Seguimos el recorrido en el cantón de Neuchâtel para visitar uno de los dos lugares por los que decidimos pasar por esta parte de Suiza. En todos nuestros viajes siempre buscamos los parajes naturales que tienen los países y Creux du Van nos pareció un lugar muy interesante para visitar.
Salimos desde Neuchâtel y a no más de 35 min se encuentran, en la región de Gorgier, los acantilados de Creux du Van. Para llegar hasta ellos se debe pasar por un tramo de carretera sin asfaltar (con ayuda de un navegador) y hasta llegar al restaurante Soliat (lo único que hay alrededor de los acantilados). Desde el restaurante hay que caminar unos 300 metros para llegar a los acantilados, en este tramo se pueden ver vacas con su cencerro, la típica imagen que se conoce de Suiza.
Creux du Van son unas formaciones rocosas en forma de herradura que se elevan a unos 725 metros de altura con 4 kilómetros de largo y 1 kilómetro de ancho, resultado de la erosión del agua y del hielo hace unos 200 millones de años en el periodo Jurásico. 
Creux Du Van
​El acantilado se puede recorrer para tener diferentes vistas de la pared de piedra y del bosque que se encuentra en el fondo del valle que rodea el acantilado. La clásica foto que se ve en internet sobre estos acantilados se encuentra casi a la mitad del recorrido y la verdad es que es impresionante estar en este saliente, al borde de la caída.
Creux Du Van
Da un poco de vértigo pero es algo que no se puede dejar de hacer, sentarse y contemplar la naturaleza, la formación rocosa y tomarse unos minutos para valorar todo lo hermoso que nos ofrece la naturaleza en el mundo.
Creux Du Van
Desde ese punto se puede seguir bordeando el acantilado hasta llegar al otro extremo de la herradura de piedra. Nosotros no llegamos al final pero sí alcanzamos a ver desde la distancia un grupo de personas que se veían en miniatura.
Creux Du Van
Creux du Van constituye una reserva natural de 25 km2 en la que habitan gamuzas, cabras monteses, linces y  un sinnúmero de animales salvajes. Nosotros solo vimos unas vacas pastando.
Cabe destacar que, alrededor del acantilado, han colocado una muralla de piedra como forma de seguridad para niños y animales que se puedan acercar al acantilado sin la supervisión de una persona adulta. ​
Creux Du Van
Otra forma de conocer Creux du Van es la recomendada por la cuenta oficial de turismo de Suiza “My Switzerland”, realizando una ruta en bicicleta que comienza en Noiraigue hasta Val de Travers. Aquí dejamos el link con la recomendación de esta ruta:
Les dejamos aquí el vídeo de nuestro paseo por Creux du van

La verdad es que si os gusta la naturaleza no podéis dejar de visitar este lugar estando en la región de Neuchâtel, es un imprescindible a visitar en este cantón. 

¡Hasta el próximo post!

Visita a los acantilados de Creux Du Van
5 (100%) 2 votes