El fin de semana del 11, 12 y 13 de noviembre hemos participado, junto con otros bloggers de Madrid y otros lugares de España, a la IV Tuit Quedada Micológica, celebrada en El Barco de Ávila y organizada por Daniel López, junto con la Asociación Umbral de Gredos, el Complejo Rural La Quinta del Chocolatero y Destino Gredos.
El programa comenzó el mismo viernes 11, con la recepción de los participantes en La Quinta del Chocolatero de Navatejares, alojamiento oficial para bloggers y organizadores, para la distribución de habitaciones, adquisición de permisos de recolección de setas  y entrega de distintivos y obsequios (judías de El Barco de Ávila, pastas de mantequilla Soles de Gredos, pimentón ahumado de Candeleda El Sequero, navaja para setas, imán para la nevera con el logo de la Tuit Quedada…
Por cierto, en la habitación también había un detalle, unas tabletas de chocolate a la taza  El Canario, ya que este alojamiento era antiguamente la fábrica de chocolate de Navatejares). A continuación, nos fuimos a tomar unas raciones en el bar del pueblo para conocernos mejor y pasar un rato divertido, y después ir a descansar para afrontar con energía la siguiente jornada.
El sábado 12 el programa dio comienzo con un desayuno en el bar Al Natural, de El Barco de Ávila, situado en la Plaza Mayor que sería punto de partida para la salida micológica con el resto de asistentes inscritos como público general. Durante la ruta se encontraron algunos ejemplares de amanita muscaria (¡no comestible!), níscalos, boletus edulis… Nosotros nos hicimos con uno de estos últimos, del que daremos buena cuenta en breve.

Para reponer fuerzas, contamos con unos embutidos de Chopo y un hornazo de Horno El Cristo… ¡deliciosos!
Después, en la comida, pudimos saborear unos platos típicos abulenses que tenían como ingrediente principal las setas.
Ya por la tarde, fuimos al Museo de la Judía, donde pudimos ver una muy interesante y simpática proyección con hologramas sobre las costumbres de El Barco, sus monumentos y sus parajes naturales para visitar. También hay una extensa colección de útiles de cultivo antiguos, una recreación de una típica cocina de pueblo y paneles explicativos sobre la legumbre que da nombre a este original museo. Cabe destacar que todos los utensilios del museo fueron donaciones particulares que se hicieron al Ayuntamiento de El Barco de Ávila promotor del museo.
El Barco de Ávila qué ver y donde dormir
En la construcción del museo participo José Alfonso Benito que nos acompaño durante toda la Tuit Quedada documentando las actividades.
También pudimos aprovechar para ver la Ermita del Cristo del Caño, la Iglesia Mayor de la Asunción de Nuestra Señora, el precioso puente románico sobre el Tormes (Puente Viejo) y el Castillo de Valdecorneja.
El Barco de Ávila qué ver y donde dormir
Aún quedaba mucho de programa por delante, así que nos dirigimos hacia el Museo de la Miel Picorea, en La Carrera. Allí, Verónica Gutiérrez nos dio a conocer interesantes datos sobre la vida de las abejas, el proceso de extracción de la miel, la diferencia entre polen, propóleo y jalea real, la utilización de la miel a lo largo de la historia… ¿Sabíais que el origen de la expresión “luna de miel” viene de uno  de los usos que le daban los antiguos romanos? ¡No lo contamos para que vayáis y os lo expliquen in situ…! Fue una visita tremendamente instructiva en la que todos salimos un poco más sabios y un poco más gordos tras degustar miel de bosque y miel multifloral con queso, fresas y dulces (perrunillas y mantecados) de Horno El Cristo, con una preciosa y cuidadísima presentación.
El Barco de Ávila qué ver y donde dormir
Además, hay una tiendita en la que se pueden adquirir un montón de productos derivados de las abejas, como cosméticos a base de miel, velas de cera, tarros de miel de diversas variedades…
Después regresamos a La Quinta del Chocolatero para asistir a una cata de vinos para bloggers y organizadores, acompañados por productos típicos de Ávila Auténtica: embutidos, quesos, empanadas, membrillo, yemas de Santa Teresa con anís…
Y para terminar el sábado, también hubo una sesión de charla astronómica con observación nocturna de estrellas, a cargo de la Asociación Boreas Acimut, amenizada con un chocolate calentito de parte del Ayuntamiento de Navatejares. Aunque  el cielo estuvo nublado, la instructiva charla suplió con creces todas las expectativas.
El domingo comenzó nuevamente con un desayuno cortesía de Al Natural. Después, nos dirigimos en el bus promocional de la Diputación de Ávila un paseo por la ribera del río Tormes, en la que Rodrigo García nos ilustró sobre la flora y fauna que se puede encontrar en la zona.
El Barco de Ávila qué ver y donde dormir
Después, el bus nos trasladó al Museo de la Trashumancia en Navalonguilla, que cuenta con una gran colección de objetos relacionados con este tipo de pastoreo y en el que nos explicaron la función de algunos de ellos.
Y, para finalizar el programa del domingo, antes de comer el bus nos llevó a la Fábrica de Sidra El Pomar de Gredos, en Hermosillo. Allí, el propietario, Esteban del Dedo, nos explicó el proceso de fabricación de la sidra, los tipos de manzanas utilizados y, sobre todo, las innovaciones que lleva a cabo, como sal de sidra o licor de vino.
¡¡Y todavía nos queda seleccionar nuestras mejores fotos para participar en un concurso cuyo premio será un fin de semana en Casas Rurales Los Loros y un lote de productos típicos!! ¿Se puede pedir más?
Nuestro más sincero agradecimiento a Daniel López (@gredosdaniel), Victoria Cacharron y su marido Rodrigo García de La Quinta del Chocolatero (@qchocolatero), José Alfonso Benito (@promturismo) y a todos los organismos e instituciones, empresas y pequeños productores que, con su colaboración y aportaciones, han hecho posible este fantástico fin de semana, disfrutando de bonitos paisajes, estupenda comida y en una compañía inmejorable.
¡¡Hasta el próximo post!!
IV Tuit Quedada Micológica – EL Barco de Ávila
5 (100%) 1 vote