Durante el mes de mayo, en el marco de la #TuitQuedadaOrnitoCyL, hemos tenido la oportunidad de visitar Ornitocyl, la feria de Ornitología y Ecoturismo de Castilla y León, que celebraba su segunda edición y que tuvo lugar en Herradón de Pinares, Comarca de Ávila (Valle de Amblés y Sierra de Ávila), provincia de Ávila.

El objetivo de esta feria es fomentar el desarrollo del municipio y mostrar su potencial para el turismo ornitológico, pues Herradón de Pinares cuenta con más de 180 especies de aves y pájaros; además, está incluido en la Red Natura 2000 como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Visita a la feria Ornitocyl

La feria tuvo lugar en unas carpas situadas en una gran explanada de muy fácil acceso, ya que sólo hubo que seguir los carteles indicativos y dejar el coche en un gran espacio habilitado al efecto. En las carpas estuvieron numerosos expositores relacionados con el sector, como empresas de equipos fotográficos, artistas, fotógrafos, asociaciones… que dieron a conocer sus iniciativas y proyectos. Además, hubo diversas actividades como exposiciones fotográficas, conferencias, talleres, demostraciones prácticas… sin olvidar a los más pequeños, que incluso participaron en un concurso de dibujo.

Nosotros pudimos participar en varias de estas actividades:

  • Taller macro creativo de fotografía a cargo de Luca García y patrocinado por Olympus, en el que el jovencísimo artista explicó trucos para fotografías macro de flores y pequeños animales.

  • Visitamos el stand del ayuntamiento del pueblo abulense de Madrigal de las Altas Torres, en el que había una televisión con las imágenes en directo de la cámara que enfoca al nido de una pareja de cigüeñas que se ha hecho famosa por salir en televisión. Así que pudimos ver a la pareja, Germán e Isabel, con dos de los cinco pollos que han tenido este año, Castilla y Madrigal; un tercero se encuentra en un centro de recuperación y los otros dos no consiguieron salir adelante ☹ Además, nos hablaron sobre el patrimonio histórico-artístico del pueblo, ¡nos lo apuntamos para conocerlo! Ver en directo aquí abajo

  • Taller de disección de egagrópilas. Al principio éramos un poco reticentes, por aquello de la disección y porque no sabíamos lo que eran una egagrópila… Pues bien, se trata de una especie de bola de pelos y huesos que algunas aves carnívoras regurgitan tras digerir las partes blandas de sus presas, tales como pajarillos o pequeños roedores; así se pueden obtener datos sobre la alimentación de estas aves, así como sobre las especies de la zona. Con el concepto ya claro, nos dispusimos a diseccionar una de esas bolas, quitando pelos y encontrando un pequeño cráneo de roedor y huesecillos de su cola. ¡La verdad es que nos resultó super interesante!

  • Visitamos el stand de Doñana Visitas, en el que, a través de una increíble experiencia con gafas de realidad virtual, nos mostraron todos los ecosistemas que se pueden ver en el maravilloso Parque Nacional de Doñana que es hábitat, entre otros, de numerosas especies de aves.

Ornitocyl 2019 - #TuitQuedadaOrnitoCyL

  • Conocimos Basuraleza, un interesantísimo y super necesario proyecto liderado por Libera, la iniciativa de SEO/Birdlife en alianza con Ecoembes para liberar a la naturaleza de basura. ¡Ojalá podamos colaborar con este proyecto para aportar nuestro granito de arena y contribuir a limpiar un trocito de naturaleza!
  • Visitamos las carpas de las empresas de fotografía, en las que pudimos conocer las novedades en cuanto a objetivos, telescopios, accesorios para móviles… ¡Una pasada!

Ornitocyl 2019 - #TuitQuedadaOrnitoCyL

Visita a las lagunas de El Oso

Todas las actividades anteriores tuvieron lugar en las carpas de la feria, pero además había un montón de actividades complementarias, como rutas guiadas, avistamiento de aves desde observatorios, travesías, anillamiento científico de aves…

Nosotros participamos en una observación guiada en las lagunas de El Oso, con prueba de equipos Swarovsky Optik y posterior visita al Centro de Interpretación Lagunas de La Moraña.

La Reserva Ornitológica de las lagunas de El Oso es un conjunto de humedales de tipo estepario, tanto por su ubicación en un entorno árido y salino como por sus ciclos de inundación-desecación. Estas características convierten a las lagunas en un lugar óptimo para la conservación de determinadas especies vegetales y, sobre todo, para el refugio de aves migratorias.

Por la mañana temprano llegamos al observatorio de la fábrica de aguas, ubicado a algo más de un kilómetro desde el centro del pueblo. Desde allí, gracias a algunos telescopios que se instalaron en el lugar, pudimos observar las aves que estaban en ese momento: ánades reales, avefrías, cigüeñuelas, fochas, ortegas, un tarro blanco y hasta un aguilucho lagunero. ¡Fue una experiencia muy instructiva!

Después fuimos al Centro de Interpretación Lagunas de La Moraña, situado en el pueblo de El Oso. Hay que indicar que el nombre de El Oso proviene de un verraco vetón de granito, situado en la plaza del pueblo y denominado con ese nombre, aunque puede que más bien represente un cerdo. El Centro de Interpretación fue inaugurado en mayo de 2017 y está ubicado en un edificio singular, de construcción moderna, pero con una llamativa torre de inspiración mudéjar; además, cuenta con una estructura metálica a modo de mirador que está orientada hacia las lagunas.

En el Centro se pueden ver varios espacios distribuidos en dos plantas, como uno principal en el que se explican los tipos de aves de las lagunas o lo que es un hide (observatorio camuflado); además, hay una pantalla en la que se ven en directo las aves de las lagunas, gracias a una cámara situada estratégicamente. También hay una sala de audiovisuales, una sala de migración y una original sala dedicada al mundo de la noche.

La visita resultó un complemento excelente a la visita de las lagunas, así que es más que recomendable; la entrada solo cuesta 3 euros.

En El Oso también se puede visitar un museo al aire libre, distribuido por las calles y compuesto por varias esculturas contemporáneas sobre la historia, la tradición y la gente del lugar.

Así terminó nuestra visita a la feria Ornitocyl, un punto de encuentro para los amantes de las aves y de la naturaleza en general. Y, además, muy cerca de Madrid.

Y como colofón a la feria, también pudimos disfrutar de una visita guiada nocturna por la ciudad de Ávila, a cargo de la Asociación de Guías Oficiales de Ávila, para conocer su muralla y monumentos más representativos.

¡¡Hasta el próximo post!!