Pastrana es una villa situada en la comarca de Alcarria de Guadalajara, a menos de una hora y media de Madrid, por lo que es una escapada perfecta para pasar el día. La historia de la villa está ligada a la princesa de Éboli y duquesa de Pastrana, Ana de Mendoza y de la Cerda, célebre por el parche en su ojo derecho, aunque la villa fue fundada en el siglo XIII por la Orden de Calatrava como aldea de repoblación tras la expulsión definitiva de los árabes.

Palacios, conventos y casonas se mezclan con viviendas de arquitectura popular en las calles estrechas y hacen que el lugar fuese declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1966, además de estar en la red de pueblos más bonitos de España en 2020.

¿Nos acompañas a conocer sus monumentos más importantes?

Qué ver en Pastrana

Palacio Ducal

Es el monumento más famoso de Pastrana. Se trata de un edificio sobrio, de estilo renacentista, construido en piedra en el siglo XVI por el arquitecto Alonso de Covarrubias bajo la orden de Doña Ana de la Cerda, abuela de la princesa de Éboli, que compró la villa al rey Carlos I.

Pastrana

En la Torre de Levante estuvo retenida entre 1581 y 1592, prisionera del Rey, la princesa viuda de Éboli en compañía de su hija Ana de Silva y las doncellas. Cuenta la leyenda que sólo tenía permitido asomarse una hora al día a la reja que da a la plaza de armas; de ahí el nombre de esta plaza, “de la hora”.

El edificio tiene planta cuadrada con torres en las esquinas, un patio central y un jardín trasero. Pero lo más sobresaliente de este palacio es el conjunto de magníficos artesonados de su interior, que solo puede conocerse con visita guiada. Estos artesonados son de estilo plateresco y fueron diseñados también por Alonso de Covarrubias; se encuentran en la capilla, la antesala, la celda de la princesa y el salón del trono.

También destacan los azulejos toledanos de las paredes, de estilo mudéjar.

Pastrana

Plaza de la Hora

Es una gran explanada cuadrada que se abre frente al Palacio Ducal y en ella se celebraron paradas militares, recibimientos nobles o incluso espectáculos taurinos. Como ya hemos mencionado, debe su nombre a la reja de la hora, por la que se asomaba durante este tiempo la princesa de Éboli cuando estuvo prisionera. Tiene el lado sur abierto hacia el valle del arroyo de Arlés.

Pastrana

Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción

Este templo tiene su origen en una iglesia románica del siglo XIII construida por los caballeros de la Orden de Calatrava. El actual fue construido a finales del siglo XIV y ampliado en el siglo XVII. La iglesia tiene 2 naves laterales de estilo gótico, siendo la central románica. Tiene 18 retablos, destacando el retablo mayor, que tiene 10 cuadros de santas mártires.

Pastrana

También hay un precioso coro con sillería de madera de nogal, en el que se guarda el catafalco de los duques de Pastrana, y un órgano barroco del año 1704 con 900 tubos.

Bajo el presbiterio de la iglesia se encuentra la cripta, que tiene forma de cruz latina y alberga varias urnas funerarias, entre las que están las de los duques de Pastrana, Ana de Mendoza y Ruy Gómez de Silva. Al fondo de la cripta está la tumba de su hijo varón menor, fray Pedro González de Mendoza, tras haber estado enterrado bajo el altar mayor durante más de 200 años.

Pastrana

Las urnas de color rojizo provienen de la cripta de los duques del Infantado, en el convento de Santo Domingo de Guadalajara. En ellas descansan los restos de varios miembros de la familia Mendoza, como el primer marqués de Santillana, don Íñigo López de Mendoza.

Museo Parroquial

En la colegiata también está el museo Parroquial, inaugurado en 2014 y que una espléndida colección de tapices. En una primera sala hay 4 tapices gótico-flamencos de finales del siglo XV, elaborados con seda y lana en Bélgica y encargados por Alfonso V de Portugal para conmemorar las conquistas de Tánger y Asilah o Arcila: El desembarco de Arcila, El cerco de Arcila, El asalto de Arcila y La toma de Tánger.

Pastrana

En una segunda sala se pueden admirar 2 tapices que representan la conquista de la también localidad marroquí de Alcázar Seguer, igualmente por Alfonso V. En esta sala también hay cuadros, esculturas, códices y un gran mueble de madera, en cuyos cajones se guardan vestimentas religiosas.

Pastrana

Por último, en una tercera sala o sala capitular hay varios cuadros y esculturas, así como piezas de orfebrería, destacando una custodia procesional de plata del siglo XVII o un retablillo de la Piedad de marfil del siglo XVII.

Muralla y arco de San Francisco

Este arco de medio punto es una de las puertas que tenía la villa amurallada allá por el siglo XIV, cuando Pastrana estaba bajo el dominio de la Orden de Calatrava y tuvieron lugar diversas guerras internas en el reino de Castilla. En la parte superior del arco se puede ver una imagen del rostro de Cristo junto con un farolillo que la ilumina por las noches.

Pastrana

Existieron hasta 8 puertas y portillos de acceso, pero actualmente no se conserva ninguno de ellos.

Calle de la Palma

En esta calle encontramos varias casonas de hidalgos y labriegos enriquecidos, todas ellas del siglo XVII, como la Casa de la Inquisición, la casa de los Burgo y la casa del Caballero Calatravo, esta última con un típico portón semicircular y un escudo.

Sinagoga judía

En la calle de La Palma también está lo que fue la sinagoga, fácilmente reconocible por la simbología de la fachada: grabados mudéjares sobre estuco, donde se puede apreciar la estrella de David de 6 puntas.

Pastrana

Fuente de los Cuatro Caños

Bonita fuente del siglo XVI con un pilón octogonal y 4 caños de los que mana el agua, de ahí su nombre, orientados según la rosa de los vientos.

Pastrana

Palacio Viejo

Se trata del único edificio que fue construido fuera de la muralla medieval, como hospedería de la Orden de Calatrava. Tiene una bonita portada gótica.

Pastrana

Conventos

En Pastrana hay 3 conventos, fundados por Santa Teresa de Jesús:

  • Convento de San José: construido en el siglo XVI, en la actualidad está habitado por una reducida comunidad de monjas franciscanas concepcionistas.
  • Convento de San Francisco: situado extramuros, fue construido en el siglo XV. En su fachada hay 5 arcos, sobresaliendo la espadaña de la iglesia. Hoy en día alberga un restaurante.
  • Convento del Carmen: construido en el siglo XVI, está situado a 2 kilómetros al sur de Pastrana. El conjunto del convento incluye la ermita de San Pedro, la Ermita de Santa Teresa o del Santo Sordo y el cenobio o Cueva de San Juan de la Cruz.

Otros

Aunque ya hemos visto un montón de monumentos interesantes, todavía quedarían algunos más, como la casa del Concejo, que es el actual Ayuntamiento, la casa de los Canónigos, donde vivieron los clérigos capitulares de la Colegiata, o la casa del Deán, que es un palacio del siglo XVII que fue construido como hospital y vivienda del clérigo de la Colegiata.

Además, está el barrio del Albaicín, ubicado extramuros, en el que vivieron 200 doscientas familias de moriscos expatriados de las Alpujarras durante el siglo XVI; de ahí el nombre igual que el del famoso barrio de la ciudad de Granada. Aquí encontramos la casa de Moratín, en la que residió el famoso escritor a finales del siglo XVIII.

Museos

Además del ya mencionado Museo parroquial, están también el Museo V Centenario Santa Teresa y el Museo de Historia Natural.

Qué comer en Pastrana

La gastronomía del lugar es la típica de la Alcarria: migas, revuelto de morcilla, pisto manchego, cordero, cabrito, morteruelo manchego… Entre los dulces destacan los dobladillos y las yemas de Santa Teresa; cómo no, la miel tiene un papel protagonista.

View this post on Instagram

Comida en #Pastrana

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Alrededores de Pastrana

A pocos kilómetros, hacia el sur, está la localidad de Zorita de los Canes, con un bonito castillo, y el Parque Arqueológico de Recópolis, antigua ciudad visigoda.

Nosotros disfrutamos mucho nuestro recorrido por Pastrana, villa ducal. ¿La conocéis?

¡¡Hasta el próximo post!!