En nuestro road trip por Irlanda del Norte, tuvimos la oportunidad de disfrutar de una fantástica actividad cultural, como fue la visita al museo Titanic Belfast, que nos traslada a la historia del más famoso barco de todos los tiempos y su trágico final.
Este museo es uno de esos lugares donde el tiempo vuela, donde uno se queda con ganas de más… de hecho, dejamos de ver algunos lugares de la ciudad por estar más en el museo, ya que la visita bien merece unas horas de atención para mirar, tocar, escuchar, aprender… ¡hasta moverse! Más que un museo, es toda una experiencia, un must do en una visita a la cosmopolita capital de Irlanda del Norte.
El museo
Lo mejor para comenzar la visita es acudir a primera hora de la mañana, cuando el museo abre sus puertas, ya que es un lugar muy concurrido por locales y extranjeros. Nosotros preferimos no saber de antemano qué íbamos a encontrar allí para dejarnos sorprender… ¡y vaya si nos sorprendimos! A lo largo de 9 salas repartidas en 4 plantas, la historia del Titanic y de todas las personas relacionadas con él, va calando en el visitante hasta que, a la salida, solo puede exclamar: ¡guau!
El edificio ya impresiona, con su diseño vanguardista simulando cuatro proas y de la misma altura que tuvo el Titanic; está situado en el lugar donde estuvieron los astilleros Harland and Wolff, en los que se construyó el barco, y fue inaugurado en abril de 2012, coincidiendo con el centenario de su naufragio.
Visita al Museo Titanic Belfast
La historia
La leyenda del Titanic es mucho más que el enigma sobre su hundimiento. La aventura comienza en la misma entrada de la planta baja, donde una gran rosa de los vientos en el suelo señala, en su orientación norte, el lugar donde el barco tocó el agua por primera vez tras su construcción.
Visita al Museo Titanic Belfast
A través de las salas vamos recorriendo  la historia del barco desde el momento en que surgió la idea de su construcción. Todas ellas son interactivas, por lo que es mucho más entretenido ir conociendo todos los pormenores.
La sala 1 nos explica la boyante situación económica de la Belfast de principios del siglo XX, donde el tirón de la industria textil del lino dio paso a las fábricas de cuerdas, de tabaco, de whisky… y a los astilleros, de los que se conservan unas verjas de la entrada con las iniciales de Harland and Wolff.
También conocimos cómo surgió la idea de la construcción del Titanic por parte de los presidentes de Harland and Wolff y de White Star Line, una compañía naviera; Thomas Andrews y Alexander Carlisle se encargaron de su diseño.
Visita al Museo Titanic Belfast
​La sala 2 consta de una impresionante reproducción de parte de la estructura que fue necesario levantar para la construcción de los barcos, llamada Pórtico Arrol.
Tras subir por la misma, nos espera un sorprendente viaje por el interior de la construcción del Titanic. ¡Para ello hay que saber por dónde ir en el pasillo!
Visita al Museo Titanic Belfast
​La sala 3 nos traslada a la botadura, que tuvo lugar el 31 de mayo de 1911, casi un año antes de la fecha del viaje inaugural. Así se comprobó que el barco flotaba y estaba bien impermeabilizado. En una maqueta a escala podemos ver la situación que tuvo el barco respecto al museo y a la ciudad de Belfast y, a través del cristal, la misma vista desde las alturas que tuvimos al seguir el norte de la rosa de los vientos de la entrada al museo.
​La sala 4 nos muestra el equipamiento del barco, la distinción entre los camarotes de primera, segunda y tercera clase con una reproducción de los mismos.
También hay un espectacular vídeo 180º que muestra cómo fueron la preciosa escalinata del barco, el puente de mando, la sala de máquinas…
Visita al Museo Titanic Belfast
​La sala 5 nos traslada al viaje inaugural del Titanic, que comenzó el 2 de abril de 1912, para conocer las a algunos de los pasajeros a bordo, el reconocimiento médico que tenían que superar los pasajeros de tercera clase e incluso saber cuál fue el menú de la cena que se sirvió horas antes del naufragio.
Visita al Museo Titanic Belfast
​La sala 6 nos relata el hundimiento a través de los conmovedores mensajes de telégrafo que emitió el Titanic la noche del 14 de abril de 1912 tras golpear el iceberg.
Visita al Museo Titanic Belfast
También muestra una recreación del hundimiento y recopila algunas identidades de supervivientes que fueron rescatados por el barco Carpathia y llevados a Nueva York.
​La sala 7 nos explica las consecuencias del naufragio, el “día después”: se abrieron comisiones de investigación, se cambió legislación, se modificaron rutas marítimas… Por medio de paneles interactivos se puede conocer qué ocurrió con los pasajeros rescatados, sus nacionalidades…
​La sala 8 nos descubre que, además de la famosa película de James Cameron, el mito del Titanic ha servido de inspiración en múltiples ocasiones para la industria del cine desde que ocurrió su tragedia.
Visita al Museo Titanic Belfast
​La sala 9 nos lleva al fondo del océano para enseñarnos el lugar donde se encontraron los restos del Titanic en 1985 en el Atlántico Norte. A través de paneles interactivos se puede navegar por todos los objetos que permanecen en el fondo del mar y saber qué son. Además, hay unas pantallas en el suelo que permiten crear la sensación de estar caminando sobre la cubierta del barco naufragado.
En el Centro de Exploración Oceánica se puede conocer mucho más acerca de las investigaciones  actuales y sumergirse en las aguas a lo largo de la costa norte de Irlanda.

​El Nomadic
Atracado en el muelle contiguo al museo, se encuentra el SS Nomadic, el último barco que quedó de la compañía White Star Line. Fue construido en 1911 con construido con el mismo diseño y lujo similares a los del Titanic, aunque de bastante menor tamaño; sirvió para transportar a los pasajeros de primera y segunda clase desde los puertos a los que no podía acceder el Titanic
Posteriormente, estuvo activo durante las dos Guerras Mundiales y, al “jubilarse”, fue convertido en un restaurante en el río Sena, cercano a la Torre Eiffel. Tras esta etapa, se decidió transformarlo en el barco museo que actualmente se puede visitar en el Titanic Belfast.
Datos prácticos
Titanic Belfast está situado en el distrito del Titanic, al noreste de Belfast, cerca del aeropuerto y de la terminal de ferris. Se puede ir en coche, en tren (estación Titanic Quarter), en autobús 26/26b y en cualquiera de los buses turísticos que recorren las principales atracciones de la ciudad.
Cuenta con aparcamiento de pago, hotel, restaurante, cafetería y tienda de recuerdos.
Aconsejamos adquirir una audioguía (hay idioma español) para tener un recorrido mucho más completo, con explicaciones adicionales sobre los contenidos de las salas y de algunos de los miembros del equipo del museo.
Para más información, así como horarios, precios… se puede consultar la web:
Esperamos que incluyas la visita al Museo Titanic Belfast entre tus imprescindibles cuando visites Irlanda del Norte.
¡¡Hasta el próximo post!!
Visita al Museo Titanic Belfast
¿Te gustó el artículo? ¿Nos das tu valoración?