Coimbra es una bonita ciudad de la Región Centro de Portugal. Atravesada por el río Mondego, fue lugar de nacimiento de seis reyes portugueses y de la primera Universidad de Portugal, una de las más antiguas de Europa.

Su origen se remonta a la época romana, cuando se llamó Aeminium.  En el siglo VIII, pasó a formar parte de Al-Andalus con el nombre de Kulūmriyya y se convirtió en punto estratégico para el comercio entre cristianos y musulmanes. En 1064, Fernando I de León reconquistó la ciudad y, a partir de ese momento, fue la población más importante de la zona.

La ciudad fue capital de Portugal desde 1139 hasta 1255, cuando Alfonso III decidió elegir Lisboa en su lugar. La Universidad se creó a finales del siglo XIII bajo el reinado de Don Dinis, aunque estaba en Lisboa; posteriormente se trasladó a Coimbra y fue la única del país durante varios siglos. En 2013 fue incluida por la UNESCO incluyó en su listado de Patrimonio Mundial.

Hoy en día, Coimbra es una animada ciudad universitaria que conserva un casco antiguo con callejuelas empinadas y numerosos monumentos además de la Universidad.

Es el principal atractivo de la ciudad y está situada en la parte alta con vistas al Río Mondego. Fue fundada en 1290 por el rey Don Dinis, siendo una de las más antiguas de Europa. Las disciplinas impartidas eran teología, medicina y leyes, hasta que se añadieron otras nuevas en el siglo XVIII. El complejo universitario se estructura en torno a una plaza rectangular rodeada por diversos edificios:

Puerta Férrea: es la principal puerta de acceso; la actual fue diseñada en el siglo XVII y en ella se pueden ver esculturas de la Sabiduría, las Leyes y la Medicina.

Coimbra

Patio de las Escuelas: es la gran plaza rectangular desde la que se accede al resto de edificios de la Universidad. En ella destaca la Torre de la Universidad, del siglo XVIII, coronada por el reloj y una campana conocida como “cabra”.

Vía Latina: galería con columnas en el flanco norte del Patio de Escuelas; data del siglo VXIII  y tiene  un pórtico central con tres arcos que guardan un escudo en homenaje al rey José I.

Coimbra

Palacio Real: construido a finales del siglo X, sirvió de fortaleza al gobernador de la ciudad durante el dominio islámico; en el siglo XII fue residencia de Afonso Henriques, primer rey de Portugal. Destaca el Salón de Actos, que fue el antiguo Salón del Trono y, después, lugar de celebración de ceremonias académicas; las paredes tienen los retratos de todos los reyes portugueses y el techo está revestido de paneles con motivos grotescos (monstruos marinos, indios, sirenas, plantas).

Coimbra

Biblioteca Joanina: para nosotros, la joya de la Universidad; se trata de una preciosa biblioteca barroca del siglo XVIII que debe su nombre al monarca que ordenó su construcción, João V. No está permitido tomar fotos en su interior.

Capilla de São Miguel: con un precioso portal manuelino, fue construida en el siglo XVI sobre un anterior templo medieval. Su interior destaca por estar revestida de azulejos del siglo XVII, por la decoración de su techo y por su órgano barroco.

Claustro: se accede por la oficina de turismo.

Coimbra

Algunos de estos lugares se pueden ver se forma gratuita, como el claustro o el Salón de Actos, pero para ver el resto es necesario comprar la entrada al lado de la Catedral Nueva, o bien hacerlo onlline; el precio es de 13,50 euros en 2023, e incluye Biblioteca Joanina, Capilla de São Miguel, Palacio Real y Laboratorio Químico (este último en el Museo de Ciencia).

Está situada muy cerca del complejo de la Universidad. Fue construida en el siglo XVI por los jesuitas, pero tras ser expulsados de Portugal en el siglo XVIII, pasó a ser sede episcopal. En su fachada, la parte baja es de estilo manierista, mientras que la superior es barroca.

Coimbra

Es la más antigua de las dos catedrales que tiene la ciudad, pues fue construida en el siglo XII bajo el reinado de Alfonso Henriques. De estilo románico, tiene aspecto de fortaleza debido a que se construyó durante la Reconquista. En el exterior destaca la bonita Porta Especiosa de la fachada norte, un precioso pórtico renacentista de tres pisos del siglo XVI.

Coimbra

En el interior hay un claustro gótico del siglo XIII, el primero de ese estilo construido en Portugal, y varias tumbas.

Data del siglo IX y formaba parte de la muralla medieval, siendo actualmente la única de las tres puertas que daban acceso al barrio alto, que fue durante mucho tiempo un núcleo morisco. Está bajo una torre defensiva que tuvo varias funciones, albergando hoy el Museo de la Ciudad Amurallada.

Otros restos de las murallas son la Puerta de la Barbacana, la Torre de Anto y la Torre da Contenda.

Coimbra

Es una de las plazas más bonitas de la ciudad, rodeada de edificios del siglo edificios del siglo XVIII, además de tiendas y restaurantes. En ella se encuentran las iglesias románicas de Santiago y San Bartolomé.

Coimbra

Fue fundado por Alfonso Henriques en el siglo XII para la Orden de San Agustín. En el exterior destaca su espectacular portal barroco del siglo XVIII. En el interior son varios los puntos interesantes: las capillas laterales con decoración de azulejos, el órgano barroco, el púlpito, la sacristía manierista, el coro y el Claustro del Silencio. En la Capilla Mayor están las tumbas de los dos primeros reyes de Portugal, Afonso Henriques y Sancho I, por lo que el monasterio ha sido declarado Panteón Nacional.

Coimbra

La entrada a la iglesia es gratuita, pero la visita al resto de dependencias tiene un precio de 3 euros en 2023.

Situado en la parte trasera del Monasterio de Santa Cruz, se trata de otro claustro del mismo. En él hay una impresionante fuente renacentista.

Coimbra

Fue construido en el siglo XVI sobre la antigua Torre da Contenda de la muralla. En la fachada hay una preciosa entrada manuelina y ventanas renacentistas.

Coimbra

Este museo de arte está situado en el lugar donde estaba el centro administrativo, político y religioso de la época romana, después un templo cristiano y después un Palacio Episcopal. Debe su nombre al escultor local Joaquim Machado de Castro y es uno de los museos más importantes de Portugal, con colecciones de escultura, pintura, cerámica y textiles.

Coimbra

En el interior hay interesantes piezas como el Tesoro de la Reina Santa Isabel o la Custodia Ángel del Sacramento, además de un criptopórtico romano. No pudimos verlo por falta de tiempo y nos conformamos con ver el gran patio con arcos que sirve de mirador.

Fue construido en el siglo XVI para llevar agua a la parte alta de la ciudad, probablemente sobre los restos de un antiguo acueducto romano.  Tiene un arco central con las esculturas de San Sebastián y San Roque.

Coimbra

Tras el acueducto está el Jardín Botánico de la Universidad de Coímbra.

Para quienes tengan más tiempo en Coimbra, hay algunos otros lugares interesantes para conocer, al otro lado del río:

  • Monasterio de Santa Clara-a-Velha, del siglo XIV.
  • Monasterio de Santa Clara-a-Nova, del siglo XVI.
  • Convento de São Francisco, del siglo XVII.
  • Portugal dos Pequenitos: parque temático con reproducciones a escala de algunos monumentos portugueses.

En Coímbra, como en todo Portugal, se puede comer muy bien y a un precio económico, gracias a los múltiples restaurantes que hay repartidos por toda la ciudad.  Son típicos el lechón asado y la chanfaina (guiso de cabra) además de pescados. Nosotros comimos en un local de la Plaza del Comercio un sencillo menú compuesto por sopa del día con dorada a la parrilla y chuleta a la parrilla.

Como postre es imprescindible degustar algunos de los afamados dulces conventuales de la ciudad en alguna de sus pastelerías, como por ejemplo arrufadas de Coimbra, pasteles de Santa Clara o pudin de las Clarisas.

A menos de una hora de Coimbra, son varios son los lugares que recomendamos conocer:

  • Figueira da Foz: con largas playas de fina arena blanca.
  • Ruinas romanas de Conímbriga.
  • Bosque de Bussaco: uno de los más grandes de Portugal, con un precioso palacio de estilo manuelino-gótico que es uno de los hoteles más bonitos del mundo.
  • Pombal: ciudad famosa por su castillo templario de mediados del siglo XII.
  • Castelo Branco: bonita ciudad con catedral, castillo y jardín barroco.
  • Viseu: ciudad con mucha historia y un casco antiguo con varios monumentos.
  • Aveiro: preciosa ciudad conocida por sus canales con coloridos barcos.

Nos gustó mucho nuestro día en Coimbra. Puede que no sea tan popular como otras ciudades de Portugal, pero merece mucho la pena conocerla.

¡¡Hasta el próximo post!!

Rebeca Gavilán Yela
Síguenos en