Seguimos el recorrido por el norte de Islandia. Para este día estaba planificado visitar dos lugares, Húsavik, un pueblo costero que se encuentra a orillas de la bahía de Skjálfandi, y Akureyri.
Desde el hotel en que nos hospedamos, que se encontraba muy cerca de Godafoss (que mencionamos en el post “Guía de hoteles y restaurantes usados durante nuestro viaje a Islandia”), nos tomó unos 35 minutos en coche llegar hasta Húsavik.
Nuestro principal objetivo en esta visita era el avistamiento de ballenas, pero aprovechamos para dar una vuelta por la ciudad antes de que comenzara el tour. Entramos a la iglesia que se encuentra frente a las dos empresas que realizan avistamientos de ballenas.
Avistamiento de ballenas en Húsavik
Esta iglesia es un tanto diferente de las nuestras por el tipo de religión que tiene Islandia, pero no deja de ser un edificio con su belleza particular.
Después nos dirigimos al puerto a prepararnos para tomar el barco que nos llevaría a avistar ballenas. Realizamos este recorrido con la empresa North Sailing, que nos dio un equipo especial para el frío y unos tips de seguridad que se deben cumplir estando el barco ya en movimiento.
Avistamiento de ballenas en Húsavik
Y así empezó el recorrido, ambos con nuestros trajes naranjas dispuestos a ver ballenas. El  recorrido fue tranquilo, no había mucho oleaje y se podía disfrutar de las vistas.
Avistamiento de ballenas en Húsavik
Y tras pasar unos 40 minutos llegamos hasta un punto donde ya estaban otras embarcaciones avistando una ballena y allí paramos esperando ver a este majestuoso animal. De repente vimos que una lancha aceleró hasta otro punto y allí se asomó un inmenso animal que salía a respirar.
Lo cierto fue, como nos indicó la guía en el barco, ese día no estaban muy animadas las ballenas que encontramos y no las vimos dando un gran salto como los que se pueden ver en los programas de televisión. Se quedaba poco tiempo en la superficie y no pudimos obtener una secuencia de fotos muy buena, pero aquí dejamos alguna que sí pudimos obtener.
Avistamiento de ballenas en Húsavik
Aunque disfrutamos viendo estos bellos e increíbles animales, tampoco pudimos obtener un buen vídeo de este avistamiento, pero aquí dejamos uno con algunas tomas de nuestra aventura.

Regresamos a Húsavik y ahora nos tocaba seguir a nuestro siguiente punto donde pasaríamos la noche. Desde Húsavik nos tomó casi 1 hora por parajes preciosos llegar hasta Akureyri,que es la segunda ciudad más importante de Islandia; además de tener el segundo aeropuerto del país, es un puerto donde atracan muchos cruceros, por lo que es muy turístico.

Aprovechamos para dar una vuelta por sus calles más comerciales y así buscar algún restaurante que nos convenciera; el que escogimos nos agradó mucho y lo mencionamos en el post “Guía de hoteles y restaurantes usados durante nuestro viaje a Islandia”. Allí vimos la iglesia principal, que se encontraba en una colina con una escalera interminable (que NO subimos).

En el mismo cruce de calles donde está la iglesia se encuentra una de las calles más animadas, con locales comerciales, bares, restaurantes y algún gnomo gigante.

Akureyri

En fin, allí pasamos una tarde tranquila conociendo la ciudad y descansando para seguir nuestro camino en el día 8 y todo lo que nos esperaba.

¡No dejéis de leer el siguiente post!

Avistamiento de ballenas en Húsavik
5 (100%) 1 vote