Peniche es una península situada en el distrito de Leiria, Región Centro de Portugal, a unos 100 kilómetros al norte de Lisboa. Tiene una larga y rica historia, ya que su territorio fue ocupado a lo largo del tiempo desde la Prehistoria por distintas poblaciones que aprovecharon la diversidad de recursos naturales disponibles y se dedicaron a la pesca como principal actividad económica. Hasta el siglo XVI, Peniche fue dependiente de la cercana localidad Atouguia da Baleia, obteniendo la categoría de ciudad en 1609. En los siglos XIX y XX las actividades de pesca y agricultura se consolidaron como base de la economía, manteniéndose así hasta la actualidad.

Hoy en d√≠a, Peniche re√ļne un gran patrimonio monumental, zonas de gran valor geol√≥gico y magn√≠ficas playas. Adem√°s, a poca distancia cuenta con las Islas Berlengas, declaradas Reserva Natural desde 1981 y Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde 2011.

El sistema defensivo de Peniche comenzó a construirse a mediados del siglo XVI para defensa ante ataques de corsarios ingleses y piratas berberiscos. Su construcción terminó en el siglo XVII y tenía estructura abaluartada con torres de vigilancia y con cuatro puertas de acceso. Mantuvo su función defensiva hasta finales del siglo XIX y después fue cárcel para presos políticos. Actualmente la fortaleza alberga el Museo Nacional de Resistencia y Libertad o Museo Municipal, pero lo encontramos cerrado por obras.

Peniche

Una de las im√°genes m√°s populares es la del foso de la muralla, que se tiene desde la Prainha de S√£o Pedro.

Peniche

Muy cerca de la fortaleza encontramos este mirador, desde el que se ve de cerca una de las torres de vigilancia y, al otro lado, las pintorescas casas de colores del barrio de pescadores.

Se comenzó a construir en 1609, cuando Peniche alcanzó el rango de ciudad, y estuvo en funcionamiento durante casi cuatro siglos siendo una de las más importantes del país por el gran volumen de mercancías y los ingresos obtenidos. En su fachada se puede ver el escudo de Felipe II.

Peniche

El edificio alberga la sede del Ayuntamiento desde 1609, siendo remodelado varias veces a lo largo del tiempo. La planta baja ha sido utilizada como cuadra, c√°rcel municipal y parque de bomberos.

Peniche

Se construy√≥ a inicios del siglo XVII junto al antiguo hospital de la Santa Casa de la Misericordia. Anexa est√° la Torre del Reloj construida en los √ļltimos a√Īos del siglo XVII para alojar el primer reloj mec√°nico p√ļblico de la poblaci√≥n.

Peniche

En su interior hay varios elementos de interés como azulejos decorados, pinturas barrocas o un retablo flamenco proveniente de un barco naufragado en las Berlengas. Nosotros no pudimos ver nada por encontrarla cerrada.

Se construyó a finales del siglo XVI y es el templo más grande del municipio. En su sencillo exterior destaca su torre campanario y en su interior el precioso retablo mayor dorado.

Peniche

Data de principios del siglo XVI y se construyó sobre las ruinas de otra iglesia dedicada a San Vicente. En su interior destacan el artesonado pintado y la decoración de azulejos del siglo XVIII, pero tampoco pudimos verlo.

Inaugurado en 2016, este museo est√° dedicado al estudio, conservaci√≥n y difusi√≥n del encaje de bolillos, importante patrimonio cultural de Peniche con una tradici√≥n de 400 a√Īos. Tambi√©n es escuela para aprender el oficio y se puede visitar de forma gratuita.

Adem√°s de admirar el patrimonio de la ciudad, se pueden realizar m√°s actividades.

Peniche tiene playas de varios kil√≥metros de extensi√≥n. Las m√°s famosas son Med√£o-Supertubos (sobre todo entre los surfistas), Consola√ß√£o y Baleal, pero tambi√©n est√°n las de Gamb√īa, San Bernardino o Cova da Alfarroba, algunas de ellas galardonadas con la Bandera Azul.  Todas ellas son adecuadas para la pr√°ctica de todo tipo de deportes n√°uticos.

Es uno de los grandes atractivos de Peniche. Estando rodeada por el mar, en la península predominan las recetas marineras como el caldero de pescado, las sardinas asadas o el arroz de marisco. Nosotros nos decidimos por un sabroso arroz de rape con mejillones y almejas en el restaurante Sardinha, que nos habían recomendado varias personas e incluso en la oficina de turismo. La verdad es que no nos defraudó, pero quedamos muy llenos… el gran puchero que nos pusieron dio para repetir ¡¡4 veces!!

Peniche

Recomendamos acudir temprano porque no se puede reservar.

Algo muy tradicional en Peniche es el pescado seco, lo cual se realiza al aire libre, existiendo tambi√©n recetas de dulces como los pasteles de Peniche, los amigos de Peniche y unas galletas de almendra llamadas ¬ęeses¬Ľ.

Nos parece el complemento prefecto a una ruta por los monumentos del casco histórico, ya que Peniche es un lugar famoso por sus restos geológicos. Lo contamos un poco más abajo.

¡Actividad obligatoria! Se puede contratar, incluso en el mismo momento, con distintas empresas situadas en La Marina, el puerto deportivo de Peniche. Lo contamos en el artículo Excursión a Islas Berlengas desde Peniche.

Estando en Peniche, nos parece imprescindible realizar esta ruta para admirar acantilados, caprichosas formaciones rocosas e incluso fósiles. Se trata de un recorrido circular junto al litoral de la península, por la Carretera Marginal. Nosotros lo hicimos en coche al atardecer y en sentido contrario a las agujas del reloj parando en varios lugares, todos ellos con espacios para aparcar (los más entrenados se pueden animar a hacerla caminando):

Peque√Īa playa que ofrece unas magn√≠ficas vistas.

Peniche

Es una cavidad natural que ya fue ocupada durante la Prehistoria, siendo utilizada como refugio y necrópolis. Suponemos que se podrá llegar de alguna forma por las rocas, pero nosotros no nos aventuramos…

En los alrededores ya se puede comenzar a ver originales formaciones.

Peniche

Muy próxima está la Cueva de Dominique, llamada así por haber sido el escondite de un ladrón con ese nombre.

Es el extremo m√°s occidental de la pen√≠nsula de Peniche y un mirador natural desde el que se divisan las Berlengas. Tambi√©n es una zona de acantilados y curiosas formaciones que el mar ha moldeado a lo largo del tiempo, como la Nau dos Corvos, una gran roca que asoma en el agua. Tambi√©n hay un faro, de los m√°s antiguos de Portugal, construido en el siglo XVIII tras un naufragio en el lugar donde anteriormente estuvo la Iglesia de Nuestra Se√Īora de la Victoria; tiene 27 metros de altura y sigue en funcionamiento tras ser reconstruido en el siglo XIX.

Peniche

Además, es una zona de observación de aves de áreas costeras como cormoranes y alcatraces y buen lugar para disfrutar de una bonita puesta de sol.

Este lugar nos pareci√≥ incre√≠ble. Se trata de una cavidad natural en la roca, a la que se ha a√Īadido una escalerilla met√°lica para poder bajar. Pero lo m√°s llamativo es el conjunto de oquedades en la roca que crean formas imposibles. Eso s√≠, recomendamos tener cuidado para no resbalar y caer, y no acercarse demasiado al borde del acantilado.

La zona también es un mirador natural desde el que divisar las Berlengas.

Llamado as√≠ por estar situado frente al Santuario de Nuestra Se√Īora de los Remedios, al otro lado de la carretera; tambi√©n tiene vistas a las Berlengas. Muy cerca est√° el mirador del Revell√≠n de Remedios, con las mismas vistas.

√öltimo punto de nuestro recorrido, est√° catalogado desde 2014 como Sitio Geol√≥gico de Inter√©s Mundial (Geositio) debido a la antig√ľedad de sus restos, que datan del periodo Jur√°sico (hace unos 20 millones de a√Īos).

Se puede observar una formación que nos recordó a la de la Ruta del Flysch en el Geoparque de la Costa Vasca.

Peniche

También varios niveles de estratificaciones en la roca, así como formas geométricas.

Y, por √ļltimo, aunque nos cost√≥ bastante rato de b√ļsqueda, algunos f√≥siles.

Adem√°s, se deber√≠an ver a ras de suelo algunos restos que forman la silueta de lo que fue la Capilla del Buen Jes√ļs del √Ābalo, del siglo XVI, pero est√°n semicubiertos por la vegetaci√≥n.

Si se dispone de m√°s tiempo, se puede continuar al islote de Pap√īa, donde hay una brecha volc√°nica.

Así termina nuestra visita a la península de Peniche, que sin duda recomendamos.

¡¡Hasta el próximo post!!