Alicante es una bonita ciudad bañada por el Mediterráneo, situada en la bahía formada entre el Cabo de las Huertas y el de Santa Pola, y capital de la turística Costa Blanca.

Su origen se traslada al siglo III a. C., cuando los poblados íberos crearon un asentamiento llamado Leukante o Leukanto en la zona alta de la ciudad. Los romanos la llamaron Lucentum y los musulmanes Medina Laqant o Al-Laqant. El que después sería Alfonso X el Sabio la conquistó en el siglo XIII para la corona de Castilla y Jaime I la incorporó al Reino de Valencia en el siglo XIV. Fernando el Católico le otorgó el título de ciudad en el siglo XV, comenzando un periodo de prosperidad económica gracias al creciente auge del comercio marítimo al ser el puerto natural de Castilla. Tras diversos conflictos bélicos en el siglo XVII, se inició una recuperación que se vio favorecida por la llegada del ferrocarril en a mediados del siglo XIX.

Hoy en día, Alicante tiene un rico patrimonio histórico y cultural que, unido a sus playas y a su clima, la han convertido en uno de los principales destinos turísticos de España e incluso de Europa.

Qué ver en la ciudad de Alicante

Explanada de España

Este paseo peatonal jalonado de palmeras, que discurre paralelo al puerto, es uno de los símbolos de la ciudad y la zona más concurrida e día y de noche, con sus numerosos restaurantes y heladerías. Es característico su suelo tricolor negro, rojo y blanco, simulando olas marinas, con más de seis millones de teselas. Aquí se pueden ver bonitos edificios como la Casa Carbonell, del año 1925.

Puerto de Alicante

En el inicio de la Explanada de España comienza también la Explanada del Puerto, con una gran oferta de bares, restaurantes y vida nocturna. Tiene unas curiosas columnas que estuvieron en el antiguo edificio de Junta del Puerto – Comandancia de Marina.

ciudad de Alicante

En la confluencia de ambas explanadas, la plaza Puerta del Mar, estuvo la antigua puerta del mismo nombre, abierta en la muralla medieval en el siglo XVI y flanqueada por los dos torreones de Monserrate.

Plaza de Gabriel Miró

Situada a escasos metros de la Explanada de España, es un homenaje al escritor alicantino del mismo nombre. Cuenta con varios ficus centenarios y la fuente monumental de La Aguadora, realizada para conmemorar la llegada del agua desde Sax en 1898. También es conocida como Plaza de Correos porque allí se ubica la Sede de Correos en un precioso edificio restaurado.

ciudad de Alicante

Murallas

El sistema defensivo de la ciudad estaba formado por un triple anillo de murallas construidas en distintas épocas. El primero tuvo origen musulmán y se fue derribando por el crecimiento de la población.  El segundo se construyó y se reforzó entre los siglos XIII y XIV, bajo el reinado de Alfonso X, Jaime II y Pedro IV, para proteger a la población extramuros.

El tercero, construido en el siglo XVI, es el que ha llegado hasta nuestros días, y fue mandado construir por Felipe II ante los ataques de piratas berberiscos y las nuevas técnicas de guerra. El tramo más largo se encuentra en el Paseíto Ramiro, muy cerca del ascensor al castillo.

ciudad de Alicante

Torre de la Pólvora

Esta torre habría formado parte del sistema defensivo de la medina musulmana, el primer recinto amurallado cuyo acceso fue la Puerta Ferrisa (en la confluencia de las calles Villavieja y Mayor existe uno de los dos torreones que tuvo la puerta, en el interior de un edificio acristalado).

La torre tiene planta cuadrada y solo conserva su base con sillería original, habiendo sido reconstruida con mármol rojo de Alicante.

ciudad de Alicante

Castillo de Santa Bárbara

Es una de las fortalezas medievales más grandes de España, declarado Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. Está situado en la cima del monte Benacantil, a 166 metros de altitud y es el monumento más visitado de la ciudad, que se ve desde distintos puntos.

ciudad de Alicante

A lo largo del tiempo ha estado relacionado con la defensa de la ciudad, y en la Guerra Civil fue utilizado como cárcel. Su origen fue una alcazaba árabe, aunque apenas se conservan restos de esta época; actualmente tiene 4 recintos  situados a diferentes alturas:

  • Recinto superior, el más antiguo, con la Torre del Homenaje.
  • Ampliación del siglo XVI en los dos recintos intermedios, con El Salón Felipe II, el Cuerpo de Guardia, el Patio de Armas y el Baluarte de la Reina.
  • Recinto inferior del siglo XVII, con el Revellín del Bon Repós.
ciudad de Alicante

Se puede subir andando, aunque es un camino bastante empinado, o mediante un ascensor que tiene un precio de 1,45€; tuvimos que esperar algo de cola, pero nos pareció mejor que subir andando. También se puede bajar en el ascensor, pero nosotros ya bajamos andando, disfrutando de las vistas, y salimos al parque de la Ereta.

ciudad de Alicante

Recomendamos hacer la visita por la tarde, ya que así se puede contemplar una espectacular puesta de sol con las vistas de la ciudad y el puerto.

ciudad de Alicante

El acceso al castillo es gratuito y en su interior está el Museo de la Ciudad de Alicante MUSA.

Barrio de Santa Cruz

A los pies del castillo se sitúa este bonito y colorido barrio, el corazón del casco antiguo de la ciudad, característico por sus calles empinadas con escaleras y sus casitas blancas decoradas con macetas de plantas y flores. Hay que pasear para encontrar bonitos rincones.

ciudad de Alicante

Ayuntamiento

Ocupa un palacio barroco del siglo XVIII que se levantó sobre las ruinas de la antigua Casa Consistorial del siglo XVI. Tiene dos torres en los extremos, una de ellas con reloj, por las que se comunican las plazas del Ayuntamiento y de la Santísima Faz a través de pasajes. Su fachada presenta varias puertas ricamente decoradas.

ciudad de Alicante

En su interior, en el primer peldaño de la escalera principal, está la Cota Cero, el punto que se tomó como referencia para medir la altura sobre el nivel del mar de todos los puntos de España.

Junto al Ayuntamiento, en la planta baja de un edificio de oficinas municipales, se han descubierto restos de la antigua ciudad medieval, con lo que fue la muralla de la calle Mayor, que fue destruida en las Guerras de Sucesión e Independencia. Los restos se encuentran en una exposición que se puede visitar gratuitamente en las mañanas de lunes a viernes.

ciudad de Alicante

Plaza de la Santísima Faz

Es una bonita plaza con palmeras, situada en la parte trasera del Ayuntamiento. Tiene una extensa oferta de restaurantes con menús variados.

ciudad de Alicante

Basílica de Santa María

Iglesia gótica construida entre los siglos XIV y XVI, que constituye el templo más antiguo de la ciudad. Se construyó sobre los restos de la antigua mezquita islámica y sirvió de torre vigía en el siglo XVI y de almacén militar durante la Guerra Civil. Su fachada fue reconstruida tras un incendio en el siglo XV, por ello es barroca. En el interior destaca el altar mayor rococó.

ciudad de Alicante

En el suelo de la plaza de Santa María hay una representación del trazado de la muralla medieval.

Concatedral San Nicolás de Bari

Esta catedral está dedicada a San Nicolás, patrón de Alicante. El 6 de diciembre de 1244, fiesta de San Nicolás, los musulmanes entregaron la ciudad a Alfonso X el Sabio que aún era príncipe; este mandó construir una iglesia en honor del santo y puso a la ciudad bajo su protección. Aquí se celebraban las sesiones del Concejo Municipal hasta el siglo XIV.

Es de estilo renacentista herreriano, tiene un exterior sobrio en el que solamente destacan las portadas barrocas, un reloj de sol y unas inscripciones realizadas con la técnica del almagre. La entrada es gratuita.

ciudad de Alicante

Mercado de Abastos

El Mercado Central de Alicante es un edificio de principios del siglo XX, de estilo ecléctico con influencia modernista. En su interior se exponen dos elementos interesantes; una balanza que se considera pudo pertenecer al primer mercado de la ciudad y un reloj que se dañó y se quedó parado en la hora del bombardeo de la Guerra Civil que causó más de 300 muertos en los aledaños del actual mercado.

Refugios antiaéreos de la Guerra Civil

La ciudad de Alicante fue el último bastión republicano y sufrió hasta 83 bombardeos.  Contó con decenas de estos refugios, de los cuales sólo unos pocos están abiertos al público Nosotros vimos los de Plaza Séneca y Plaza Balmis, con una visita guiada que hay que reservar previamente.

La visita comienza en el Centro de Interpretación de la Guerra Civil, que tiene un Muro de la Memoria con listados de víctimas, y 4 salas donde se exhibe la exposición “Alicante ha caído, aquí termina la guerra”. Nos impactó especialmente la maqueta del bombardeo del mercado y su historia. También la existencia del campo de concentración franquista de Albatera.

ciudad de Alicante

Después se pasa a los refugios. El de la Plaza Séneca tenía capacidad para 120 personas y en él se recrea un simulacro de bombardeo. El de la Plaza Balmis es más pequeño porque fue encargado por algunos miembros de la burguesía, y tiene puertas como las de los submarinos para evitar la circulación de gases.

ciudad de Alicante

Puede parecer una visita un tanto macabra, pero se trata de la historia de nuestro país, de la que siempre hay algo que aprender, en este caso para que no se repita. La visita nos costó 5€ por persona y la reservamos en la web de Turi Guías Alicante.

También hemos visitado otros refugios antiaéreos en Alcoy, Almería, Cartagena, Tortosa y Madrid.

Museo de Aguas

Inaugurado en febrero de 2009, surge para fomentar el conocimiento y la importancia del agua en la ciudad. En la entrada están los Pozos de Garrigós, un sistema de aljibes compuesto por tres bóvedas excavadas en la roca en época medieval, aunque su estructura actual es del siglo XIX. Su finalidad era almacenar el agua de lluvia para para distribuirla en las frecuentes épocas de sequía y se utilizaron hasta la traída de las aguas de Sax en 1898. Cuando fuimos tenían una colorida iluminación que tal vez no permitía apreciarlos como merecen.

El museo cuenta con 3 plantas: historia del agua, zona educativa y desarrollo sostenible.

Otros lugares de interés

  • Convento de la Preciosísima Sangre de Cristo: construido en el siglo XVIII, en su interior se venera una imagen de la Virgen de la Soledad de los siglos XVI-XVII.
  • Castillo de San Fernando, construido en durante la guerra de la Independencia contra los franceses en el año 1813, que nunca llegó a ejercer su función defensiva.
  • Museo Arqueológico de Alicante MARQ.
  • El museo de Fogueres, en el que se muestra la historia de la fiesta más importante de la ciudad, Les Fogueres de Sant Joan, declarada de Interés Turístico Internacional. Es gratuito.
  • Playas, como la del Postiguet, perfecta para disfrutar en plena ciudad; algo más lejos están las de la Albufereta, la Almadraba, las Huertas o San Juan. Hay que decir que nosotros fuimos a Alicante en invierno para evitar masificaciones y también se disfruta mucho.
  • Yacimiento arqueológico romano Lucentum, situado a 3 kilómetros del centro de la ciudad.

Gastronomía en la ciudad de Alicante

La gastronomía es uno de los atractivos más destacados de la cocina alicantina, típicamente mediterránea. El arroz es el ingrediente base del plato estrella de todo el Levante español, con gran diversidad de recetas. Las legumbres y hortalizas también tienen gran importancia, al ser esta tierra de huertas, sin olvidar los pescados y mariscos frescos del litoral. También hay variedad de dulces y helados y, por último, chocolates y turrones.

Durante nuestra estancia en la ciudad de Alicante, pudimos probar varios platos: garbanzos a la marinera, arroz de carne, arroz negro, rape, fritura de pescado… ¡Todo muy marinero!

Gastronomía en la ciudad de Alicante

Alrededores de la ciudad de Alicante

Cerca de la ciudad de Alicante hay algunas localidades que nos gustaron mucho y recomendamos conocer como DeniaVillajoyosa, Altea, Elche, Alcoy, Santa Pola o Torrevieja. También hicimos una ruta de castillos por la provincia que nos sorprendió.

¡¡Hasta el próximo post!!