Buitrago del Lozoya es un encantador pueblito que está a unos 75 kilómetros al norte de Madrid, tan solo una hora, en la Sierra Norte. Situado en un meandro del río Lozoya, tiene un conjunto histórico-artístico catalogado como Bien de Interés Cultural desde 1993, con un impresionante recinto amurallado medieval que es el mejor conservado de la Comunidad de Madrid. Sus orígenes presumiblemente se remontan a la época romana, siendo fundada en el siglo I a. C. y llamada Litabrum.

Más tarde, en el siglo X, llegó a ser un importante núcleo económico cuya población se dedicaba a la ganadería y al comercio y, en el siglo XI fue reconquistado al islam por las tropas del rey castellano Alfonso VI. El primer marqués de Santillana, Íñigo López de Mendoza, lo heredó de su padre, en el siglo XV, convirtiéndose en el tercer señor de la villa medieval.

Es un lugar imprescindible para visitar si vivís en Madrid. ¡Vamos a conocer todo sus monumentos!

Qué ver en Buitrago de Lozoya

Muralla

Probablemente fue construida entre los siglos XI y XII, sobre la antigua fortificación musulmana. A lo largo de sus 800 metros de longitud, tiene dos partes bien diferenciadas: el adarve bajo, que va paralelo al río Lozoya, y el adarve alto, que comprende los flancos sur y suroeste y que constituye el tramo árabe de la muralla.

Buitrago de Lozoya

El adarve bajo se puede recorrer libremente, pero la visita al alto es de pago, accediendo junto a la Torre del Reloj, yendo por la calle del Arco que parte de la plaza de la Constitución.

En el paseo por el adarve bajo, además de tener unas bonitas vistas al río, se llega a un bonito jardín medieval en el extremo norte, justo en el meandro del río. El jardín tiene plantas aromáticas y medicinales, además de un laberinto vegetal.

Torre del Reloj

También en la plaza de la Constitución, data del siglo XIV y su base está al lado del arco que sirve de acceso al recinto amurallado. Tiene 16 metros de altura y en su interior se conserva la maquinaria original del reloj, del siglo XIX.

Iglesia de Santa María del Castillo

Es la única que queda de las cinco que llegó a haber en el siglo XVI, y la encontramos nada más pasar el arco de acceso a través de la muralla. Fue construida en el siglo XIV sobre los restos de una antigua mezquita, aunque la portada de acceso fue añadida en el siglo XVI.

Buitrago de Lozoya

Tras un incendio en 1936 que destruyó el techo gótico, se puso un precioso artesonado mudéjar procedente de la iglesia del Hospital de San Salvador.

Castillo de los Mendoza o del marqués de Santillana

El alcázar o castillo está construido en estilo mudéjar sobre una de las esquinas de la muralla, aprovechando sus muros y torres como defensa. Tiene planta cuadrada y, a diferencia de otros castillos de la época, este no cuenta con una torre del homenaje para servir de residencia del señor.

En el exterior del castillo, destacan el foso, las torres y una coracha o brazo de muralla que bajaba hasta el río para proteger un puente de posible origen romano que ahora está bajo el agua y que llevaba a un coto de caza con el conjunto palaciego Casa del Bosque, hoy en ruinas.

Buitrago de Lozoya

No pudimos visitar su interior del castillo por encontrarlo en obras, pero sabemos que disponía de un pozo de nieves, oquedad excavada en la roca que servía para almacenar nieve prensada que se convertía en hielo y se vendía en pueblos cercanos para diversos usos como conservar alimentos, elaborar helados e incluso con fines terapéuticos.

En la plaza del Castillo se encontraba el Hospital de San Salvador, fundado por Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, en el siglo XV para acoger y dar hospedaje a pobres y desprotegidos. Estuvo en funcionamiento hasta finales del siglo XIX y fue derribado tras los daños sufridos durante la Guerra Civil.

Puente Viejo

También conocido como puente del Arrabal, comunicaba el recinto amurallado con el arrabal del Andarrío. Fue construido sobre finales del siglo XIV o principios del XV y tiene un gran arco central. Por aquí pasa la Cañada Real Segoviana.

Buitrago de Lozoya

Museo Picasso

Inaugurado en 1985, se encuentra fuera del recinto amurallado, en los bajos del edificio del Ayuntamiento. Contiene una colección de más de 70 dibujos, cerámicas y recuerdos que Pablo Picasso regaló a su barbero y amigo Eugenio Arias, que nació en Buitrago, cuando ambos estuvieron exiliados en Francia.

View this post on Instagram

Museo Picasso #BuitragodeLozoya

A post shared by Ira de Recuerdos De Mi Mochila (@ira_viajero) on

Muchas de las obras expuestas están relacionadas con los toros. Nos llamó la atención el dibujo Toritos fritos, que se ha convertido en un plato servido por uno de los restaurantes de Buitrago.

El museo es pequeño, por lo que se ve enseguida, y además, es gratuito.

Otros lugares interesantes

Además del casco histórico, hay otros lugares para visitar en las cercanías de Buitrago:

Mirador de Buitrago del Lozoya, para tener una vista panorámica del pueblo y la muralla.

Área recreativa de Riosequillo, con una gran piscina natural; hay que ir pronto porque a media mañana ya hay cola para entrar.

Rutas de senderismo por los alrededores, como la que va hasta el hasta el puente de Calicanto del siglo XVI, o la que va hasta el embalse de Puentes Viejas, entre otras.

En cuanto a eventos, en verano se celebran el Festival de Música Marqués de Santillana y una Feria medieval; en invierno, es muy famoso el Belén viviente.

¿Cómo llegar a Buitrago de Lozoya?

Es muy fácil; en coche se va por la A1, y en transporte público, en el autobús interurbano 191 que sale de Plaza de Castilla y que sigue hasta Somosierra. ¡Ya no hay excusa para ir a conocer esta preciosa villa medieval!

¿Vosotros ya la conocéis?

¡¡Hasta el próximo post!!