Tenerife  no solo ofrece un clima privilegiado todo el año, playas idílicas o áreas verdes con frondosos bosques. Uno de los imprescindibles en un viaje a Tenerife, sin duda, es visitar el Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007.
El Teide es un volcán de 3.718 metros de altura, convirtiéndose en el punto más alto de España y el tercer volcán más alto de todo el mundo. Realmente es impresionante la orografía del lugar; el parque está formado por una gran caldera con cuevas, cañadas y coladas, Así como flora y fauna especificas; en el centro se alza el colosal pico del volcán Teide.
Por todo ello, el Parque Nacional Teide es considerado una maravilla de la naturaleza que atrae a muchos científicos, astrónomos, biólogos, paisajistas y sobre todo turistas, llegando a ser el parque nacional más visitado de España y Europa, con un promedio de 3 millones de visitas anuales.

¿Quieres conocer todo lo que se puede ver y hacer en el Parque Nacional del Teide? Aquí te lo contamos.

El Parque da para mucho, tanto que un día no es suficiente para realizar todas las actividades que se pueden hacer. Nosotros lo visitamos en dos ocasiones: la primera desde el desde el Puerto de la Cruz y la segunda entrando por la carretera TF-24 que llega desde San Cristóbal de La Laguna.

En el primer trayecto hay varios miradores o áreas de descanso donde puedes apreciar la espesura o, como nos pasó a nosotros, el bosque con niebla.

Qué ver en el Teide

Piedra Rosa

Aquí encuentras la “Piedra Rosa”, que es una formación que está a un lado de la TF-21 que tiene forma de rosa debido a la un proceso de enfriamiento de la colada de la lava en erupciones del volcán; así como  esta se pueden formar otras estructuras pétreas, como órganos o bolas.

Observatorio Astronómico del Teide

Al seguir por la TF-21, encontrarás la TF-24, que lleva hasta Santa Cruz. Nosotros la tomamos para ir a ver más de cerca el observatorio astronómico del Teide. Este observatorio se instaló en el Teide porque, junto a la isla de La Palma, Chile y Hawai, son los lugares que cuentan con el mejor cielo del mundo para la observación de estrellas.

Por la TF-24 también encontrarás varios miradores a orillas de la carreta donde podrás observar el volcán y el mar de nubes; es impresionante ver cómo se mueven las nubes en un día por las faldas del volcán en un día con viento.

En el segundo trayecto realizamos la ruta de miradores recorriendo la TF-24 y parando en cada uno de ellos.

Centro de Visitantes El Portillo

Tras parar en varios miradores, llegamos al Centro de Visitantes El Portillo, donde en el que se puede obtener información de todas las rutas que se pueden realizar en las Cañadas del Teide. En este centro hay una exposición que muestra la historia geológica del Parque y las relaciones entre los seres vivos que lo habitan.

Fuera del centro hay un recorrido por un jardín botánico con diferentes especies de vegetación de alta montaña canaria, muchas de ellas endémicas del parque, entre ellas tajinaste rojo, hierba pajonera, retama, margarita del Teide y violeta del Teide; también hay una réplica gigante de un insecto que habita en el parque.

En nuestra primera visita al Parque no pudimos realizar ninguna ruta senderista porque ese día había caza controlada de muflón, una especie invasora que se introdujo en la isla para y que se ha convertido en amenaza para algunas especies vegetales

Minas de San José

Como no pudimos realizar ninguna ruta de trekking por las cañadas, continuamos por la TF-21 y el paisaje a ambos lados de la carretera parece de otro planeta. Te puedes detener en varios estacionamientos o miradores y caminar un poco por las coladas y tierra roja.

Una de las paradas ineludibles es en las Minas de San José. Se trata de dos zonas a ambos lados de la carretera, Norte y Sur, que fueron explotadas para la extracción de piedra pómez a mediados del siglo XX; este material es muy apreciado en algunas aplicaciones industriales o en la construcción.

Estas zonas tienen similitud con las que se encuentran en otros planetas por lo que el lugar es ideal para dar un paseo e imaginar que estamos en otras galaxias. En la zona Norte encontramos unas formaciones de coladas que son muy parecidas a la región Aino Planitia en Venus.

En la zona Sur las formaciones son más parecidas a las que las naves Apolo encontraron en la Luna. Por ello, en esta parte del Teide se han realizado pruebas con prototipos de vehículos e instrumentos destinados a explorar nuevos satélites.

Montaña Blanca

La Montaña Blanca es un cono volcánico en las faldas del Teide, formado por acumulación de piroclasto. Tiene una altura de 2750 metros y tiene un sendero para conocerla, pero para poder acceder se necesita un permiso especial.

El Tabonal Negro

Es uno de los miradores que se encuentran en la ruta por el parque, se trata de una zona con un mar de lava de diferentes colores rojizos y coladas.

También se pueden encontrar muchas plantas únicas de este ecosistema. En primavera el Parque se viste de colores con plantas como la violeta del Teide o el tajinaste rojo, una planta que presenta minúsculas flores de color rojo, pero que el resto del año ya ha perdido su color y tiene esta apariencia:

Esta planta estuvo a punto de desaparecer hace 30 años, ya que era el alimento habitual del ganado. Cuando la zona pasó a ser Parque Nacional y se prohibió la ganadería, esta planta se empezó a recuperar.

La planta pasa por tres etapas:  roseta basal, que son hojas agrupadas próximas al suelo; inflorescencia, que es cuando llega a su madurez pudiendo alcanzar el tallo hasta 2 metros y cubriéndose de flores de rojo intenso; esqueleto o etapa final, que tiene lugar al finalizar la primavera, perdiendo la planta todo su color y dejando un esqueleto que puede durar varios años.

Roques de García

Seguimos avanzando hasta llegar a los Roques de García, otro punto que no puedes dejar de ver en una visita al Parque. Se trata de unas formaciones rocosas debidas a la erosión y movimientos de las calderas; son inmensos y muy curiosos. Destaca el Roque Cinchado que, junto con el Teide de fondo, forman una verdadera postal.

Además de tener una de las mejoras vistas del Parque, también se puede realizar la ruta circular Roques de García de unos 3,5 kilómetros que es fácil, aunque el tramo al final tiene un ascenso pronunciado para llegar al punto inicial del recorrido. En este sendero se pueden ver diferentes formaciones, tipos de lavas y coladas.

Llano de Ucanca

Por lo general, hay gente que llega hasta los Roques de García y da la vuelta; eso hicimos nosotros en un primer viaje a la isla. Pero siguiendo la TF-21 quedan muchos lugares interesantes que ver en el Parque.

Uno de ellos es el mirador del Llano de Ucanca, con vistas a una extensa llanura formada por una gran colada de lava que bajó en su momento por el lateral del Teide.

Desde este mirador también se pueden ver otras formaciones como la llamada Los Azulejos, que es una zona donde la tierra es de color azul o, a lo lejos, la parte trasera de los Roques de García con la formación conocida como La Catedral.

Zapato de la Reina

Siguiendo la carretera encontramos más adelante, a mano izquierda, el estacionamiento del mirador Zapato de la Reina. Como su nombre indica, es una formación que tiene forma de zapato. Esta formación es una roca volcánica muy dura que se erosionó hasta tener la forma actual; con el tiempo y las estrictas condiciones climáticas del Teide puede cambiar su aspecto incluso llegando a desaparecer, aunque para esto tienen que pasar miles de años.

En el Parque se pueden encontrar diferentes o rocas que recuerden a un oso, un delfín o hasta una bruja… Además, desde este mirador en el fondo del Zapato de la Reina se puede apreciar el Roque del Abanico, las Mesas, la montaña de la Corona y Alto de Guajara.

Museo Etnográfico Juan Évora

Siguiendo por la carretera encontramos el cruce de la TF-21 y la TF-38, si seguimos por la TF-21 encontramos unos cuantos metros más adelante el Museo Etnográfico Juan Évora, que muestra cómo vivía el último habitante que tuvo el Parque Nacional, que fue el pastor de cabras Juan Évora.

Las Narices del Teide y Pico Viejo

Siguiendo por la TF-38 encontramos un mirador desde donde se puede apreciar el cráter del volcán Pico Viejo que tiene un diámetro de 800 metros y cuya última erupción fue en 1798 tras dos años de terremotos.

También se ven, en la falda de Pico Viejo,  las formaciones conocidas como Narices del Teide, que son tres pequeños cráteres por donde salía lava durante la erupción, lo curioso es que es de color negro.

Volcán Sámara

El último punto que recomendamos visitar en el Parque es el volcán Sámara. Aquí hay un sendero circular de unos 5,6 kilómetros que se puede completar en 3 horas ya que tiene sus tramos con desnivel, pudiendo ver más de cerca la montaña de la Botija. La zona es muy agradable ya que hay un pequeño bosque de pinos canarios.

También se pude subir a la cima del volcán Sámara que tiene poca altura, para ver el cráter y parte del sendero circular con el pinar y el Teide de fondo, una verdadera postal.

Desde la cima del volcán, mirando al lado contrario del Teide tienes un mirador natural con unas vistas espectaculares. Desde allí se pueden ver varios conos volcánicos y, en un día despejado, La Gomera y La Palma.

Qué hacer en el Teide

Rutas de senderismo

Sin lugar a dudas, una de las actividades estrella dentro del Parque es hacer rutas de senderismo, tienes un total de 41 rutas…  ¡para estar varias semanas caminando! Una de las más famosas es la de las Siete Cañadas, lineal de 16 kilómetros entre los centros de visitantes de El Portillo y de Cañada Blanca.

Nosotros realizamos la ruta circular de los Roques de García, son unos 3,6 kilómetros en donde se pueden ver diferentes roques, formaciones y coladas de lavas.

Teleférico al Teide

Nuestra última recomendación de las actividades para hacer en una visita al Parque, es subir a la cima del Teide para ver el atardecer. Nosotros la realizamos con Volcano Teide, la empresa que gestiona el teleférico. La actividad consiste en subir a una estación base a unos 3555 metros de altura, desde donde se tiene una vista panorámica de la caldera y del mar de nubes.

Unos minutos antes del atardecer, te llevan a otro mirador donde, además de divisar la isla de La Gomera, se observa el espectáculo del atardecer; la luz desvaneciéndose sobre las nubes poco a poco es algo inigualable. Aquí todos los detalles de esta actividad:

Experiencia Atardecer y Estrellas en el Teide de Volcano Teide Experience

¿Cómo llegar al Teide?

Para visitar el Teide hay tres formas. La primera, desde el Puerto de la Cruz tomando la carretera TF-21; se tarda 1 hora en llegar hasta el teleférico donde puedes subir a la cima del volcán. Este trayecto transcurre subiendo a través de un espeso bosque de pinos.

La segunda opción es desde Santa Cruz por la carretera TF-24, tardando aproximadamente 1 hora y media. La ventaja de este trayecto es que, por esta carretera, puedes ir parando en diferentes miradores donde podrás observar el famoso mar de nubes que se forma en el parque; además, en esta ruta está el observatorio astronómico del Parque.

La tercera opción es desde el oeste de la isla a través de la TF-38 o por la TF-563, tardando aproximadamente 1 hora. Por esta ruta verás paisajes que parecen de otro planeta y puntos como el paisaje lunar en Vilaflor. 

En fin, el poder conocer el Parque Nacional del Teide es una de las cosas que se debería hacer una vez en la vida, es un lugar impresionante que nos muestra que alrededor de un volcán se genera una naturaleza sin comparación.

 ¡¡Hasta el próximo post!!