfranc, a donde no pudimos ir por celebrarse la carrera ciclista Quebrantahuesos… Nos quedamos sin poder ver la estación de tren internacional, el fuerte Coll de Ladrones y la línea de búnkeres de la Guerra Civil.

Valle de Aguas Tuertas

También están las estaciones de esquí de Candanchú y Astún y el puerto de Somport, por el que pasaba la calzada romana que unía Burdeos y Zaragoza por el Summus Portus.

Y además, varias aldeas cercanas con iglesias o ermitas románicas: Asieso, Guasillo, Canías, Abay, Barós, Navasa, Binué. ¡Y el gran monasterio de San Juan de la Peña!

Y así fue nuestra visita a la ciudad de Jaca. Nos habría gustado conocer más de sus alrededores, así que nos lo apuntamos para otra visita. ¿Alguna otra recomendación de lugares para conocer en la comarca de la Jacetania?

¡¡Hasta el próximo post!!