A principios de 2019 escuchamos hablar de la Geoda de Pulpí, un fenómeno de la naturaleza de proporciones impresionantes que se ha descubierto en Almería, y pensamos: ¡Tenemos que ir a verla con nuestros propios ojos!

Aprovechando  nuestro viaje a Cartagena y Puerto de Mazarrón, nos acercamos hasta Pulpí para conocer la Mina Rica, donde se encuentra la Geoda de Pulpí o también conocida como Geoda de Pilar de Jaravía. Esta geoda es la segunda más grande del mundo por detrás de la que se encuentra en la mina Naica en México, pero esta es la única visitable en todo el mundo por el público sin equipo especial.

¿Te pones el casco y nos acompañas a descubrir el interior de la Mina Rica y la Geoda de Pulpí?

Visita a la Mina Rica y la Geoda de Pulpí

   ¿Qué es una Geoda?

Si te gustan los minerales, seguramente en algún momento habrás visto una pequeña geoda; se trata de cavidades rocosas tapizadas por cristales que, por lo general, se forman a partir de burbujas de gas en las rocas magmáticas. Las puedes encontrar en el museo Geominero de Madrid, que tiene una gran colección de pequeñas geodas de todo el mundo, como diferentes celestinas provenientes de Madagascar, Túnez o España.

La diferencia que hay entre estas pequeñas geodas y la de Pulpí, es que esta última es gigante, con un tamaño de 8x2x2 metros y con forma de huevo. En realidad, se encuentra en una cavidad de la Mina Rica, lo que hace pensar que tal vez puedan existir otras tras sus paredes.

    Recorrido por la Mina Rica

La visita a la Geoda de Pulpí comienza en un recorrido por la Mina Rica, que también se llamó “Quien tal pensara”. La mina es un yacimiento de hierro, plomo y plata. Está situada en una ladera de la Sierra del Aguilón, un paraje que ya se explotaba en la época romana, y que llegó a ser el complejo minero más importante en el Levante Almeriense. En el exterior encontramos el antiguo castillete o pozo maestro por donde se accedía a la mina y se sacaba el mineral, además de una antigua casa de máquinas y un transformador.

Geoda de Pulpí

También encontramos las torres de los antiguos hornos de calcinación del mineral para poder convertirlo en un material que se pudiera transportar.

Hoy en día, para visitar la mina no se baja por el castillete como antiguamente, sino que se ha acondicionado un acceso para entrar caminando por los antiguos túneles.

La mina se ha convertido en un museo que nos muestra su gran patrimonio geológico y las diferentes formas en que se fue explotando, como los cartuchos de dinamita que se colocaban en la roca.

View this post on Instagram

Cartuchos de dinamita 🧨

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Durante el recorrido, encontramos plegamientos, milonitas, superficies de falla y muchos tipos de minerales como calcitas, formaciones de epsomita o barbas de yeso.

Geoda de Pulpí

Pero las formaciones que destacan en la mina son las geodas de yeso. Además de la geoda gigante, se pueden ver otras de diversos tamaños, como la Geoda Partida o la de cola de golondrina.

Geoda de Pulpí

También se pueden ver algunos objetos que pertenecieron a los mineros, como alpargatas o cestas.

Y un lugar que nos llamó mucho la atención, un recodo rocoso en el que hay minerales fluorescentes que, al apagar la iluminación, brillan en la oscuridad… ¡fascinante! Intentamos tomarles foto, pero no nos quedaron bien L

   La Geoda de Pulpí 

Y llegó el momento de bajar a la Geoda de Pulpí, la joya de esta visita. Se encuentra entre el tercer y cuarto nivel de explotación de la mina y fue descubierta en 1999 por el Grupo Mineralogista de Madrid en una de sus expediciones.

Hay que bajar por una estrecha escalera de caracol hasta llegar a un pequeño rellano en el que está el orificio de entrada a la Geoda. El tamaño de la entrada, comparado con una persona, da una idea del tamaño de la Geoda:

Geoda de Pulpí

Por esta entrada se permite entrar hasta medio cuerpo para ver el interior de la Geoda, pero no dejan tomar fotos ya que solamente se puede estar 30 segundos por persona y para evitar que algún móvil pueda caerse dentro.

Es realmente impresionante ver la perfección y transparencia de todos esos cristales de yeso, algunos de los cuales llegan a medir unos 2 metros de altura, recordándonos a la fortaleza de cristal de Superman. Algunos cristales son tan transparentes que se podría poner un libro detrás de ellos y leerlo sin problema.

Geoda de Pulpí

¿Quieres ver un vídeo de la visita a la mina Rica y la Geoda de Pulpí? ¡Dale al play!

Cómo visitar la Geoda de Pulpí 

La Geoda de Pulpí se conoce mediante visita guiada, en la que se aprenden un montón de datos interesantes sobre la historia de la mina, las técnicas de explotación, el trabajo de los mineros y, por supuesto, los aspectos geológicos. Es necesario hacer reserva previa en la página web ya que, si vas directamente, corres el riesgo de quedarte sin entrar debido a la gran demanda de personas que están visitando el lugar. Actualmente entran grupos de 12 personas máximo y la reserva se puede hacer directamente aquí:

Reserva Geoda de Pulpí

Qué debes saber antes de la visita

Antes de realizar la visita a la Geoda conviene saber algunos aspectos:

La duración de la visita es de unos 90 minutos con un guía que va explicando todo.

La temperatura dentro de la mina ronda entre los 16 y 20 grados.

Para llegar hasta la Geoda debes bajar varios metros de profundidad.

La visita se realiza en español, a menos que sea un grupo que lo solicite en inglés.

No se permite la entrada a niños menores de 8 años ni a animales.

Recomendamos ir con calzado cómodo, si vas en tacones o chanclas puede que no te permitan la entrada.

Dónde está ubicada la Geoda de Pulpí 

La Geoda está ubicada entre los pueblos de Pilar de Jaravía y San Juan de los Terreros, en la calle Sierra de los Filabres, 04648 Pulpí, a un costado de la Sierra de Aguilón. Para ser más exactos, la encuentras en estas coordenadas 37º 22´53” N, 01º 42´07” O

Horarios y precios de la Geoda de Pulpí 

La Geoda se puede visitar todos los días del año, de lunes a domingo de 9 de la mañana y a última entrada dependiendo de la temporada. El precio de entrada es de 22 euros para adultos y 10 euros para niños de entre 8 y 16 años. Tal vez pueda parecer un poco caro, pero la experiencia merece la pena… nos contaron que hasta hay personas que se emocionan y lloran ante tal espectáculo de la naturaleza.

Terminamos nuestra visita a la única Geoda en el mundo que se puede visitar. ¿Te animas a visitar la Geoda de Pulpí?

¡¡Hasta el próximo post!!