Abierta al mar en una amplia bahía, Almería fue uno de los puertos más importantes del Mediterráneo desde la época romana, cuando la ciudad era conocida como Portus Magnus, aunque hay vestigios de su ocupación desde la Prehistoria. Más tarde, pasó a ser la Al-Mariyya andalusí, de la que queda su Alcazaba, y conquistada por los Reyes Católicos en 1489. Tras un periodo de abandono en los siglos posteriores, en el siglo XVIII se dio un resurgimiento de la economía y crecimiento demográfico, plasmándose en las casas señoriales del siglo XIX la riqueza derivada de la nueva actividad minera de los pueblos del interior de la provincia. Y, por si fuera poco, es la ciudad española con más horas de sol al año.

¿Vamos a conocerla?

Qué ver en Almería en un día

El centro de la ciudad puede recorrerse a pie, por lo que sus rincones pueden conocerse a través de un agradable paseo.

Alcazaba

La Alcazaba almeriense es una de las mayores fortalezas califales de Europa junto con la de Gormaz. Fue construida por orden de Abderramán III en el siglo X para proteger el puerto más importante de al-Andalus, y reforzada por otros gobiernos andalusíes; incluso ha pasado por varios terremotos.

Almería en un día

Tiene tres partes bien diferenciadas:

-Primer recinto: fue campamento militar y refugio para la población. En él se encuentran la puerta de la Justicia y las torres Norte y Sur. También hay una reconstrucción de viviendas andalusíes y bonitos jardines. El muro de la Vela separa este recinto del segundo.

View this post on Instagram

Alcazaba de #Almería

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

-Segundo recinto: fue área de residencia para gobernantes, guardia y sirvientes. En él están el aljibe y la alberca, esta última famosa por haber sido escenario de Juego de Tronos. También el mirador y torre de la Odalisca, restos del Palacio de Almotacín, del siglo XI.

-Castillo cristiano: se construyó tras la reconquista de 1489, y tuvo una función militar. De planta triangular, destacan el patio de Armas con la torre del Homenaje, y la torre de la Pólvora, que sirvió para almacenar munición.

Desde la Alcazaba se tienen vistas de la ciudad y el puerto de Almería.

La visita es libre y gratuita, así que no hay excusa para no conocer esta maravilla.

Muralla de Jayrán y Cerro de San Cristóbal

El conjunto de la Alcazaba estaba rodeado por una muralla defensiva construida en el siglo XI por orden de Jayrán, primer rey de la taifa de Almería. Actualmente se conserva un tramo al noreste de la Alcazaba y bien visible desde el interior de la misma, en el que hay varias torres y la puerta de la Almudaina. La muralla llega al cerro de San Cristóbal, donde hay un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, y sigue hasta la confluencia del camino de San Cristóbal con las calles Fausto García y Antonio Vico.

Almería en un día

Almedina

Es el núcleo originario de la ciudad, a los pies de la Alcazaba. Sus estrechas y laberínticas calles mantienen su encanto de antaño, con casas coloridas, toques árabes y teterías.

Destacan la calle Almanzor, la calle Almedina, la calle de las Tiendas y la plaza de la Constitución, que fue el antiguo zoco musulmán y donde hoy en día están el Ayuntamiento y el monumento a los Mártires de la Libertad o Coloraos (liberales que se manifestaron contra el absolutismo de Fernando VII y a favor de la Constitución de 1812 y que fueron fusilados).

Catedral de la Encarnación

La catedral de Almería es una mezcla entre fortaleza militar y templo religioso. Fue levantada en el siglo XVI con estilo gótico tardío, sobre los restos de una anterior catedral, que a su vez estaba construida sobre los restos de una mezquita.

En su sobria fachada destacan la puerta de los Perdones y el sol de Portocarrero; este último es el símbolo de la catedral y de la ciudad, y es llamado erróneamente de Portocarrero porque no es de la época de este obispo, sino de Diego Fernández Villalán, el artífice de la construcción de la catedral.

En el interior hay que ver el altar mayor, el coro, las capillas, el claustro neoclásico…

La visita es de pago, pero se puede acceder gratis de lunes a sábado de 8:30 a 9:00, aunque la catedral se ve sin iluminar y no se puede acceder al claustro ni al museo.

Paseo de Almería

Arterial principal de la ciudad que surgió en el siglo XIX bajo el auspicio de la boyante burguesía. Separa la parte antigua y la moderna de la ciudad, y va desde la plaza de la Puerta de Purchena hasta la Rambla de Belén. Más o menos a mitad de calle, encontramos un ficus centenario con grandes raíces.

View this post on Instagram

Ficus en #Almería

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

La Puerta de Purchena debe su nombre a que antiguamente, en este lugar estaba la puerta de Pechina, una de las puertas que tuvo la muralla de la ciudad. En la plaza hay bonitos edificios, como uno histórico de color rosado del siglo XIX, la casa de las Mariposas, una estatua de Nicolás Salmerón y la fuente del Cañillo; de esta última se dice quien bebe de ella volverá a Almería o se casará con un almeriense, y tiene un cartel en el que se lee: “la Puerta de Purchena ¡no tiene puerta!, pero tiene un hechizo para que vuelvas”.

Almería en un día

Mercado Central

Muy cerca del Paseo de Almería está este mercado, ejemplo de arquitectura industrial de finales del siglo XIX; fue el primer mercado de abastos de la ciudad.

Almería en un día

Aljibes de Jayrán

Construidos en el siglo XI, abastecieron de agua a la población hasta el siglo XIX. Son tres naves intercomunicadas que actualmente sirven como salas de exposiciones.

Cable Inglés

Esta peculiar estructura metálica es un antiguo cargadero de mineral que llegaba en tren desde las minas de hierro de Alquife, en la provincia de Granada; el mineral entraba directamente en las bodegas de los barcos desde la estación para ser transportado hacia diversos países europeos. El cargadero fue construido a principios del siglo XX con acero escocés, siguiendo las líneas de la escuela de Gustave Eiffel y dejó de utilizarse en la década de los 70.

Almería en un día

En la playa de San Miguel está el Cable Francés, otro antiguo cargadero de mineral del siglo XX, pero hecho de hormigón en vez de metal.

Antigua estación de ferrocarril

Otro ejemplo de arquitectura industrial de finales del siglo XIX, actualmente el edificio ya no se utiliza como estación.

Refugios de la Guerra Civil

Esta fue una de las visitas que más nos gustó de todo lo que vimos. Se trata del conjunto de galerías subterráneas que sirvieron como refugio a los almerienses durante los bombardeos aéreos y navales de las fuerzas sublevadas durante la Guerra Civil. Fueron diseñados por Guillermo Langle, arquitecto municipal de la ciudad en la época.

Almería en un día

Tienen una longitud de 4,5 kilómetros y están a 9 metros de profundidad, con varios accesos repartidos por toda la ciudad. Tras la guerra, dejaron de utilizarse y muchos de los accesos fueron sellados, algunos quedando ocultos por quioscos como estos de la plaza de Urrutia, plaza de la Virgen del Mar y plaza del Marqués de Heredia, también obras de Guillermo Langle.

La visita es guiada y de pago y, en teoría, hay que reservarla con antelación, pero nosotros llegamos para pedir información y estaba a punto de comenzar una en la que había fallado gente, así que nos sumamos sobre la marcha; nos habríamos arrepentido mucho de no hacerlo. La duración es de una hora.

Almería en un día

Es impresionante recorrer los más de 750 metros de galería y ver restos de inscripciones en los muros, en especial un dibujo; también una alacena y hasta un quirófano. Se ponen los pelos de punta imaginando cómo pudo ser aquello. También conocimos anécdotas, como el origen de la frase “¡Humo, que viene el Canarias!”, que se dice para ahuyentar a alguien.

Almería en un día

Actualmente son los refugios más grandes de Europa abiertos al público, desde diciembre de 2006, y constituyen uno de los elementos más significativos del patrimonio y memoria histórica de la ciudad. No os perdáis esta visita para no olvidar lo que nunca debe volver a suceder.

Ruta del cine y paseo de la fama

Algo original que se puede hacer en la ciudad es recorrer la ruta del cine, ya que diversos rincones han sido escenario de películas más o menos famosas, como Lawrence de Arabia, Patton, Conan el bárbaro o la inigualable Indiana Jones y la última cruzada.

Nosotros fuimos a conocer la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, en cuyo claustro porticado se rodó la escena en la que los nazis ofrecen un Rolls Royce al sultán de Alejandreta. Al parecer, al meter el coche en el patio, se rompió un escalón y todavía puede apreciarse.

Otros escenarios de esta misma película fueron la Alcazaba y la calle Almanzor.

Además, la ciudad tiene su propio Paseo de la Fama, con estrellas de los directores y actores que han rodado películas en la provincia. Hay nombres tas famosos como Omar Sharif, Ridley Scott, Arnold Schwarzenegger, Joseph Fiennes, Angela Molina y Catherine Deneuve, José Coronado, Brian de Palma, Alex de la Iglesia, Sophia Loren…

Parques y jardines

Patio de los Naranjos: en realidad es el Patio de Armas del Cuartel de la Misericordia, del que se dice que fue el antiguo patio de abluciones de la cercana parroquia de San Juan, antigua Mezquita Mayor.

Parque Nicolás Salmerón que conserva que conserva una arboleda centenaria con varias especies.

Rambla Belén en la calle Federico García Lorca: eje verde que recorre la ciudad de Almería de norte a sur con jardines y fuentes.

Otros puntos de interés

Si os quedase tiempo también son bonitos el teatro Cervantes, la fachada del Palacio de los Marqueses de Torrealta, la fachada del Palacio de los Vizcondes del Castillo de Almansa, el antiguo Hospital Real de Santa María Magdalena, la parroquia de San Juan Evangelista (antigua Mezquita Mayor)…

Museos

También hay una buena muestra de museos en la ciudad, entre los que están:

Museo de Almería: es el museo arqueológico y la visita es gratuita.

Casa del Cine: antiguo cortijo en el que se alojaron varios actores de Hollywwod y donde vivió John Lennon durante un mes mientras rodaba una película.

Museo de Arte Doña Pakyta

Centro Andaluz de Fotografía

Museo de la Guitarra

Museo del Aceite

Centro de Interpretación Puerta de Almería (Muralla Califal)

Faluca Almariya: reproducción de un barco hispanomusulmán de los siglos X-XIV, que tiene en su bodega una exposición de objetos de la época.

Playas

Por último, la ciudad tiene varias playas para disfrutar de un rato de sol y mar:

Playa de San Miguel-Zapillo, Playa El Palmeral, Playa de La Térmica, Playa de Nueva Almería, Playa Las Olas, Playa Costacabana…

Qué hacer en Almería en un día

Además de pasear y conocer todos los lugares que ya hemos comentado, hay que descansar y darse algún capricho, como tomarse un té en alguna tetería o relajarse en un baño árabe. Nosotros fuimos al Hammam Almeraya, baños árabes con tetería en los que pasar un rato diferente saboreando una de las muchas variedades de té que tienen con un dulce, como por ejemplo té azul y té moruno frío con tarta de nata y nueces… ¡maravillosos sabores! También tienen zumos y batidos naturales, cócteles, granizados…

Después pasamos a nuestro momento de relax en los baños, con un ambiente de luz y música suave y contraste de temperaturas; además, el vapor del baño turco hace que la piel se limpie profundamente. ¡Salimos realmente relajados!

Para completar la experiencia, por las noches tienen conciertos, actuaciones, monólogos… ¡El lugar perfecto de ocio en Almería!

Por último, quisimos probar una bebida rosa que vimos tomar a la gente, especialmente por la noche. Se trata de un americano, especie de cóctel a base de leche caliente, licor de nuez de cola, canela y un trocito de piel de limón. Esta bebida solamente se puede encontrar en el quiosco Amalia, en la plaza Manuel Pérez García, a pocos metros del hotel La Perla y justo al lado de la entrada de los Refugios de la Guerra Civil. Su origen está en la época en la que se rodaban las películas en la ciudad; los actores americanos se alojaban en el hotel La Perla y, un buen día, uno de ellos pidió esa bebida, que era desconocida entonces pero que empezó a ser popular al comenzar a pedir la gente lo mismo que el americano; de ahí su nombre.

Dónde comer

Al ser Almería capital gastronómica 2019, quisimos probar su cocina típica. Aunque buscamos algún establecimiento en el que sirvieran menú del día con los platos más característicos (gurullos con conejo, migas, sopa de Almería…), no lo encontramos, así que probamos varios de los múltiples locales de tapas del centro, esas que se sirven con la bebida, pero no en los archiconocidos locales. Probamos chérigan (rebanada alargada como la pistola de un sheriffsheriff gun– untada de alioli o tomate y con algo más encima), tabernero (pisto con carne) y aguja (pez espada o gallopedro, como se llama en Almería) a la plancha, entre otras. Si bien nos gustaron, hemos de decir que no nos parecieron nada del otro mundo, y que las de Granada son bastante más grandes y económicas. Tal vez debimos ir a los archiconocidos locales…

Otra opción, que sinceramente nos gustó bastante más, es comer en uno de los restaurantes de comida árabe que están en las callejuelas de la Almedina. Elegimos uno que tenía opción de menú y probamos crema de legumbres, pinchitos morunos y tajín de pollo, todo con ese pan de pita tan delicioso; de postre, pastelitos árabes con el clásico té de menta. Mención especial merece la bebida, una riquísima limonada con hierbabuena y un refresco a base de remolacha que nos pareció espectacular. ¡Volveríamos sin dudarlo!

Dónde dormir

En la ciudad hay variadas opciones de alojamiento. Nosotros escogimos un hotel céntrico y económico por su proximidad a los lugares de interés y porque pensamos en dejar el coche en un descampado cercano al lado de la muralla. Pero entre que el centro de la ciudad es como un laberinto, que encontramos varias calles cortadas por obras y que el descampado no nos pareció que estuviera muy bien situado, preferimos dejarlo en un aparcamiento concertado con el hotel.

Si quieres ver las opciones de alojamiento y reservar el tuyo, lo puedes hacer aquí:

Booking.com

Alrededores

En las afueras de la ciudad, están:

Castillo y faro de San Telmo, en la carretera hacia Aguadulce.

Ermita de la Virgen del Mar, Torre de Torregarcía y factoría romana de salazones, en el camino que sale desde el Paseo Marítimo de Retamar.

Y ya en la provincia, tenemos dos localizaciones imprescindibles:

Desierto de Tabernas: impresionante paisaje de áridas colinas, famoso por haber sido lugar para el rodaje de películas del oeste y varias escenas de Juego de Tronos. Nosotros hicimos algunas paradas que contamos en el post:

Escenarios de Juego de Tronos en Almería

Parque Natural Cabo de Gata-Níjar: reserva con paisajes de contraste entre la tierra parda y volcánica y el azul del Mediterráneo, con gran variedad de especies vegetales. Tiene multitud de lugares para visitar y rutas senderistas, pero nosotros hicimos un rápido recorrido en coche durante un día; lo contamos en el post Qué ver en Cabo de Gata en un día.

Además, desde Almería salen los ferris hacia Melilla, Nador (Marruecos) y Argelia (Orán y Ghazaouet).

¿Qué os ha parecido la ciudad de Almería en un día? ¡A nosotros nos sorprendió la cantidad de cosas que tiene para ver!

¡¡Hasta el próximo post!!