Sin duda, uno de los atractivos que tiene Suiza son sus parajes naturales. Durante nuestro road trip visitamos dos gargantas: la de Areuse, que nos encantó sobre todo por su puente que nos recordó escenas de El señor de los anillos, y la segunda, la de Aare.
Esta garganta es conocida también como Aareschlucht en alemán y está ubicada en la región de Meiringe, en el cantón de Berna. Realmente no estaba en los planes visitar esta garganta; el plan original era, estando en Lucerna, subir al Monte Pilatus en un tren cremallera que sube desde Alpnachstad, pero el día amaneció lloviendo, por lo que nos recomendaron no subir porque no íbamos a apreciar nada a la subida y estando en la cima del monte tampoco, por lo que esta actividad la hemos dejado como pendiente si volvemos a Suiza.
Así que nuestra segunda opción para el día fue conducir una hora para conocer Aareschlucht. Esta garganta, con una profundidad de 200 metros, ha sido moldeada durante miles de años en la roca calcárea por la fuerza del agua.
Garganta de Aare o Aareschlucht Suiza
La garganta tiene 1,4 kilómetros de largo y va desde Meiringe hasta la zona de Innertkirchen. La entrada principal se encuentra en Meiringe, donde hay un gran estacionamiento y un restaurante. Para hacer el recorrido hay que pagar una entrada de 8.5 CHF (francos suizos) los adultos y 4 CHF los niños de 6 a 16 años. Existe una entrada combinada que cuesta 15 CHF para la garganta y una cascada muy famosa donde muere en la ficción el famoso detective Sherlock Holmes.
Garganta de Aare o Aareschlucht Suiza
Debido al mal tiempo, nosotros solo visitamos la garganta; de hecho, el recorrido lo hicimos con chubasquero, paraguas, la cámara dentro de una bolsa plástica y la GoPro con su carátula protectora.
Garganta de Aare o Aareschlucht Suiza
El trayecto transcurre por túneles en la roca o una pasarela pegada a las paredes de la garganta.  En el momento de entrar ya observamos la maravilla que la naturaleza ha creado con el pasar del tiempo. La primera etapa de la garganta es la más estrecha y hay que pasar por túneles en la roca, aquí te encuentra a no más de dos metros de la otra pared de roca y se escuchaba el rugido del río que estaba bajando con mucha fuerza por la lluvia.
Al salir de los túneles, se van separando las dos paredes  de la garganta, pudiendo apreciarse su altura. En el recorrido hay una pequeña cascada llamada Schräybach.
Garganta de Aare o Aareschlucht Suiza
Más adelante, el recorrido tiene otra parte que va por túneles. Nosotros no realizamos todo el recorrido, que puede tomar unos 40 minutos. Lo que mucha gente hace es que, al llegar al final, toma de vuelta el tren en Innertkirchen, ya que tiene una parada cerca de la garganta. Nosotros, al estar ya empapados, decidimos no terminar el recorrido y dar marcha atrás sobre nuestros pasos, pues teníamos el coche en la entrada de la garganta.
Garganta de Aare o Aareschlucht Suiza
Y este fue nuestro paso por este rincón de Suiza que no es muy conocido pero que vale mucho la pena ver. Si tenéis pensado estar cerca de Meiringe, os recomendamos conocer esta belleza natural; a pesar de que la vimos con lluvia nos encantó. Aquí dejamos el link donde están los horarios: 
Y como bonus track aquí dejamos en vídeo parte del recorrido que hicimos en el que se ve cómo lo pasamos bajo la lluvia.

¡¡Hasta el próximo post!!

Visita a la Garganta de Aare o Aareschlucht
5 (100%) 1 vote