Olot es una localidad situada al noroeste de la ciudad de Gerona, atravesada por el río Fluviá y capital de la comarca de La Garrotxa. Es un lugar que sobresale por su entorno natural de origen volcánico; fue destruida como consecuencia de unos terremotos ocurridos en 1427 y 1428. Actualmente se encuentra dentro del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa y en su término municipal hay cuatro volcanes. Pero la ciudad también tiene un interesante patrimonio para descubrir.

¿Os gustaría conocerlo?

Qué ver en Olot

Día 1 – Olot

Lo dedicamos a conocer la ciudad:

Iglesia y claustro del Carmen

La iglesia forma parte del convento de Nuestra Señora del Carmen, que fue construido en el siglo XVI para que los Carmelitas de Gerona se establecieran en Olot. Tiene un bonito claustro renacentista de dos alturas, del siglo XVII, en el que actualmente está la Escuela de Arte.

Iglesia de Sant Esteve (San Esteban)

Este gran templo, uno de los emblemas de la ciudad, fue construido en el siglo XVIII sobre otro anterior románico que fue derribado en un terremoto en el siglo XV. Su fachada es neoclásica con tres hornacinas vacías, que tuvieron estatuas de San Esteban, San Valentín y Santa Sabina pero que fueron destruidas. Tiene un elegante campanario, que iba a ser hermano de otro al otro lado de la fachada, pero que nunca se llegó a construir.

Qué ver en Olot

Antiguo Hospital Sant Jaume (San Jaime)

Este edificio fue construido a principios del siglo XIV, pero en otro emplazamiento, y en sus inicios estuvo dedicado a la atención de los peregrinos. Tras los terremotos del siglo XV, se levantó el edificio actual en el siglo XVI. Destaca su portada renacentista y un patio con arcos en un lado. Hoy en día alberga la oficina de turismo.

Qué ver en Olot

Antiguo Hospicio Museo de La Garrotxa

El antiguo Hospicio fue construido a finales del siglo XVIII. En su interior hay dos patios separados por una capilla; uno de estos patios es de estilo neoclásico y tiene tres pisos de arcos. En el tercer piso está el Museo de La Garrotxa, dedicado a la actividad artística de la comarca desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XX; puede verse la evolución de la llamada Escuela de Olot, formada por pintores paisajistas que se inspiraron en los bellos alrededores de la ciudad.

Ruta del Modernismo

En las primeras décadas del siglo XX se levantaron varios edificios modernistas cuyas fachadas decoradas son realmente llamativas y merecen unos momentos de atención para apreciar todos sus detalles decorativos. ¡Es una ruta que merece mucho la pena! Algunos de estos edificios modernistas son:

Casa Pujador: bonito edificio que hace esquina, con un gran balcón y una torre.

Casa Escubós: edificio de color verde que es el resultado de la reforma de una antigua vivienda del siglo XVII.

Casa Gassiot: edificio amarillo con arcos neogóticos en el que destaca la escultura La Radiología, en referencia a la profesión del dueño del edificio, que era médico.

Casa Solá-Morales: su fachada tiene una espectacular decoración vegetal. En la parte superior del edificio hay una bonita galería porticada con doce columnas y en la parte baja una balconada con dos preciosas cariátides.

Casa Gaietà Vila: espectacular edificio que recuerda a los castillos medievales. Es muy llamativo por su color granate y sus preciosas ventanas y almenas de la parte superior.

Parc Nou (Parque Nuevo)

Se trata de un gran jardín con zonas boscosas formadas por diversas especies de arbustos y de árboles, algunos de estos últimos de más de 200 años de antigüedad. En su interior está la Torre Castanys, un palacete de inspiración hindú del siglo XIX que alberga el Museo de los Volcanes y el Centro de Información del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa.

Reserva Natural del volcán Montsacopa

El volcán Montsacopa está situado en el centro de Olot, por lo que es un mirador perfecto de la ciudad. Su cráter circular se formó tras una única erupción hace 100000 años, y se puede bordear caminando; de hecho encontramos varias personas haciendo deporte e incluso tai chi. Para llegar hasta el cráter, hay que caminar por el llamado Viacrucis, un sendero ascendente.

Una vez en el cráter, que mide 120 metros de diámetro y 12 de profundidad y está cubierto de vegetación, se puede descender hasta el centro.

Qué ver en Olot

En su borde encontramos dos torreones y una iglesia. Los torreones son las torres de Sant Francesc (San Francisco), que tuvieron un papel defensivo de la ciudad durante las Guerras Carlistas.

Qué ver en Olot

La iglesia es la capilla de Sant Francesc, la única que queda de las tres que había antiguamente en el interior de un castillo que levantaron los franceses en el cráter.

Estos fueron los principales puntos que vimos durante nuestro paseo por Olot. Pero la ciudad tiene más atractivos: Santuario de la Virgen del Tura, Museo de los Santos, Casa-Museo Can Trincheria, restos de la muralla carlina del siglo XIX, una ruta de fuentes en las afueras…

Día 2 – Alrededores de Olot

Lo dedicamos a conocer algunos lugares de los alrededores:

Volcán Croscat

A pocos kilómetros de Olot, por la carretera GI-524, nos dirigimos a conocer el talud del volcán Croscat. Antes de llegar, yendo por la misma carretera se pasa por la Fageda d’en Jordà (hayedo de Jordá), una reserva natural de hayas que crecen sobre la colada de lava del volcán Croscat; no nos detuvimos porque encontramos el aparcamiento (de pago) lleno de autocares de turistas, pero tomamos nota para una futura visita… ¡en otoño tiene que ser espectacular!

Llegar al volcán Croscat fue algo complicado, pues no encontramos indicaciones y tuvimos que guiarnos con el navegador a través de pequeños caminos asfaltados entre fincas privadas… Cuando ya no pudimos continuar en coche, lo dejamos aparcado  a un lado y continuamos a pie un pequeño tramo. Por donde llegamos nosotros no pudimos subir al volcán por encontrarlo rodeado por una valla, pero pudimos verlo desde bastante cerca:

Qué ver en Olot

Después supimos que se puede llegar caminando por el itinerario número 15, de unos 3 kilómetros de longitud, que sale desde el aparcamiento del volcán Santa Margarida.

Como curiosidad, decir que el cono de este volcán es el más grande de la península y su aspecto se debe a diversas extracciones de materiales que realizó una empresa hasta que se creó el Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa.

Santa Pau

No quisimos perder la ocasión de conocer este precioso pueblo medieval, así que fuimos hasta allí pero, como tiene bastante para ver, os lo contamos en otro post

Qué ver en Olot

Cerca de Olot

En las afueras de la ciudad están el parque Pedra Tosca, los humedales de la Moixina, y los volcanes Montolivet, Garrinada y Bisaroques.

A pocos kilómetros hacia el norte, encontramos Sant Joan Les Fonts, donde se pueden hacer un par de rutas para ver coladas basálticas.

Más adelante, está Castellfullit de la Roca, construido sobre una característica cinglera basáltica, que nos deja esta impresionante imagen:

Qué ver en Olot

Y así concluye nuestra visita a Olot y a algunos de sus lugares más próximos para visitar. ¿Ya los conocéis? ¿Cuáles más nos sugerís?

¡¡Hasta el próximo post!!

Rebeca Gavilán Yela
Síguenos en