Aprovechando el puente del Corpus Christi, decidimos ir a Galicia, pues el descubrimiento de las pallozas en nuestra pequeña incursión en la zona de Los Ancares (ruta por el Bierzo, León), y su cercanía a la provincia de Lugo, nos dejaron con ganas de visitar la región.

Qué ver en Galicia en 4 días

Vamos a dividir la ruta según el recorrido que hicimos en cada uno de los 4 días de que constó nuestra visita.

Día 0 – Dormir en Benavente

Viaje vespertino a Benavente, donde pernoctamos en un hotel de paso, ya que al día siguiente había que estar en la Playa de las Catedrales a las 12 (marea baja a las 12:18; como ya comentamos en el post de San Sebastián, en la visita al Geoparque de la costa vasca, hay que informarse de los horarios de las mareas previamente para que las visitas resulten provechosas). El hotel resultó sorprendentemente bueno para tratarse de un establecimiento de paso (con restaurante y un menú de cena más que recomendable), y sin duda, repetiremos si tenemos que volver a pasar una noche en la zona.

Día 1 – De las Catedrales a Lugo

A la hora convenida, llegamos a la Playa de las Catedrales, en el municipio de Ribadeo, que ya estaba llena de gente que disfrutaba de un paseo con los pies descalzos sobre la arena lucense. En este punto, cabe destacar que es recomendable llegar con un rato de antelación al horario de la bajamar, ya que, a partir de ese momento, el agua comienza a subir con rapidez, y hacer la foto a uno de los famosos y pintorescos arcos que forman las rocas, costó un más que considerable remojón no previsto. ¡Y el Atlántico en junio puede llegar a estar aún muy fresquito!
Qué ver en Galicia en 4 días
Además de la espectacular visión de las formaciones rocosas, se puede apreciar gran cantidad de mejillones y percebes.
Después, se puede pasear por el camino de madera, que tiene varios miradores que ofrecen fabulosas vistas de los acantilados.
A continuación, partimos hacia Isla Pancha, a pocos minutos y justo antes de llegar a Ribadeo, que tiene un bonito faro y que está unida a tierra por un puente que en esos momentos estaba cerrado.
Qué ver en Galicia en 4 días
Pero Galicia tiene en toda su costa muchas playas en las que se pueden observar espectaculares formaciones rocosas, preciosos faros y muy buenas olas para practicar el surf o aprender en alguno de los campamentos de la zona, como en la Costa da Morte, que abarca playas desde punta Roncudo hasta el cabo Finisterre.
A Ribadeo no fuimos, lo dejamos para una próxima ruta por Asturias para poder pasar por el puente que une ambas regiones.
Tras un rápido almuerzo, nos dirigimos hacia Lugo, parando en el camino en Mondoñedo para admirar su catedral y Fonte Vella.
Qué ver en Galicia en 4 días
De camino, fuimos a Goiriz, cerca de Vilalba, para visitar su espectacular cementerio barroco.
Qué ver en Galicia en 4 días
Al llegar a Lugo, dejamos el coche en nuestro hotel, que estaba como a 15 minutos del centro a pie y nos dispusimos a conocer el centro histórico y saborear sus famosas tapas. Nos encontramos con una feria de la cerveza, que tenía numerosos puestecillos, entre ellos uno de empanadas (de pulpo, bacalao, zorza -picadillo de chorizo-, liscos -panceta y tocino entreverado-, pollo con setas…) y tartas (tres chocolates, bizcocho con sabor a crema, queso…) con un magnífico aspecto… ¡¡¡mmmmmmmmm!!!
Qué ver en Galicia en 4 días
La ciudad está rodeada por una muralla romana en buen estado de conservación. Nosotros entramos por la puerta de la calle Obispo Aguirre, que da directamente a la Plaza Mayor y la Catedral, y más adelante, a la zona de tapas, donde pudimos degustar unas patatas con salsa y un guiso de carne en un local, y un revuelto de grelos y estofado de carne en otro. ¡¡Riquísimo!!

Día 2 – De Lugo a Santiago de Compostela

La Coruña. Primeramente fuimos a visitar el faro, también llamado Torre de Hércules por las leyendas mitológicas sobre este personaje. Declarado Patrimonio de la Humanidad, es el único faro romano y el más antiguo en funcionamiento del mundo. Se puede dejar el coche en el aparcamiento gratuito y ver el faro por dentro, y también caminar por el Paseo de los Menhires, donde se puede ver el monumento a los Fusilados de la República, los Menhires por la Paz y la Rosa de los Vientos, así como una escultura de Hércules.
Qué ver en Galicia en 4 días
Desde allí se pueden tomar varias rutas de buses que dejan en el centro de la ciudad. Lo primero que hicimos fue comer en uno de los múltiples restaurantes que están en la calle del centro. Encontramos unos fantásticos menús compuestos de: mejillones al vapor con parrillada de pescados para una y pulpo a feira con parrillada de carnes para otro.
Lo más destacable que vimos de la ciudad fue la Plaza de María Pita con el Ayuntamiento y la Rosaleda, aparte del paseo por las céntricas calles y el Jardín Méndez Núñez para llegar de uno a otro.
Desde La Coruña partimos hacia Santiago de Compostela para pasar allí la tarde. Nos quedamos en un precioso alojamiento de las afueras (en realidad a poco más de 10 minutos del centro caminando), que por fuera no sugería lo que había por dentro, tanto en decoración como en comodidad y desayuno de la mañana siguiente.
Qué decir de Santiago… su Catedral con el Pórtico de la Gloria, la Plaza del Obradoiro, el Hostal de los Reyes Católicos… inimaginable estar en Galicia sin pasar por la meta del Xacobeo.
Qué ver en Galicia en 4 días
Aquí aprovechamos también uno de los múltiples restaurantes para una cena-homenaje de mariscada. ¡¡¡No podíamos irnos sin probarla!!!

Día 3 – De Santiago de Compostela a Ribadavia

Cambados. Preciosa localidad situada ya en las Rías Bajas, Pontevedra. Destacan las impresionantes ruinas de Santa María Dozo, antigua iglesia gótica.

Hacia el centro, está la Iglesia de San Benito en la Plaza de Fefiñáns. Desde allí se puede dar un bonito paseo por la Rúa Real hacia el Parador.
Precisamente en esta calle encontramos nuestro estupendo menú de almuerzo: croquetas de marisco con raya para una y empanada casera con solomillo para otro.
Dejando atrás Cambados, y ya hacia el interior de la provincia de Pontevedra, llegamos a Pedre, pintoresco pueblecito en el que hay que detenerse para ver su conjunto de hórreos Eira Grande.
Después pasamos por el Parque Natural del Río Barosa, donde pudimos admirar la cascada y los molinos de agua adyacentes; es un paisaje que nos recordó a la Pedriza (Madrid), ya que había una poza en la que poder bañarse.

View this post on Instagram

Cascada del río Baraso #instagalicia #instabarosa

A post shared by Recuerdos De Mi Mochila (@recuerdos_de_mi_mochila) on

A continuación, fuimos a O Carballiño, ya en la provincia de Orense, para ver expresamente su increíble Iglesia Templo de la Vera Cruz, que aunque es de construcción bastante moderna, tiene una mezcla de estilos que lo hace espectacular.
Qué ver en Galicia en 4 días
Y por último, terminamos la jornada en Ribadavia, que no pudimos ver porque había una feria y estaban cortadas las calles. Para compensar, el alojamiento que teníamos reservado resultó ser un extraordinario pazo en el que nos tocó la mejor habitación, con una sala además de la habitación propiamente dicha, y chimenea (obviamente, en junio no la utilizamos, pero el conjunto resultó encantador). A escasos minutos en coche había un restaurante de estos de carretera como para celebrar eventos, y nos tomamos un riquísimo salpicón con ¡¡tiburón!! y un pulpo a feira para despedirnos de la gastronomía gallega.

Día 4 – De Ribadavia a Madrid

Regresamos a Madrid.Salimos hacia Orense con la intención de visitar alguna de sus aguas termales, y por casualidad, ya que estábamos buscando las termas de Outariz, encontramos unas que resultaron ser gratuitas y que están a menos de 1 km, las Pozas Muiño da Veiga. Llegar nos resultó algo complicado, ya que tuvimos que dar 3 vueltas por la misma carretera antes de dar con el desvío, pero merece la pena pasar un rato de relax en las aguas calentitas. Una de las pozas está al lado mismo del río Miño, de forma que se puede tener casi un pie en el agua termal y el otro en el río.

View this post on Instagram

Termas río Miño #instaterma #instaourense #instagalicia

A post shared by Recuerdos De Mi Mochila (@recuerdos_de_mi_mochila) on

Tras este paréntesis, retomamos nuestro camino de vuelta a Madrid y paramos para comer en Puebla de Sanabria, donde encontramos un restaurantito con unos muy recomendables menús, y muy copiosos. Como ejemplo, un caldo sanabrés y un bacalao a la riojana.
Como siempre, ganas de más. Ya tenemos en la cabeza una ruta por las Rías Bajas… ¡A la espera de unos días libres para poder disfrutarla! Y tu ¿Ya tienes una idea de qué ver en Galicia en 4 días? a que esperas para conocer esta zona de España
Hasta el próximo post!!
Ruta de 4 días por Galicia
5 (100%) 1 vote