Covilhã es una agradable y tranquila ciudad perteneciente a la región de Beira Baixa en el Centro de Portugal. Es la principal puerta de entrada a la vertiente sureste del Parque Natural de la Sierra de la Estrella (Serra da Estrela), que es la continuación del Sistema Central español.

Sus orígenes se remontan a la Prehistoria, cuando hubo un castro que fue refugio de pastores lusitanos; posteriormente fue un asentamiento romano conocido como Cava Juliana o Silia Herminia. El rey Sancho I de Portugal le concedió un fuero a la villa en 1186 y, ya en la Edad Media, era uno de los principales núcleos del Reino. En los siglos XV y XVI, la ciudad tuvo un gran crecimiento gracias a la industria de la lana que le valió el sobrenombre de “la Manchester portuguesa”; además, fue cuna de personajes destacados en el descubrimiento de rutas hacia América, Asia o África.

Hoy en día, Covilhã aúna patrimonio monumental, industrial, cultural y naturaleza. Además, desde 2021 es Ciudad Creativa por la UNESCO en reconocimiento a su compromiso de poner la cultura y la creatividad en el centro del desarrollo urbano sostenible. Por todo ello, es un destino sorprendente para descubrir durante unos días.

Qué ver en Covilhã

El casco antiguo de Covilhã tiene calles estrechas y empedradas, con empinadas pendientes en ocasiones debido a la orografía del terreno sobre el que se asienta la ciudad.

Iglesia de la Misericordia

Situada en la céntrica Plaza del Municipio, fue reconstruida en la segunda mitad del siglo XVII, sobre un primer templo de mediados del siglo anterior. En la fachada destacan las imágenes de Esperanza y Caridad en los laterales y Fe en la parte superior; en el centro, una imagen de Nuestra Señora del Pueblo, patrona de las misericordias. En el interior, el retablo mayor y las pinturas del techo.

Covilha

Muralla

El rey Sancho I de Portugal ordenó construir castillo y muralla para aumentar las defensas contra el vecino Reino de León, siendo la muralla reforzada más tarde por el rey Don Dinis. Esta tuvo cinco puertas, ninguna conservada hoy en día: de la Villa, del Sol, de San Vicente, del Castillo y Vieja. A partir del siglo XVII, se consideró que la muralla era un obstáculo para el desarrollo de la ciudad y comenzó a derribarse para construir otros edificios; además, tras el terremoto de Lisboa de 1755, gran parte quedó destruida. Actualmente solo pueden verse algunos tramos, por ejemplo junto al Mercado Municipal o en la Rua do Norte.

En el tramo junto al Mercado se encontraba la Puerta del Sol, que actualmente tiene un gran reloj de sol y un mirador.

Algunas partes del castillo fueron aprovechadas para construir el Ayuntamiento.

Iglesia Santa María Mayor

Situada en el corazón del casco histórico, en el lugar donde antes estuvo la iglesia de Santa María o del Castillo en los siglos XIII y XIV. La iglesia actual data del siglo XVI y destaca por su fachada con decoración de azulejos blancos y azules de temática mariana, del siglo XX. En el interior destaca el retablo mayor de estilo rococó.

Casa de los Magistrados

Edificio del siglo XVIII construido para alojamiento de jueces que actualmente acoge exposiciones de arte. En 2005 se descubrieron tres sepulturas medievales junto al edificio, íntegramente excavadas en roca; su presencia en el subsuelo es recordada con sus formas en el pavimento de cubos de granito.

Cisterna medieval

Cisterna rectangular del siglo XV que estaba situada junto a la Puerta de la Villa. Está cubierta con bóveda de cañón y suelo de losas de granito; recogía el agua de un manantial cercano y la conducía por un canalón de piedra hasta el acceso.

Covilha

Ventana manuelina

Esta ventana estuvo en la Casa de la Hera, construida a finales del siglo XV, que formaba parte de la judería de la ciudad. La comunidad judía de Covilha  fue una de las más importantes de Portugal, y estaba situada en los alrededores de la Rua das Flores y la Rua do Ginásio Clube, donde se puede ver alguna otra ventana manuelina y viviendas con una puerta estrecha para acceder a las estancias domésticas y otra más ancha para acceder al área de negocio.

Covilha

Capilla de San Juan de Malta

Data del siglo XVI y perteneció a la Orden de Malta, con cruces visibles en el tímpano del frontón que hay sobre la puerta de acceso y sobre el tejado. Tiene doble campanario.

Covilha

Capilla de San Silvestre

No se conoce la fecha exacta de su construcción aunque ya constaba en el censo de iglesias en el siglo XIV, fue objeto de profundas reformas en el XVIII. También tiene doble campanario.

Covilha

Iglesia Nuestra Señora de la Concepción

Inicialmente fue la iglesia de un convento franciscano masculino, el Convento de San Francisco, en el siglo XIII; la iglesia actual se construyó durante los siglos XV y XVI. En el siglo XVIII, el edificio fue transformado en fábrica de lanas y, tras un gran incendio, fue donado a la iglesia, realizándose reformas y ampliaciones como la torre. En el interior destacan la bóveda de la capilla mayor, el retablo mayor y los sepulcros del siglo XVI.

Covilha

Fuente de los Tres Caños 

Construida en 1855, su ubicación original fue la Plaza del Municipio, hasta que en la década de los 50 del siglo XX fue ubicada en su emplazamiento actual. Se trata de una gran fuente neoclásica con tres esculturas de caras humanas deformes, de las que salen los caños.

Covilha

Jardín Público

Construido en los viejos terrenos del antiguo convento de San Francisco, ha sido  escenario de espectáculos, fiestas y actuaciones de la banda de música local. Hoy en día es un bonito parque con césped, un pequeño estanque con luces de colores por la noche, un quiosco y un moderno bar con terraza.

Covilha

Puente peatonal de Carpinteira

Este vanguardista puente, icono de la ciudad, fue inaugurado en 2009, tiene 220 metros de longitud y 52 metros de altura. Junto con el ascensor del Jardín Público, permite el acceso desde las zonas periféricas a los barrios altos del centro.

Covilha

Capilla de Santa Cruz del Calvario

Data del siglo XVI y está situada fuera de las murallas, en la parte más alta de la ciudad. En el exterior hay dos pórticos con columnas toscanas y un púlpito. Junto a la capilla, en la Calçada de Santa cruz, se puede ver otro tramo de muralla.

Fábricas abandonadas

En la Estrada da Fábrica Velha se puede tener una espectacular panorámica de los grandes edificios abandonados que fueron las fábricas de lana en el pasado.

Covilha

Museo de Covilhã

El museo, Instalado en un edificio Art Nouveau que fue sede del Banco Nacional Ultramarino en el siglo XX, presenta el territorio de Covilhã y el modo en que fue habitado desde los tiempos más remotos hasta la actualidad.

Covilha

Tiene varias plantas, comenzando la visita por la superior:

– Tercera planta: de los primeros habitantes a la romanización, con piezas originales y alguna reproducción como la del tesoro de Borralheira.

– Segunda planta: la ciudad en la Edad Media y la época moderna, con información sobre la muralla, la judería y destacados descubridores, como Pero da Covilhã, entre otros.

– Primera planta: la ciudad en la época contemporánea, con abundante información sobre las fábricas de lana y una proyección audiovisual (en portugués).

– Planta baja: figuras y patrimonio de la ciudad, con paneles interactivos para aprender de forma amena.

– Planta sótano: obras de pintura portuguesa del siglo XX.

Covilha

El museo se puede conocer de forma gratuita y tiene una App, también gratuita, para complementar la visita. Además, es completamente accesible para personas con capacidades diferentes y fue nombrado Mejor Museo del Año 2022.

Museo de la Lana

Situado en la Universidad de Beira Interior, se inauguró en 1989 con el objetivo de conservar el área de tintura de lo que fue la Real Fábrica de Paños, una manufactura estatal fundada por el Marqués de Pombal en 1764. El museo integra la Real Fábrica de Paños y la Real Fábrica Veiga, que muestra la evolución tecnológica en la industria de la lana en los siglos XIX y XX. Nosotros sólo visitamos el Museo de la Lana, ya que la Real Fábrica requiere de, al menos, un par de horas.

Covilha

La visita al museo comienza con una proyección audiovisual (en varios idiomas excepto español) para poner en contexto al visitante. Después, por libre, se continúa por diversas salas en las que se pone de manifiesto la importancia del agua de los arroyos Carpinteira y Goldra como generadora de energía para las fábricas (frente al museo está la Fuente de las Lágrimas) y se muestran diversos utensilios, los colores de los tintes y su procedencia, y la historia de la fábrica.

Covilha

Pero lo más notable del museo, sin duda, es el conjunto de hornos y fosas cilíndricas que servían para teñir los tejidos de lana a finales del siglo XVIII.

El museo tiene un precio de 2€, y la Real Fábrica Veiga 4€. Existe una entrada conjunta para ambos por 5€.

Otros museos

Aparte de los dos museos citados, que nos parecieron sumamente interesantes, en Covilhã también están el Museo de Arte Sacro y el espacio de arte contemporáneo New Hand Lab.

Además, repartidos por el municipio de encuentran el Museo del Queso en Pêraboa, el Museo Minero en São Francisco de Assis y el Centro de Interpretación de la Cereza en Ferro.

Ruta de Art Nouveau

Siendo Covilhã un gran centro industrial, la burguesía acudió al desarrollo económico de la ciudad y reflejó sus gustos  en la arquitectura. Muestras de ello son edificios como el Palacete Jardín, el antiguo Banco de Portugal, el Club Unión o la Fábrica Transformadora de Lanas, aunque hay más repartidos por la ciudad.

Covilha

Ruta de arte urbano

Otro de los grandes atractivos de la ciudad es su ruta de arte urbano, un itinerario por las calles para descubrir varios murales en las paredes de los edificios. Contamos más en el artículo: Ruta de arte urbano de Covilhã.

Qué hacer en Covilhã

Además de ver el extenso patrimonio de la ciudad, hay más cosas que se pueden hacer, como:

  • Disfrutar de la gastronomía: la ciudad y sus alrededores son ideales para saborear los platos de la Sierra. Algo típico de Covilhã es el pastel de salsa (pastel de molho), que es hojaldre relleno de carne estofada. Tampoco hay que olvidar los dulces como galletas, gargantas de Freira (dulces conventuales) o nevãos (con sabor a coco y azúcar en polvo). Lo contamos en el artículo Qué comer en la Sierra de la Estrella y dónde.
  • Rutas de senderismo en la Sierra de la Estrella.
  • Ruta de miradores en la Sierra de la Estrella
  • Visitar otras localidades de la Sierra de la Estrella como Manteigas, Seia, Gouveia, Folgosinho, Celorico da Beira, Loriga… Nosotros fuimos a esta última. Lo contamos en el artículo Qué ver en Loriga.
  • Conocer otras localidades cercanas como Guarda. Además, no muy lejos están las Aldeas Históricas de Belmonte, Solrtelha y Castelo Novo.

Así termina nuestra estancia en Covilha y nuestro primer contacto con la Sierra de la Estrella, y la verdad es que no pudo der más positivo. Esperamos poder volver pronto.

¡¡Hasta el próximo post!!

Rebeca Gavilán Yela
Síguenos en