El Burgo de Osma, antigua y monumental ciudad episcopal, es una preciosa villa medieval soriana que está a 2 horas de Madrid, así que resulta perfecta para una escapada de fin de semana.

Su origen está en la ciudad celtíbera de Uxama Argaela, en la orilla derecha del río Ucero. A partir del siglo II a. C. pasó a los romanos, quienes la reconstruyeron y la dotaron de infraestructuras como como cisternas para transportar el agua desde el nacimiento del río, situado a unos 20 kilómetros al norte; también construyeron una muralla. Después de los romanos, estuvo habitada por los visigodos y más tarde por los musulmanes, que la llamaron Waxsima y construyeron elementos defensivos como atalayas. Tras la reconquista, la población se trasladó a la otra orilla del río, dando lugar al núcleo de la actual población.

¿Qué ver en El Burgo de Osma?

El recinto medieval de El Burgo de Osma tiene uno de los recintos medievales mejor conservados de toda la provincia soriana, habiendo sido declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1993.

Muralla

Nos dio la bienvenida la muralla, que data del siglo XV y rodea el núcleo medieval. Fue construida por orden del obispo Pedro García de Montoya, con función defensiva pero posteriormente también sirvió para proteger de enfermedades y permitir el cobro de impuestos a los productos que pasaban por ella.

Tuvo varias puertas de acceso a la villa, pero solo se conserva la de San Miguel, que fue reformada en el siglo XVI, junto a un tramo de muralla restaurado que discurre paralelo al río Ucero. ¡En la hora azul se ve preciosa!

Qué ver en El Burgo de Osma

Catedral Nuestra Señora de la Asunción

Originalmente fue una catedral románica construida en el siglo XII, pero fue demolida para levantar la actual, de estilo gótico, en el siglo XIII. Posteriormente ha tenido varias transformaciones y ampliaciones, como la gran torre barroca de 72 metros de altura que fue construida por Juan de la Calle en el siglo XVIII tras el hundimiento de otra medieval anterior; y es el símbolo de la villa.

Qué ver en El Burgo de Osma

El interior de la catedral guarda maravillosos rincones, como el claustro gótico, el coro de madera de nogal con dos órganos, las vidrieras neogóticas del siglo XIX, las rejas del coro y de la Capilla Mayor o el retablo mayor del siglo XVI realizado por Juan de Juni y Juan Picardo. Nosotros vimos la catedral con una visita guiada en la que pudimos ver varios lugares que nos parecieron espectaculares:

La sacristía neoclásica, de Juan de Villanueva, que tiene un precioso techo y una pila bautismal de mármol y jaspe. Fue construida donde antiguamente estaba el ayuntamiento.

La Capilla del Beato Juan de Palafox o de la Inmaculada (Capilla del Santísimo), con mármol rojo, cúpula de Sabatini y lámpara de la Real Fábrica de Vidrios y Cristales de La Granja de San Ildefonso.

El Santo Cristo del Milagro, la escultura románica más antigua de la catedral, realizada en madera de roble.

La Capilla de San Pedro de Osma, que alberga los restos del Santo. Antes estaban en la primitiva Sala Capitular, que está debajo y tiene un sarcófago actualmente vacío.

Esta sala es la única que queda en pie de la antigua catedral románica y tiene en el techo unas nervaduras pintadas con dragones que escupen fuego, así como capiteles y arquivoltas profusamente decorados. El sepulcro contiene policromía original del siglo XIII, con unos relieves que narran escenas de la vida del Santo. Imperdible.

Qué ver en El Burgo de Osma

El Códice Beato, que recoge los Comentarios al Apocalipsis atribuidos a Beato de Liébana. Tiene 72 miniaturas, de las cuales la más famosa es un mapamundi del año 1086 que representaba el mudo cristiano: 12 cabezas de los 12 apóstoles, el mar Mediterráneo en el centro con solo 3 continentes que lo rodean, Asia con el Paraíso, África con el río Nilo y Europa con Grecia, Roma e Hispania en la que se aprecian la torre de Hércules y Santiago de Compostela; famoso es también el esciápodo o patagón, criatura de la mitología griega con un solo pie gigante con el que se protegía del sol y que representa lo desconocido, ya que el miniaturista sabía que no había representado todo en el mapa.

Nos pareció una auténtica joya, aunque no se trata de la pieza original. Como curiosidad, este códice iba a ser robado por el famoso ladrón de arte Erik el Belga en 1966, pero le detuvieron antes y no lo consiguió.

Qué ver en El Burgo de Osma

Recomendamos encarecidamente esta visita guiada, pues yendo por libre no se conocen todos estos interesantísimos detalles.

Tras la catedral hay un rincón conocido como “caracol”, desde el que se tienen unas vistas diferentes de la misma:

Calle Mayor

Es la vía principal, y se encuentra porticada en su totalidad por uno de sus lados, desde la plaza de la Catedral hasta la Plaza Mayor.

View this post on Instagram

Calle Mayor de #ElBurgodeOsma

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

En esta calle encontramos el Palacio Episcopal, un edificio del siglo XVI en cuya fachada destaca la portada con un arco conopial y el escudo del obispo Alonso Enríquez.

Qué ver en El Burgo de Osma

Perpendicular a la calle Mayor se encuentra la calle Obispo Rubio Montiel, que es la única porticada a ambos lados. A la altura de la calle Poeta Malo de Molina hay unos bonitos arcos tras los cuales encontramos una fuente de piedra.

Plaza Mayor

Es un típico ejemplo de plaza castellana, de planta cuadrada y estilo barroco del siglo XVIII. En ella hay típicas casas castellanas con soportales; junto con las columnas de la Calle Mayor, suman un total de 125.

En la plaza hay también dos importantes edificios: el Ayuntamiento y el antiguo Hospital de San Agustín. Este último fue construido a finales del siglo XVII y tiene dos torres, destacando en la fachada las estatuas de San Sebastián y San Francisco, así como el escudo de armas del obispo Montoya. Actualmente alberga la oficina de turismo, y en su interior hay un bonito patio con dos pisos de arcos y una capilla con un retablo y una cúpula barroca.

Qué ver en El Burgo de Osma

Universidad de Santa Catalina

La Universidad fue fundada en el siglo XVI por el obispo portugués Pedro Álvarez de Acosta. Tiene una bonita portada plateresca con arco de medio punto flanqueado por columnas corintias.

Pero el verdadero tesoro está en su interior: un gran claustro renacentista con dos pisos de arcos, donde se puede ver varias veces el escudo del obispo, en el que aparecen la rueda del martirio de Santa Catalina y unas costillas, que quieren decir que sus obras las hacía “a costa de sus costillas”. Algunas de las columnas tienen muescas por la metralla de las guerras carlistas. Hoy en día el edificio se ha convertido en un hotel termal de lujo, pero se puede entrar para admirar el claustro.

Puente romano

Está situado sobre el río Ucero y a los pies del castillo. Tiene origen romano, pues data del siglo I a. C., y fue reconstruido en la Edad Media. Muy bonita la imagen del puente son el castillo al fondo.

Castillo

El castillo medieval, datado en el siglo X, se eleva sobre un cerro montañoso junto a la confluencia de los ríos Ucero y Abión. Por su situación en la frontera entre el Reino de León y el Califato de Córdoba, fue testigo de la derrota de Abderramán III por parte de las tropas del rey Ramiro II de León; posteriormente cayó en manos del caudillo Almanzor, pero sería reconquistado por los cristianos. A partir del siglo XIV se abandonó y actualmente se encuentra en estado ruinoso, aunque hay en marcha un proyecto para hacerlo visitable.

Nosotros le hicimos algunas tomas aéreas a vista de dron:

Otros lugares de interés

Si nos queda más tiempo, aún hay otros monumentos para seguir conociendo: la fuente del Mono que es uno de los símbolos de la villa, la Iglesia del Carmen del siglo XVI, la Iglesia de Santa Cristina del siglo XVI enfrente del castillo, el Seminario Diocesano del siglo XVIII y el Real Hospicio del siglo XVIII.

Qué ver en El Burgo de Osma

Mención especial merece el yacimiento arqueológico de Uxama, que nos quedamos con muchas ganas de visitar.

Gastronomía

Como en cualquier localidad de la provincia de Soria, triunfan los productos derivados del cerdo y, entre ellos, los torreznos. Así que en cuanto llegamos, nos fuimos a probarlos, junto con unas manitas y un original y delicioso surtido de escabechados: pollo, codorniz y conejo.

View this post on Instagram

Gastronomía en #ElBurgodeOsma

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

En invierno, desde mediados de enero hasta mediados de abril, todos los fines de semana (excepto el de Semana Santa), tienen lugar las Jornadas de la Matanza, una fiesta gastronómica que recomendamos disfrutar; nunca habíamos asistido a un evento parecido. Si queréis saber más acerca de estas Jornadas, no os perdáis el post:

Jornadas de la Matanza de El Burgo de Osma

Alrededores

Muchos son los lugares que están más o menos cerca de El Burgo de Osma. Por ejemplo, Berlanga de Duero a 20 minutos al sureste, Caracena a 30 minutos al sur, Calatañazor a menos de media hora al noreste, la ciudad de Soria a 1 hora… Mucho más cerca, las localidades de San Esteban de Gormaz y Gormaz, esta última con su impresionante fortaleza califal.

Y preciosos entornos naturales, como el cañón del río Lobos, la Fuentona o la Laguna Negra, esta última algo más lejos ya.

Nosotros conocemos muchos de estos lugares, y esperamos conocer todos los que nos quedan de esta sorprendente provincia que guarda tantas maravillas.

Y vosotros ¿Conocéis El Burgo de Osma? ¿qué lugares conocéis de Soria?

¡¡Hasta el próximo post!!