Durante nuestro viaje de dos semanas por Irlanda visitamos muchas ruinas de abadías y castillos; dos de ellos fueron la abadía de Jerpoint y Kells Priory (Priorato de Kells), en el Condado de Kilkenny. Estas dos maravillas medievales transportan a una época de caballeros y monjes, donde la arquitectura gótica y las historias de devoción se entrelazan entre antiguas piedras.

La Abadía de Jerpoint es un impresionante sitio histórico y arqueológico que atrae a visitantes de todo el mundo. Pertenecía a la orden cisterciense, que seguía los principios de austeridad y simplicidad en la vida monástica.

Kells Priory es otro tesoro histórico en ruinas, otro ejemplo fascinante de la rica herencia medieval de la región.

¿Nos acompañas en un viaje en el tiempo hasta el medievo de Irlanda?

Esta abadía fue fundada en la segunda mitad del siglo XII por un rey irlandés. Posteriormente fue ocupada por los monjes cistercienses de la abadía de Baltinglass y se convirtió en un importante centro religioso y espiritual durante la Edad Media.

Abadía de Jerpoint

Aunque gran parte de la abadía está en ruinas, todavía se pueden apreciar sus impresionantes características arquitectónicas y detalles artísticos. De todas las zonas que se pueden visitar recomendamos las siguientes:

La nave central es lo primero que encontramos al entrar a las ruinas de la abadía, aún se conservan muchos arcos y pilares con capiteles cuadrados. En una de las paredes laterales se conserva  una ventana decorada.

Abadía de Jerpoint

En el extremo oriental del templo está su parte más antigua y es donde se encuentra el Presbiterio que conserva varios restos de pinturas murales del siglo XV o XVI en las que se representan escudos heráldicos de origen desconocido.

Abadía de Jerpoint

Los transeptos son dos cámaras a cada lado del presbiterio en las que hay varias tumbas. En el norte encontramos varias tumbas del año 1500 aproximadamente, una de las más interesantes es una que incluye un panel que muestra un grupo de santos conocidos como “The Weepers” (“Los Llorones”).

Abadía de Jerpoint

En el lado sur encontramos una losa poco habitual  con dos caballeros con cotas de malla del siglo XIII grabados en piedra conocidos como “The Brethren” (Los Hermanos”).

Abadía de Jerpoint

Lo que queda del claustro es una de las zonas más llamativas de la abadía a pesar de no estar completo. Se mantiene en pie una hilera de arcos que tiene en muchas de sus columnas relieves de figuras humanas, como un obispo, un caballero o damas, y de figuras grotescas.

Abadía de Jerpoint

La Abadía de Jerpoint se encuentra cerca de la localidad de Thomastown, en el condado de Kilkenny. Es accesible en coche y está a aproximadamente 15 minutos desde la ciudad de Kilkenny. Merece la pena la visita para disfrutar de un entorno pintoresco mientras se adentran en la historia de este lugar único.

El precio para visitar esta abadía es de 5 euros (en 2022). También se puede adquirir, como hicimos nosotros, la tarjeta Heritage Card que cuesta 40 euros y permite acceder a unos 45 monumentos.

Kells Priory, cuyo nombre completo es Priory of St. Mary’s of Kells, fue fundado a finales del siglo XII por la Orden Agustina. Presenta una arquitectura similar a la de una fortaleza, debido a la necesidad de protección en una época en la que los conflictos eran comunes. Las murallas, torres defensivas y otras estructuras fortificadas son características destacadas de Kells Priory. Aunque gran parte está en ruinas, aún se pueden observar vestigios de arquitectura gótica y los detalles tallados en piedra que la adornan.

En todo el entorno del priorato se pueden ver muchas ovejas, algo que es común por toda Irlanda. Lo primero que encontramos es la gran muralla que rodeaba el priorato, de la cual se conserva la mayoría. Está considerada como uno de los monumentos medievales más grandes de Irlanda.

Kells Priory

La entrada al recinto amurallado tiene una puerta con un arco que, en su parte superior, tiene un pequeño balcón desde donde se podían defender si trataban entrar por esta puerta.

Kells Priory

La muralla tiene varias torres casas, espaciadas entre sí y repartidas a lo largo de su perímetro. Desde el aire se puede apreciar perfectamente la forma de la muralla, las torres casas y cómo parte de muralla va paralela al río Kings.

Kells Priory

En el interior del recinto se pueden recorrer las ruinas monásticas que en su día llegaron a tener un gran tamaño con muchas zonas donde los monjes realizaban su vida diaria. Aún se conservan los arcos de donde estaba ubicada la iglesia, así como restos de otras zonas.

Kells Priory

Kells Priory está situado cerca del pueblo de Kells, a unos 15 kilómetros al sur de la ciudad de Kilkenny y a unos 7 kilómetros de Jerpoint. La ubicación en sí es pintoresca, con el río Kings fluyendo cerca de las ruinas. Esta combinación de belleza natural, arquitectura, historia y ovejas  hace de Kells Priory un lugar encantador para visitar.

La entrada es gratuita, es un monumento que se puede visitar por libre y que recomendamos ya que estas ruinas son impresionantes.

Aquí dejamos este vídeo de estas ruinas  desde el aire, para poder ver su muralla:

Al dejar atrás la Abadía de Jerpoint y Kells Priory, uno no puede evitar sentirse humilde ante la grandeza del pasado y la belleza que emanan estas antiguas construcciones. Estos tesoros arquitectónicos nos recuerdan la importancia de preservar nuestra historia y cultura, de apreciar las obras maestras que han perdurado a lo largo de los siglos.

¡¡Hasta el próximo post!!