Béziers es una tranquila ciudad vinícola de la región francesa de Occitania. Se trata de una de las ciudades más antiguas del país puesto que cuenta con más de 2500 años de historia. Sus orígenes se remontan a unos primeros asentamientos de tribus neolíticas en una colina sobre el río Orb. Posteriormente, el lugar fue ocupado por griegos, galos y romanos; estos últimos lo convirtieron en la colonia de Baetarrae o Civitas Urbs Baeterrensis en el siglo I a. C., cruzada por la Via Domitia que conectaba Italia con España, y formando parte de la provincia Narbonense.

Tiempo después, en el siglo XIII, la ciudad fue triste escenario de la masacre de toda su población, cátaros en su mayoría considerados herejes, por parte de guerreros cristianos a las órdenes del Papa Inocencio III.

En los años posteriores, Béziers pasó a formar parte de la corona de Francia y se enriqueció en el siglo XVII bajo el reinado de Luis XIV con la construcción del Canal du Midi, ideado por el biterrés Pierre Paul Riquet. La prosperidad económica continuó en el siglo XIX con la llegada del ferrocarril y el monocultivo de la vid.

Hoy en día, Béziers conserva gran parte de su arquitectura medieval, que se descubre paseando por sus callecitas.

Qué ver en Béziers

Catedral de San Nazario​

Fue construida a mediados del siglo XIII sobre una anterior románica que fue destruida durante la masacre de la ciudad; a su vez, esta ocupó el lugar de un antiguo templo romano dedicado al emperador Augusto. De estilo gótico, es el monumento más representativo de la ciudad.

Béziers

El interior es digno de una visita. Sobre todo, hay que subir los 165 peldaños de su torre para poder admirar las vistas, tanto de la ciudad, como de la propia catedral.

Béziers

También destaca el claustro, construido en el siglo XIV pero inacabado por falta de medios. Tenía una fuente que es la que actualmente puede verse en la coqueta plaza de la Revolución, en la parte trasera de la catedral.

Béziers

Tanto la visita a la catedral como la suida a la torre son gratuitas.

Plaza de la Revolución

Esta placita lleva este nombre en conmemoración al golpe de estado que dio Napoleón Bonaparte en 1852. En ella se pueden ver una estatua de la República y otra de Juana de Arco, así como los restos de la muralla que delimitaba la judería medieval (junto a la calle de la Pequeña Jerusalén).

Béziers

Puente Viejo

De estilo románico, es patrimonio histórico de Francia y hasta mediados del siglo XIX fue el único medio de entrar y salir de la ciudad a través del río. Data del siglo XII y tiene 19 arcos y 260 metros de longitud. Si se cruza, desde el otro lado del río, se tiene una de las vistas más populares de Béziers, con el puente y la catedral en la cima de la colina.

Béziers

Se puede llegar bajando por varios ascensores y pasarelas, bajando por unas escaleras desde la fachada principal de la catedral.

Ayuntamiento

Edificio del siglo XVIII que fue construido en el mismo lugar en el que ya hubo anteriores sedes de gobierno desde el siglo XIII, y también el antiguo Foro romano. De hecho, al lado está la Plaza del Forum, en la que ahora están la oficina de turismo y varios restaurantes.

Béziers

Mercado Les Halles

Mercado cubierto que se construyó a finales del siglo XIX en el lugar donde estuvieron la iglesia y el cementerio de Saint Felix. Hay diversos puestos de frutas, hortalizas, quesos, platos preparados… cómo no, también se pueden encontrar las típicas ostras. Además, hay algunos locales para comer o incluso tomar copas.

Antiguo anfiteatro romano

Hay que indicar que actualmente es muy poco lo que queda en pie de este monumento y no se puede ver a simple vista, ya que en el lugar ahora hay una plaza rodeada de edificios de viviendas. Se puede pasar para verla desde una especie de mirador entrando por el callejón Impasse des Anciennes Arènes, pero no encontramos cómo bajar.

Béziers

San Afrodisio, patrón de Béziers

San Afrodisio fue un mártir egipcio martirizado en Béziers alrededor del año 70. Según la tradición fue decapitado, su cabeza fue arrojada a un pozo y se produjo un milagro, pues el agua del pozo comenzó a subir y el santo pudo recuperarla, llevándola desde entonces en las manos.

Béziers

Iglesias

  • Capilla de los Penitentes Azules: templo gótico de los siglos XIV-XV que en su interior tiene unos bonitos murales; no pudimos verlos por encontrarla cerrada en varias ocasiones.
  • Iglesia de la Magdalena: templo románico del siglo XII en la que destaca su sobriedad, tanto exterior como interior. Fue uno de los escenarios de la masacre contra la herejía cátara.
  • Iglesia de Saint-Jacques: fue abadía de un convento agustino, y recibe su nombre por estar situada en el Camino de Santiago. Tiene un ábside pentagonal y un jardín que hace las veces de mirador, con una espectacular vista panorámica del río y la catedral.
Béziers

Avenida Paul Riquet

Situada en el lugar donde estuvo el foso de la muralla de la ciudad, que se derribó en 1827. A ambos lados tiene tiendas y terrazas de cafés, y los sábados por la mañana hay mercadillo. Al final de la avenida se encuentra el Teatro Municipal, de mediados del siglo XIX.

Ruta de trampantojos

Situados en diferentes rincones, podemos encontrar hasta 16 trampantojos que representan acontecimientos importantes y personajes ilustres relacionados con la historia de la ciudad. Por ejemplo: La revolte des vignerons, Casimir Peret, L’Arlésienne, Gare du Midi… La ruta completa aparece en el folleto de la ciudad que se proporciona en la Oficina de Turismo.

Béziers

Parque Plateau des Poètes

Bonito jardín inglés de finales del siglo XIX, símbolo de la riqueza de la ciudad en la época.  Está situado frente a la estación de tren y cuenta con especies vegetales de los 5 continentes y bustos de poetas occitanos. Destacan la Fuente del Titán y el Monumento a los Muertos, obras del escultor biterrés Jean Antoine Injalbert. La espectacular fuente está construida con bronce y mármol y tiene 17 metros de altura; representa a Atlas cargando con la Tierra; a él lo sostienen un titán y unos ángeles sobre una concha tirada por caballos.

Puente-canal y puerto nuevo

El puente se construyó a mediados del siglo XIX para facilitar el paso de los barcos por el Canal du Midi sin tener que atravesar el río Orb, pasando sobre este. Se puede llegar caminando desde la estación de tren.

Si seguimos caminando, llegamos al puerto fluvial, que se construyó en la misma época que el puente-canal para sustituir un muelle anterior.

Antiguo molino de Bagnols o Cordier

Está situado a orillas del río Orb, en el Jardín de la Plantade en la parte baja de la ciudad, y fue construido en el siglo XII. Inicialmente se utilizó para moler trigo y posteriormente, en el siglo XIX, sirvió para bombear agua a las casas de Beziers.

Béziers

Esclusas de Fonseranes

El Canal du Midi y sus esclusas son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1996. En Béziers hay 9 puertas con 8 depósitos ovalados y escalonados que permiten salvar, a lo largo de 300 metros, un desnivel de 21 metros. Pierre Paul Riquet realizó esta obra en 4 años, bautizándola como “Escalera de Neptuno”. Con un poco de suerte, se puede ver un barco atravesando las esclusas, como nos pasó a nosotros.

Béziers

Se puede llegar caminando desde el puerto fluvial, pero nosotros preferimos acercarnos en coche. Cuidado, que el aparcamiento no es barato: 7€ independientemente del tiempo, pero no hay otro lugar donde poder estacionar.

Dónde comer en Béziers

En la ciudad encontramos varias zonas para comer y cenar: la plaza Jean Jaurès, el centro histórico (plaza Forum y calle Viennet) y el Mercado Les Halles (sólo para comer). Nosotros comimos en un restaurante del mercado con especialidad en carnes a la plancha como hamburguesa, costillar de cerdo, muslo de pato… también tienen tartar de buey y la típica carne de caballo, además de postres.

Béziers

En el mercado también hay un puesto con ostras donde se puede tomar media docena con una copa de vino blanco.

Para cenar, escogimos al azar uno de los pequeños restaurantes del centro histórico. Tomamos crema de calabaza, jamón confitado y salmón a la plancha.

Alrededores de Béziers

  • Playas de Valras-Plage: a unos 20 kilómetros.
  • Narbona: una ciudad cargada de historia, a 30 kilómetros. Lee nuestro post Qué ver en Narbona en un día.
  • Carcasona: con una impresionante ciudadela medieval amurallada declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Lee nuestro post Qué ver en Carcassonne en un día.
  • Ruta de castillos cátaros: Béziers es un buen punto de partida para recorrer el antiguo territorio cátaro. Lee nuestro post Ruta de los castillos cátaros en una semana.

¡¡Hasta el próximo post!!