Cuenca es una provincia llena de sorpresas.  En esta ocasión, vamos a contar la ruta que hicimos a los castillos del marqués de Villena en las localidades de Belmonte, Castillo de Garcimuñoz y Alarcón; una ruta perfecta, no muy lejos de Madrid, para pasar un día lleno de historia y, por qué no, también de modernidad… Si queréis saber más, no os perdáis estos tres famosos castillos.

¡Comenzamos!

Ruta de los castillos del marqués de Villena en Cuenca

Don Juan Pacheco, primer marqués de Villena, recibe este marquesado como recompensa a sus servicios tras la batalla de Olmedo. Entre sus villas estaban Belmonte y Alarcón, pero Castillo de Garcimuñoz , que le interesaba por encontrarse entre estas dos, la obtuvo posteriormente a cambio de Medellín.

Estas tres localidades se encuentran cercanas entre sí, tal y como mostramos en este mapa, por lo que la ruta se puede hacer en un día:

Castillo de Belmonte

Al noreste de Belmonte está su castillo, en la cima del cerro de San Cristóbal. De estilo gótico mudéjar, se empezó a construir en 1456 por orden de don Juan Pacheco y se terminó 10 años después. No se concibió con carácter defensivo sino palaciego, y se puede decir que es uno de los castillos más bonitos de España, declarado además Monumento Nacional de Interés Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural.

castillos del marqués de Villena

Por él han pasado personajes tan influyentes como Juana la Beltraneja o Eugenia de Montijo, heredera de la casa de Villena y esposa de Napoleón III, que realizó reformas de estilo francés. Actualmente, el castillo es propiedad de la familia Fitz-James Stuart.

Ya en el exterior se aprecia la belleza del castillo, con seis torreones circulares y la torre del homenaje, de planta cuadrada con esquinas redondeadas; alberga la armería, con réplicas de armaduras medievales.

castillos del marqués de Villena

Su principal entrada es la puerta del Campo, con portada gótica en la que figuran los escudos de don Juan Pacheco y su esposa doña María Portocarrero, que en su origen tuvo foso y puente levadizo. Esta puerta da paso a un patio de armas de forma triangular que tiene inspiración en el castillo escocés de Caerlaverock, que pudimos visitar en nuestra ruta de 5 días por el centro y sur de Escocia.

En el patio podemos ver un magnífico aljibe, adornado con dos columnas elipsoidales. Del patio parte una elegante escalera de madera con precioso artesonado que lleva al primer piso, en el que hay una galería de la que salen las dependencias destinadas a la servidumbre; en ellas podemos ver unas magníficas techumbres gótico-mudéjares que son de las mejores de España.

castillos del marqués de Villena

También en el primer piso encontramos el salón del estrado, cuyo techo de madera produce un curioso efecto óptico que no vamos a desvelar…

En la habitación llamada sala de embajadores o capilla posee una espectacular cúpula  con un increíble artesonado gótico mudéjar, equiparable a los de la Alhambra de Granada o la Aljafería de Zaragoza.  Además, hay dos ventanales, con bancos cortejadores llamados así por su tradicional uso, que tienen unos grandes alféizares de piedra con bestiarios góticos: ricos bajorrelieves, atribuidos al arquitecto Juan Guas, en los que se pueden apreciar diversos motivos decorativos, entre ellos animales, vegetales, figuras humanas, escudos…

castillos del marqués de Villena

En la segunda planta están las habitaciones particulares del marqués y su esposa, también con fantásticos techos, destacando el del dormitorio del marqués, adornado con campanitas y pequeñas estrellas de ocho puntas con círculos azules en el centro; se dice que, en tiempos del marqués, el techo también tenía cristales de colores y que la cúpula giraba, emulando un fantástico cielo estrellado.

castillos del marqués de Villena

Por último, se puede recorrer el adarve de los muros del castillo, visitando cada una de sus torres. Se puede bajar por algunas de ellas, que tienen estrechas escaleras de caracol que van a dar al patio de armas.

Ya fuera del recinto del castillo está Trebuchet Park,  el mayor parque temático de máquinas de asedio a escala real del mundo. Tiene 40 máquinas, que están operativas, repartidas en cuatro mundos: cristiano, musulmán, oriental y renacimiento. ¡Todo un referente de la época medieval!

castillos del marqués de Villena

En el castillo se organizan diversas actividades, como torneos de combate medieval, recreaciones históricas, jornadas del terror… De hecho, fue sede del Campeonato Mundial en 2014 y volverá a serlo en 2020. También ha sido utilizado para varias películas como El Cid, Los señores del acero, Juana la Loca, Fuenteovejuna… Y escenario de una de las pruebas de exteriores del famoso reality gastronómico Master Chef en una de sus ediciones Celebrity.

Fortaleza de Castillo de Garcimuñoz

Esta fortaleza se comenzó a construir por orden de don Juan Pacheco en 1458, en estilo gótico, y se terminó 10 años después. Tiene la peculiaridad de que debajo hay un anterior castillo de yeso, uno de finales del siglo XII que habitó don Juan Manuel, que a su vez fue construido sobre restos musulmanes y que quedó enterrado más de metro y medio por debajo de la planta baja del “nuevo” del siglo XV.

Este castillo nuevo tiene una estructura de planta cuadrada irregular, con gruesos muros, que se conserva casi en su totalidad; las esquinas tienen cuatro torreones circulares, uno de los cuales, el más grande, es la torre del homenaje, que se encuentra al pasar la puerta de entrada; esta se dispone en recodo para poner mayor dificultad a los atacantes, siguiendo la costumbre musulmana. En el interior, en pleno patio de armas, se levantó la iglesia de San Juan Bautista en el siglo XVII, utilizando como material los muros del castillo y sirviendo de campanario uno de los torreones circulares; posteriormente, en el siglo XIX, el patio sirvió de cementerio al prohibirse enterramientos dentro de las iglesias a causa del cólera morbo asiático.

El castillo tuvo varias plantas: la baja, donde estaban las caballerizas, almacenes, cocina y despensa y otras dos por encima, de carácter defensivo pero con un área palaciega a juzgar por las ventanas góticas.

Ya en el siglo XXI, gracias a una subvención concedida por el Ministerio de Fomento, el interior del castillo fue rehabilitado por la arquitecta Izaskun Chinchilla con un estilo muy moderno, que contrasta fuertemente con el muro que lo rodea y que no deja indiferente a nadie. Según ella misma, el estilo es ortográfico, pues las piezas utilizadas son pequeñas y ligeras como puntos y comas, y pueden ser desmontadas.

castillos del marqués de Villena

Actualmente el castillo se puede visitar con visitas guiadas o bien por libre con audioguía, a través de la cual se conocen los puntos más importantes del castillo:

La preciosa puerta de entrada, de estilo gótico isabelino, atribuida a Juan Guas.

La plataforma con chimeneas solares.

La torre del homenaje, cuyo interior ha sido restaurado para ver un audiovisual acerca de la historia del castillo; también se ha recuperado un aljibe original en la parte inferior y se ha construido un mirador en la parte superior.

Una pasarela que comunica la torre del homenaje con la torre noroeste, que pasa por las ventanas góticas de la segunda planta.

En verano, el castillo adquiere un carácter más cultural, pues en él se celebran diversas actividades, como conciertos nocturnos. Sin duda, un lugar controvertido para conocer.

Castillo de Alarcón

Construido en el peñasco Pico de los Hidalgos, sobre un meandro del río Júcar, esta pequeña pero infranqueable fortaleza es el emblema de Alarcón por sus más de trece siglos de historia y su monumentalidad. De origen islámico del siglo VIII, tras la reconquista del rey Alfonso VIII fue ampliado y reforzado, formando parte del sistema defensivo que se levantó en la villa durante la Edad Media con tres murallas concéntricas que tenían puertas y torreones. Hoy en día, y desde 1966, es Parador Nacional de Turismo, con 14 habitaciones.

castillos del marqués de Villena

Uno de los dueños del castillo fue también don Juan Manuel, señor de Alarcón, que lo restauró y pasó largas periodos el él escribiendo sus obras, como su famoso El conde Lucanor.

La planta del castillo es trapezoidal debido al terreno irregular sobre el que se asienta, y recuerda a la proa de un barco. En su interior, junto a un pequeño patio de armas, está la torre del homenaje de estilo renacentista, obra de Juan Pacheco; de planta rectangular con dos líneas de almenas en la parte superior, disponía de despensa, aljibe y sala de armas. Actualmente alberga algunas habitaciones y los clientes alojados en el Parador pueden subir para admirar las vistas del río Júcar; también con visita guiada.

castillos del marqués de Villena

Al cAl castillo se llega por una estrecha carretera que también sirve de acceso al pueblo, atravesando tres puertas de las tres murallas que tuvo la villa medieval.

castillos del marqués de Villena

Todo Alarcón esconde rincones maravillosos para descubrir que contaremos en otro artículo.

Y así termina nuestra ruta por los castillos del marqués de Villena, estos tres castillos que nos encantó conocer. ¿Vosotros ya los habéis visitado? ¿Qué otros castillos nos recomendáis en la provincia de Cuenca?

Nosotros conocimos otros en las provincias de Toledo y Albacete, concretamente en Escalona y en Chinchilla de Montearagón:

Escalona, la corte de los prodigios

Qué ver en Chinchilla de Montearagón

¡¡Hasta el próximo post!!