En nuestra visita a la provincia de Palencia aprovechamos para conocer el monumento natural de las Tuerces, uno de esos caprichos de la naturaleza que se encuentran dentro del Geoparque Las Loras, un espacio natural que se extiende por las provincias de Burgos y Palencia.

En Palencia, las Tuerces se ubican en la parte occidental del Geoparque, muy cerca de Aguilar de Campoo, y se alzan por encima de Villaescusa de las Torres, pueblo que situado entre el río Pisuerga y el cañón de la Horadada.

Ruta por Las  Tuerces

Llegamos a Villaescusa de las Torres a las 11 de la mañana, un poco tarde pero es que habíamos realizado una parada en Frómista y el canal de Castilla para conocerlo. Una vez en el pueblo solo hay que seguir las señales que llevan al inicio de la ruta, aunque lo cierto es que son señales pequeñas por lo que hay que mirar bien donde están.

Las Tuerces

El inicio de la ruta son unas escaleras de madera que suben unos metros hasta donde comienza un sendero sin escalera y donde se encuentra un medidor con la altura humana y cuántos años tardaron en sedimentarse los materiales que se encuentran en la zona.

Toda la zona ha sido resultado de activos procesos de erosión de las rocas calizas del Cretácico Superior, por lo que se han ido tallando diferentes formas en la roca kárstica, dando una imagen de una pequeña ciudad encantada. A medio camino de la subida ya se empezaban a ver piedras con formas curiosas.

Tras unos 20 minutos subiendo y haciendo paradas para tomar fotos y recuperar el aliento, llegamos a la parte alta de las Tuerces, donde quedamos asombrados con las setas de piedra que se han formado con el tiempo; ¡son tan grandes que es como estar en un cuento de gigantes paseando por los campos donde cosechan sus setas!

Las Tuerces

Como si se tratara de un artista, la naturaleza ha creado orificios entre algunas setas de piedra. No podrás evitar pasar entre ellos o sentarte en los orificios para una foto.

Por el lateral de la seta de la foto anterior hay un pasillo lo bastante ancho para seguir explorando, pero con cuidado ya que el borde es un precipicio con una gran caída. En esta zona seguimos encontrando grandes pedazos de rocas con forma de setas.

Desde la cima se puede ver también Villaescusa de las Torres y un túnel que atraviesa la roca en una pared del cañón para que pasen las vías del tren; lástima que estando allí no pasó el tren…

Villaescusa de las Torres

Seguimos explorando y nos encontramos con varios pasillos entre las rocas que forman una especie de laberinto, ya que hay orificios entre las paredes que se pueden usar para ir a otros pasillos. Hay que indicar que encontramos algunos que estaban cerrados con cuerdas, nos imaginamos que por precaución ya que en algunos puede haber desprendimientos de rocas.

La parte más alta del monumento natural de las Tuerces mide 1071 metros y es donde se encuentra la formación conocida como Peña Mesa, que es una gran seta de piedra que tiene una cruz en su parte superior; es el símbolo de las Tuerces. Nosotros lo vimos desde lejos y estaba cubierto de vegetación.

Las Tuerces

Lo ideal es perderse entre los laberintos de rocas y descubrir los arcos, puentes, callejones y formas. Al estar recorriéndolo da la impresión de que fueran a salir criaturas como elfos o gnomos de esta ciudad encantada de piedra, la verdad que el lugar es maravilloso pero no teníamos mucho más tiempo para quedarnos, así que iniciamos el regreso.

La bajada fue un poco más complicada, ya que en muchas partes la piedra resbalaba un poco, pero pisando bien y con calma logramos bajar sin ningún percance. Seguramente volveremos por la zona para seguir descubriendo todo lo que tiene para ver el Geoparque Las Loras y la Montaña Palentina, pero ahora tocaba conocer el siguiente punto en nuestra escapada, Aguilar de Campoo.

Recomendaciones para visitar el monumento

  • Ir temprano para poder encontrar estacionamiento, ya que en el pueblo no hay mucho espacio y donde empieza la ruta solo hay caben unos 4 coches.
  • Llevar agua y comida para poder quedarse a recorrer las diferentes zonas.
  • Ir con ropa cómoda y calzado de montaña, ya que hay zonas con piedras que resbalan. Nosotros no fuimos preparados con calzado adecuado y al regreso tuvimos que bajar sentados en algunos tramos.
  • No acercarse a los precipicios estando arriba para evitar accidentes.

Y así terminamos nuestro recorrido por el monumento natural de las Tuerces, un lugar que vale la pena visitar para disfrutar de las impresionantes formas que se han ido tallando desde hace millones de años en este Geoparque. Si visitas la provincia de Palencia, no dudes en incluir esta excursión.

¡¡Hasta el próximo post!!