Almazán es un bonito pueblo de la provincia de Soria, situado a orillas del río Duero, a escasa media hora al sur de la capital. Aunque su nombre proviene del árabe y significa “el fortificado”, su primer nombre fue Adnumantia, en época romana, que significaba “hacia Numancia”. Alfonso I El Batallador la reconquistó en el año 1128 y se convirtió en Corte con los Reyes Católicos, alcanzando gran esplendor durante el siglo XVI gracias a la familia Hurtado de Mendoza. Hoy en día, Almazán forma parte de la Red de Ciudades y Villas Medievales.

Vamos a conocer su gran patrimonio histórico artístico.

Qué ver en Almazán

Muralla

De la primitiva muralla árabe, que dio nombre a la villa, quedan escasos restos. La muralla actual fue construida por los cristianos sobre estos restos, entre los siglos XII y XIII. Inicialmente tuvo cuatro puertas de acceso, de las que se conservan tres: Puerta de la Villa, Puerta del Mercado y Puerta de los Herreros.

Almazán

También han llegado hasta nuestros días dos postigos: el de San Miguel y el de Santa María.

Almazán

Se puede recorrer un tramo de muralla en un agradable paseo junto a la misma, comenzando en el Aula de Cultura San Vicente y llegando hasta el Rollo de las Monjas, un torreón circular.

Almazán
Paseo por la Muralla
Almazán
Rollo de las Monjas

Otro tramo de muralla lo encontramos junto a la N-111; en él está el Postigo de Santa María.

Almazán

Plaza Mayor

La Puerta de la Villa da paso a la Plaza Mayor, en la que hay importantes edificios como el Ayuntamiento, la iglesia de San Miguel, el antiguo casino mercantil y el Palacio de los Hurtado de Mendoza, que alberga la Oficina de Turismo y el Centro de Recepción de Visitantes.

Almazán

En la plaza también encontramos el Postigo de San Miguel, que tiene una espectacular plataforma mirador sobre el Duero.

Almazán

Iglesia de San Miguel

Declarada Monumento Nacional en 1931, fue construida a mediados del siglo XII. Es de estilo románico y tiene una planta irregular en la que la cabecera se inclina hacia la plaza; hay varias teorías que lo explican, siendo la más probable la existencia de la antigua muralla.

Almazán

Pero lo más llamativo de la iglesia es la cúpula, con una nervadura con influencia islámica, al estilo de las cúpulas califales de las mezquitas de Córdoba o del Cristo de la Luz en Toledo. Otro ejemplo está en la iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Río, en Navarra.

Almazán

También está un frontal de mesa de altar que representa el martirio de Santo Tomás Beckett. En él se aprecian restos de cuatro soldados con cota de malla, uno de los cuales decapita al santo, un ángel eleva su alma al cielo.

Almazán

La iglesia es accesible mediante visita guiada concertada en la Oficina de Turismo.

Palacio de los Hurtado de Mendoza

El rey Enrique III cedió la villa de Almazán a los Mendoza, condes de Monteagudo, que la convirtieron en capital de su señorío. Aquí se establecieron y mandaron construir este palacio a finales del siglo XV como su residencia. También llamado del Conde de Altamira, es Bien de Interés Cultural desde 1991. Su fachada principal, de estilo clasicista, da a la Plaza Mayor y frente a ella hay una estatua de Diego Laínez, natural de la villa, que fue cofundador de la Compañía de Jesús.

Almazán

En el palacio están la Oficina de Turismo y el Centro de Recepción de Visitantes. Este está compuesto por dos salas con audiovisuales y paneles in informativos sobre la riqueza histórica, patrimonial, natural y gastronómica de la villa. Pero sin duda, destaca el “Tríptico de Almazán”, tablas de madera policromada del siglo XV atribuidas al pintor flamenco Hans Memling. Estas tablas corresponden a las alas o batientes; en su cara interior están representados el apóstol San Pedro y Santa Isabel de Hungría y, en la exterior, San Francisco de Asís y San Bernardino de Siena.

Almazán

El motivo de que esta obra fuese encontrada en Almazán se debe a que los Reyes Católicos, que residieron en el Palacio de los Mendoza, gustaban de la pintura de Hans Memling, de quien fueron mecenas.

Aula de Cultura San Vicente

Está situada en la antigua iglesia románica de San Vicente, del siglo XIII. Su culto se cerró definitivamente durante la Guerra Civil, para convertirse en granero. Posteriormente fue restaurada para convertirse en Aula de Cultura. La encontramos cerrada.

Almazán

Ermita de Jesús Nazareno

Pequeño templo del siglo XVII con un brillante tejado de pizarra y planta octogonal. En su interior se puede ver una preciosa cúpula barroca; también una talla de Jesús Nazareno, patrón de Almazán. Se levanta en el lugar en el que estuvo la antigua parroquia de Santiago.

Almazán

Iglesia de Santa María de Calatañazor

De finales del siglo XVI, tiene en su interior bóvedas estrelladas de crucería y un retablo mayor tallado por los artistas que hicieron el de la catedral de Sigüenza.

Parque de la Arboleda

Se trata de un extenso espacio natural  en la margen derecha del río Duero. Cuenta con gran variedad de árboles, como cedros, secuoyas, pinos, castaños de indias, plátanos, chopos, álamos, tilos, fresnos… y arbustos, como lilos o laureles. Tanta cantidad se debe a que, en el siglo XVIII, se dictó una orden municipal por la que cada vecino debía plantar un árbol o pagar una multa; también se valló el terreno para evitar que el ganado lo dañase.

En un paseo por el parque podremos ver la fuente de los 4 caños, un torreón y un estanque. Además, hay varias esculturas contemporáneas, realizadas por diversos escultores nacionales e internacionales.

Almazán

Otros

  • Iglesia de San Pedro: finales del siglo XVII, resultado de la unión de las parroquias medievales de San Pedro-San Pablo y San Andrés.
  • Iglesia de Nuestra Señora del Campanario: del siglo XIII.
  • Puente medieval sobre el río Duero: con trece ojos.
  • Convento de Nuestra Señora de la Merced: Monumento Nacional en 1947, en él vivió sus últimos días, murió y está sepultado el gran dramaturgo Tirso de Molina.

Alrededores de Almazán

Encontramos varias localidades interesantes cerca de Almazán. Nosotros tuvimos tiempo de visitar en un fin de semana:

  • Barca y Morón de Almazán, en la comarca de Almazán.
  • Monteagudo de las Vicarías, en la comarca de las Vicarías.
  • Caltójar y Rello, en la comarca de Berlanga.
  • Medinaceli, Romanillos de Medinaceli y el Monasterio de Santa María de Huerta, en la comarca de Arcos de Jalón.

Si tenéis más tiempo, siempre es un placer recorrer la provincia de Soria. Os recomendamos Calatañazor, Berlanga de Duero, Gormaz, El Burgo de Osma y, cómo no, Soria ciudad.

¡¡Hasta el próximo post!!

Rebeca Gavilán Yela
Síguenos en