Massalia fue un importante puerto griego allá por el año 600 a.C., que hace de Marsella la ciudad más antigua de Francia. Actualmente, es una de las urbes más multiculturales del país, manteniendo el puerto su importancia en Europa, solamente por detrás de Roterdam y Amberes. Y con un rico patrimonio para descubrir. Pero ¿Sabes qué ver en Marsella en un día?

¿Nos acompañas?

Qué ver en Marsella en un día

Escalera monumental de la estación Saint-Charles

Bonita escalinata de 104 escalones para acceder a la estación central de la ciudad. Fue construida en el siglo XX y tiene dos pilones en el nivel superior, diversas esculturas en los niveles centrales y preciosas estatuas en el nivel inferior que representan las colonias francesas en otros continentes, como Asia o África.

Porte d’Aix

Es el arco del triunfo de la ciudad, construido en el siglo XIX en honor a las victorias francesas en diversas contiendas. Está situado en lo que antiguamente era el acceso a la ciudad desde Aix-en-Provence. La verdad es que es precioso, pero está en una zona no muy recomendable.

Le Panier

Se trata del barrio más antiguo de la ciudad, puesto que data de la época griega. Tiene encantadoras callejuelas con pequeñas tiendas y restaurantitos que lo hacen muy turístico.

En este barrio encontramos La Vieille Charité, una construcción de estilo barroco levantada entre los siglos XVII y XVIII que sirvió de albergue para personas pobres y sin hogar; destacan los arcos que rodean una capilla con cúpula ovalada.

Alberga un museo de arqueología con una importante colección de piezas egipcias.

Cathédrale Sainte-Marie-Majeure (Nouvelle la Major)

Impresionante edificio de estilo bizantino construido a finales del siglo XIX, casi a orillas del Mediterráneo. Son preciosas sus cúpulas y las torres de la fachada, así como las franjas horizontales combinación de piedra verde y mármol. El interior también es muy bonito y se puede visitar sin coste alguno.

Adosada hay una iglesia románica del siglo XII de piedra rosácea, èglise de la Vieille Major, que fue la antigua catedral.

Fort Saint-Jean

Construido en el siglo XII, fue ocupado más tarde por la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén (caballeros de Malta). Se conserva bastante bien, estando en pie una torre cuadrada, la del rey René, y una redonda, llamada del Fanal, del siglo XVII.

View this post on Instagram

Fort Saint-Jean en #Marsella, construido en el siglo XII, fue ocupado más tarde por la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén (caballeros de Malta). Se conserva bastante bien, estando en pie una torre cuadrada, la del rey René, y una redonda, llamada del Fanal, del siglo XVII. @Choosemarseille #Choosemarseille #hello_worldpics #globaltravelers #discovereearth #theglobewanderer #101motivosparaviajar #roamtheplanet #travelawesome #traveladdict #travelstoke #beautifulplace #amazingview #wonderfulplace #beautifuldestinations #amazingplaces #best_worldplaces #wanderlust #worldtravel #travelcouples #instatraveling #igtravel #lifeofadventure #travelgram #aroundtheworld #travelaroundtheworld #lovetraveling #mochilerosig #Skyscannerespañol

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Al lado, unido por una pasarela, está el MuCEM-Musée des Civilisations de l’Europe et de la Méditerranée. Y enfrente, al otro lado del puerto viejo, otro fuerte, el de Saint-Nicolas.

Église Saint-Laurent

De estilo románico provenzal del siglo XIII, fue parroquia de pescadores por estar en el barrio donde estos vivían. Está construida con piedra caliza rosa y tiene un bonito campanario del siglo XVII. Desde la placita de enfrente se tienen unas bonitas vistas del puerto viejo.

Vieux Port

Es el barrio más concurrido de la ciudad, con montones de restaurantes y tiendas de souvenirs. ¡Es un imprescindible pasear por aquí! En él encontramos el edificio del Ayuntamiento, en cuya parte trasera hay un gran arco con un toro y un león, figuras que aparecen en el escudo de la ciudad. Hay un pequeño ferry que cruza de un muelle a otro en menos de 5 minutos, y que recorre una de las distancias más cortas del mundo, ni siquiera 300 metros.

View this post on Instagram

Vieux Port en #Marsella es el barrio más concurrido de la ciudad, con montones de restaurantes y tiendas de souvenirs. ¡Es un imprescindible pasear por aquí! En él encontramos el edificio del Ayuntamiento, en cuya parte trasera hay un gran arco con un toro y un león, figuras que aparecen en el escudo de la ciudad @Choosemarseille #Choosemarseille #amazingplaces #amoviajar #aroundtheworld #backpacker #beautifulviews #exploringtheglobe #igersviajeros #ilovetravel #instatravel #mochilerosig #lugaresimperdibles #pasionporviajar #travelbloggerlife #best_worldplaces #travelblogger #travelcouple #travelgram #traveltheworld #travelphotography #viajaresvivir #viajeros #wanderlust #viajes #Viajarlibre #Skyscannerespañol

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Musée des Docks Romains

Lo descubrimos por casualidad paseando por las callejuelas del Puerto Viejo y nos quedamos asombrados. En pleno centro de la ciudad está esta colección de restos de dolia o grandes vasijas romanas de barro cocido que servían principalmente para almacenar alimentos. También hay ánforas griegas y romanas, restos de una embarcación, instrumentos marinos como anclas encontrados bajo el mar y hasta un mosaico. Y lo mejor… ¡la entrada es gratuita!

Cerca encontramos la Maison Diamantée, un palacete construido a finales del siglo XVI y principios del XVII y llamado así por las piedras de su fachada, talladas en forma de diamante., y la Église des Accoules, con una torre campanario que es monumento histórico.

Qué ver en Marsella en un día

Rue la Canebière

Es una calle bastante larga que sale del Puerto Viejo en dirección contraria al mar; tiene preciosos edificios como el Palais de la Bourse (que alberga el museo de la Marina), el Hôtel du Louvre et de la Paix (que hoy es una tienda C&A), el del antiguo Grand Hôtel (que ahora es comisaría)…

View this post on Instagram

Rue la Canebière en #Marsella, Es una calle bastante larga que sale del Puerto Viejo en dirección contraria al mar; tiene preciosos edificios como el Palais de la Bourse (que alberga el museo de la Marina), el Hôtel du Louvre et de la Paix (que hoy es una tienda C&A), el del antiguo Grand Hôtel (que ahora es comisaría)… #viajerosporelmundo #beatifuldestinations #hello_worldpics #landscapephotography #travelstoke #travel #traveling #travellife #travelawesome #travelaroundtheworld #travelplanet #viajes #viajeros #viajaresvivir #instaphotos #instatravel #instagramers #lugaresconencanto #pictureoftheday #pictureperfect #passionpassport #travellove #picofday #viajaresvivir #mochilerosig #Viajarlibre #Skyscannerespañol

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Como curiosidad, en esta calle hay una maravillosa y gigante tienda de especias del mundo en la que se puede pasar un buen rato curioseando entre sus cientos de productos…

Si seguimos caminando hasta un cruce de varias calles en el que está la Église Saint-Vincent de Paul y cruzamos para continuar por la Rue Consolat, llegaremos al espectacular Palais Longchamp, con una magnífica fuente y un parque; alberga dos museos: Musée des Beaux Arts y Musée d’Histoire Naturelle.

Qué ver en Marsella en un día

Otras cosas que ver y hacer en Marsella pueden ser:

  • Curiosear en las tiendas de jabones: hay varias por el Puerto Viejo; resulta fascinante observar las pastillas de jabón dispuestas por olores y colores, cubriendo paredes enteras. Es imposible resistirse a la tentación de comprar aunque sea una pastilla.

Qué ver en Marsella en un día

  • Tomar un helado de vainilla negra en la heladería del mismo nombre, que está al lado del Museo de los Muelles Romanos.

Qué ver en Marsella en un día

  • Pasear por la Place aux Huiles, con una fuente y muchos restaurantes.
  • Visitar el simpático museo del Jabón.

Qué ver en Marsella en un día

  • Visitar la abadía Saint-Victor, de estilo fortificado, románico de los siglos XII y XIII.
  • Llegar hasta el otro extremo del puerto, al Palais du Pharo, y admirar las vistas del fuerte Saint-Jean y la catedral a lo lejos.

View this post on Instagram

Palais du Pharo en #Marsella

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

  • Subir hasta la basílica de Notre-Dame de la Garde, que recuerda a la catedral por su estilo bizantino y las franjas de su fachada. Está en lo alto de una colina, pero se puede llegar en coche y en el autobús urbano número 60 desde el Puerto Viejo.

View this post on Instagram

Notre-Dame de la Garde en #Marsella, que recuerda a la catedral por su estilo bizantino y las franjas de su fachada. Está en lo alto de una colina, pero se puede llegar en coche y en el autobús urbano número 60 desde el Puerto Viejo. @Choosemarseille #Choosemarseille #hello_worldpics #globaltravelers #discovereearth #theglobewanderer #101motivosparaviajar #roamtheplanet #travelawesome #traveladdict #travelstoke #beautifulplace #amazingview #wonderfulplace #beautifuldestinations #amazingplaces #best_worldplaces #wanderlust #worldtravel #travelcouples #instatraveling #igtravel #lifeofadventure #travelgram #aroundtheworld #travelaroundtheworld #lovetraveling #mochilerosig #Skyscannerespañol

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Como curiosidad, frente a la basílica hay una escultura de la Pasión de Cristo igual a otra que hay en el interior de la catedral.

Si se tiene más tiempo, algunas visitas muy recomendables son:

  • Castillo de If: Situado en la isla del mismo nombre, que pertenece al archipiélago de las Frioul. Fue una prisión muy famosa por tener como prisionero al Conde de Montecristo en la novela de Alejandro Dumas. Se puede ir en un barquito que tarda unos 20 minutos.

  • Museos de la ciudad: Además de los ya mencionados, tenemos, por ejemplo, el museo de Historia, que tiene una extensión al aire libre, Jardin des Vestiges, con restos griegos que se pueden ver libremente.
  • Playas, como Anse les Catalans; más en las afueras están Plage du Prado, Plage de l’Huveaune, Plage Borely, Plage de Bonneveine… todas ellas en los alrededores del hipódromo.
  • Conocer el Parc National des Calanques, al sur de la ciudad, con sus calas de aguas turquesas.

Gastronomía

En Marsella podemos degustar la típica bouillabaisse en los múltiples restaurantes del Puerto Viejo, pero eso sí, a precios poco asequibles… ¡Llegamos a ver una por 120 euros! También podemos ver en las pastelerías unos dulces llamados navettes, que son como bizcochos secos.

View this post on Instagram

En Marsella podemos degustar la típica bouillabaisse en los múltiples restaurantes del Puerto Viejo, pero eso sí, a precios poco asequibles… ¡Llegamos a ver una por 120 euros! También podemos ver en las pastelerías unos dulces llamados navettes, que son como bizcochos secos. #viajerosporelmundo #beatifuldestinations #hello_worldpics #landscapephotography #travelstoke #travel #traveling #travellife #travelawesome #travelaroundtheworld #travelplanet #viajes #viajeros #viajaresvivir #instaphotos #instatravel #instagramers #lugaresconencanto #pictureoftheday #pictureperfect #passionpassport #travellove #picofday #viajaresvivir #mochilerosig #Viajarlibre #Skyscannerespañol

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

¿Cómo llegar a Marsella?

Muy fácil. En avión hasta el aeropuerto de Marsella-Provenza o en tren AVE hasta la estación Saint-Charles, opción que escogimos nosotros. Si se llega en avión, para ir hasta la ciudad hay dos formas: en bus navette, directamente hasta la estación Saint-Charles, o en bus gratuito hasta la estación de Vitrolles y después en tren hasta la estación de Saint-Charles; esta opción es bastante más lenta y aunque es algo más barata, pensamos que no merece la pena la diferencia de precio ni los posibles retrasos que puede sufrir el tren que pueden llegar a doblar el tiempo del trayecto.

¿Dónde dormir en Marsella?

Como nuestro tren llegaba en la noche a Marsella, elegimos un hotel al lado de la estación de trenes, en esta zona hay varios. Si quieres reservar tu alojamiento lo puedes hacer desde aquí.

Booking.com

Con todo esto sitios ¿Ya tienes idea de qué ver en Marsella en un día? ¿Qué os ha parecido Marsella? A nosotros nos gustó mucho aunque, como de costumbre, nos quedaron cosas por descubrir.

¡¡Hasta el próximo post!!