También conocido como la Suiza manchega por su localización y sus numerosas fuentes, Aýna está enclavado en una pared rocosa del cañón del río Mundo, a unos 60 kilómetros al sur de la ciudad de Albacete. Su nombre proviene del árabe ayn, que significa fuente, que acabó castellanizándose y pasando a ser Aýna. Alfonso VIII liberó a la aldea del dominio musulmán y, posteriormente, Felipe II le concedió el privilegio de villa.

¿Qué ver en Aýna dando en un paseo por este tranquilo pueblecito?

Miradores
Ya antes de llegar al pueblo está el mirador del Diablo, que queda a mano derecha en la serpenteante carretera. Desde aquí se tiene una amplia vista del valle del río Mundo, las terrazas excavadas en las laderas del monte utilizadas para diversos cultivos y una panorámica del pueblo.
Qué ver en Albacete en 4 días
Justo en la entrada del pueblo está el mirador del sidecar, en homenaje a la película Amanece, que no es poco, muchas de cuyas escenas se rodaron en este pueblo, en Molinicos y en Liétor.

View this post on Instagram

Nos damos un paseo en moto @irazinho #mywowtrip2018

A post shared by Recuerdos De Mi Mochila (@recuerdos_de_mi_mochila) on

Caminando por la calle principal que lleva a la plaza mayor se encuentra el mirador de la bajada al río mundo, donde tiene una vista del cañón por donde fluye el río mundo.
Qué ver en Aýna
Y ya en el casco antiguo de Aýna, tenemos el balcón de los Moros o mirador de los Mayos, que tiene una espectacular entrada por la cueva de los Moros, donde se encuentran las ruinas del castillo de la Yedra. Se sube por la calle Postigo y está en uno de los lugares más altos del pueblo.
Qué ver en Aýna
Castillo de la Yedra
El castillo, o mejor dicho lo que queda de él, está en la cueva de los Moros. Es de origen musulmán, del siglo XIII según explica un panel situado en la entrada de la cueva.
Iglesia de Nuestra Señora de lo Alto
Situada muy cerca de la plaza Mayor, está construida sobre los restos de una antigua ermita en la época del Renacimiento y remodelada durante el Barroco. Rinde homenaje a la patrona del pueblo, la Virgen de lo Alto.
Qué ver en Aýna
Otros puntos para visitar son la casa-museo etnológico o la ermita de Nuestra Señora de los Remedios con artesonado mudéjar en el techado interior. Para aquellos que tengan más tiempo, se pueden dar algunos paseos para descubrir el Rincón de la Toba, la cascada del arroyo de la Toba cerca del puente de las Correras tras el hotel Felipe II, o la ribera del río Mundo.
La oficina de turismo organiza visitas a la Cueva del Niño, situada a orillas del río Mundo, que alberga pinturas rupestres en su interior y es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1998, dentro de la categoría Arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica. La ruta  consta de 16 kilómetros por carretera en coche, 2 kilómetros de pista forestal y 45 minutos de senderismo, por lo que es necesario reservarse unas horas.
Para más información sobre qué ver y hacer en Aýna:
La verdad es que Aýna, aunque es pequeñito, tiene bastantes cosas para ver. ¿Os animáis a conocerlo?
Si quieres ver todo lo que hicimos por la provincia de Albacete te recomendamos que leas:

Qué ver en Albacete en 4 días

¡¡Hasta el próximo post!!
Qué ver en Aýna, la Suiza Manchega
5 (100%) 1 vote