La Palma, antigua Benahoare (“mi tierra”) en tiempos prehispánicos, tiene una bonita capital situada al este de la isla, a orillas de la bahía que los antiguos aborígenes llamaban Timibúcar por la que llegaban los barcos desde la península. Hacia el interior, la ciudad está rodeada por el Risco de la Concepción, de 300 metros de altura.

La conquista castellana de La Palma comenzó en septiembre de 1492 con el desembarco en Tazacorte de Alonso Fernández de Lugo, enviado por los reyes Católicos. Finalizó el 3 de mayo de 1493, fundándose la capital de la isla en el puerto de Tedote con el nombre de Santa Cruz de La Palma, ya que el 3 de mayo es el día de la Santa Cruz. La ciudad progresó rápidamente gracias a la exportación de vino y azúcar, derivados de los cultivos de caña de azúcar y uva malvasía. Por ello, y por ser paso en las rutas comerciales atlánticas, su puerto llegó a ser el tercero en importancia de todo el imperio español en el siglo XVI, después de Sevilla y Amberes.

Posteriormente, durante el siglo XIX y gran parte del XX, muchos palmeros emigraron a Cuba para hacer fortuna; algunos volvieron después, los llamados indianos, y construyeron casas y haciendas de estilo colonial. Hoy en día, la capital palmera posee uno de los cascos antiguos más bonitos de Canarias; no en vano, fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1975.

Qué ver en Santa Cruz de La Palma

Plaza de España

Es el centro de actividad de la ciudad y el mejor conjunto arquitectónico renacentista de Canarias; su planta es trapezoidal a causa de la orografía del terreno. En ella están el Ayuntamiento y la Iglesia Matriz de El Salvador como edificios principales. También están la Casa Monteverde, actual sede de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), la Casa Lorenzo, la Casa Massieu, actualmente el Espacio Cultural Caja Canarias, y la Casa Pereyra.

Completan el conjunto una fuente adosada a una pared y, en el centro de la plaza, una estatua del padre Manuel Díaz, importante personaje de la política, la educación, la cultura y la beneficencia palmeras durante la primera mitad del siglo XIX.

Plaza de España Santa Cruz de La Palma

Ayuntamiento

El edificio actual sustituye a uno anterior que quedó destruido tras un incendio que hubo en la ciudad en el año 1553, provocado por piratas franceses. La fachada principal tiene dos plantas, la inferior con cuatro grandes arcos de medo punto y la superior con cuatro ventanales.

Ayuntamiento Santa Cruz de La Palma

Iglesia Matriz de El Salvador

Probablemente fue construida como un pequeño templo a finales del siglo XV, siendo ampliado y reformado en varias ocasiones a partir del siglo XVI hasta tener el aspecto actual. En el exterior destaca una gran torre construida entre los siglos XVI y XVIII, en cuya parte superior hay un reloj y cuatro campanas. La entrada de la fachada principal, que es la que da a la Plaza de España, está flanqueada por dos pares de columnas bajo un frontón triangular; sobre el conjunto hay una imagen de la Virgen sosteniendo el globo terráqueo.

Iglesia de El Salvador Santa Cruz de La Palma

En el interior, nos llamó la atención el artesonado del techo, de estilo mudéjar y decorado con colores; es uno de los más importantes de Canarias.

Santa Cruz de La Palma

Calle Real

Se trata de la vía principal, con gran actividad comercial. Recorre la ciudad en sentido norte-sur, en paralelo a la orilla del mar. La calle está dividida en tres tramos con tres nombres diferentes: desde la Plaza de la Constitución hasta la Plaza de España se llama O’Daly, en homenaje a Dionisio O’Daly, comerciante irlandés que logró en 1773 que Santa Cruz de La Palma fuera el primer Ayuntamiento de España que elegía a su gobierno por voto popular; desde la Plaza de España hasta la Plaza de la Alameda se llama Pérez de Brito, en recuerdo de Anselmo Pérez de Brito, abogado de la causa de O’Daly; desde la Plaza de la Alameda hasta la Avenida de las Nieves se llama Doctor Pérez Camacho, por el cirujano palmero Miguel Pérez Camacho.

A lo largo de la calle hay casas ilustres, como el Palacio Salazar, y edificios de bonitas fachadas.

Calle Real Santa Cruz de La Palma

Plaza de la Constitución

Situada junto al puerto y a un gran aparcamiento gratuito, es un espacio abierto en el que están  el edificio de Correos, la Oficina de Turismo, conocida como la Casa de Cristal, y un parque con varias especies de palmeras.

También encontramos el cartel publicitario de Nitrato de Chile, ubicado en la fachada sur de la casa Cabrera Gutiérrez; gran ejemplo del estilo Art Decó, se realizó en 1929 con cerámica vidriada y policromada, y se situó al inicio de la principal calle comercial de la ciudad para que se viera por todo aquel que fuese hacia el centro.

Santa Cruz de La Palma

Por último, están las letras con el nombre de la ciudad.

Santa Cruz de La Palma

Plaza de la Alameda

En uno de los extremos de esta plaza rectangular, encontramos un agradable rincón en el que está la Cruz del Tercero. Esta cruz fue levantada en 1893 para conmemorar el IV centenario de la fundación de la ciudad. Está construida en madera de tea y se apoya sobre un pedestal de roca basáltica, y sustituye a una de madera que clavó Alonso Fernández de Lugo el 3 de mayo de 1493 y que fue destruida por una avenida de agua.

Santa Cruz de La Palma

En el otro extremo de la plaza, están el monumento al Enano, inaugurada en 2020 en homenaje a los personajes danzarines de las fiestas de la Bajada de la Virgen, y el Museo Naval, inaugurado en 1940 en el interior del Barco de la Virgen construido según la nao Santa María, a bordo de la que Colón descubrió América.

Santa Cruz de La Palma

Placeta de Borrero

En el tramo de la calle Pérez de Brito, a la altura de los balcones de la Avenida Marítima, está esta tranquila placita, uno de los rincones más bonitos de la ciudad.

Placeta de Borrero Santa Cruz de La Palma

Balcones de la Avenida Marítima

Estos coloridos balcones se encuentran en la parte trasera de algunas casas, cuya fachada principal da a la Calle Real. De influencia portuguesa, servían para ventilar las viviendas, y algunos tenían retretes, cuyas aguas caían a la calle hasta llegar al mar. Los actuales datan de principios del siglo XX.

Santa Cruz de La Palma

Iglesia de San Francisco y Museo Insular

Están ubicados en lo que fue el antiguo convento de San Francisco, construido en 1508 por los frailes franciscanos que ayudaron en la evangelización de los habitantes de la isla tras su conquista. La puerta de acceso, en la fachada principal, tiene un arco de medio punto sobre el que hay un frontón con el escudo de Castilla. Destaca la espadaña en el edificio del museo. Es Bien de Interés Cultural desde 1976.

Iglesia de San Francisco Santa Cruz de La Palma

Mercado Municipal La Recova

Este pequeño mercado es ideal para disfrutar de los productos palmeros. En su interior hay diversos paneles explicativos sobre su historia diversos productos de la isla, como la caña de azúcar, las almendras de El Paso o las conservas Víctor Pérez y Compañía.

Mercado de la Recova Santa Cruz de La Palma

Teatro Chico

Junto al mercado de La Recova, ocupa una parte de lo que fue la iglesia del antiguo Hospital de Dolores y Concepción, de principios del siglo XVI. El teatro se construyó en 1866, por petición de los vecinos al Ayuntamiento para sala de bailes y espectáculos.  En 1981 fue restaurado y desde 1997 es Bien de Interés Cultural.

Castillo de Santa Catalina

Construido en la segunda mitad del siglo XVI, fue el castillo principal del perímetro defensivo que protegía la ciudad de los ataques marítimos, tras el saqueo sufrido a manos del pirata francés François LeClerc. Tiene planta cuadrada con cuatro baluartes en los ángulos. Tras la pasarela de madera sobre el foso, está  la puerta de acceso con el escudo de armas de los Reyes Católicos. El castillo tuvo cárcel, almacén y dependencias para las tropas. Es Bien de Interés Cultural desde 1951.

Castillo de Santa Catalina Santa Cruz de La Palma

Barrios de San Telmo y de San Sebastián o La Canela

El Barrio de San Telmo está construido sobre el risco de La Luz, y estuvo habitado en sus inicios por marineros, pescadores e indianos. Se puede llegar cómodamente en el ascensor de La Luz, que está en la Plaza de la Constitución y fue inaugurado en 2020. Por las calles de este barrio se llega a las del de San Sebastián, también conocido como Barrio de La Canela por el olor de los obradores de repostería; este es el barrio más emblemático de la capital por llegar hasta la Calle Real y la Plaza de España.

Algunos de los puntos interesantes que podemos encontrar en estos barrios son:

  • Ermita de San Telmo: consagrada al dominico San Pedro González Telmo y a Nuestra Señora de la Luz, ambos protectores de los marineros; destaca el balcón típico de su fachada.
  • Plaza de Santo Domingo: tranquila plaza con la Iglesia de Santo Domingo, que fue el Convento de San Miguel de Las Victorias fundado por Fray Domingo de Mendoza en 1530, y el bonito edificio del Colegio de Arquitectos. Además, el Museo de Arte Contemporáneo/Centro de Interpretación de la Bajada y el Museo de la Educación.
  • Teatro Circo de Marte: construido a finales del siglo XIX para albergar peleas de gallos, fue escenario progresivamente de otros espectáculos como circo, veladas literarias, conciertos y bailes de salón; en el siglo XX fue reformado varias veces para adecuar sus instalaciones y desde 1997 es Bien de Interés Cultural.
  • Antiguos depósitos de agua: ubicados en la calle Fernández Ferraz, son varias albercas de piedra construidas al nivel del suelo; servían para el almacenamiento del agua de lluvia, eran tanto de uso privado como mancomunado y estuvieron en uso hasta mediados del siglo XX.
  • Ermita de San Sebastián: fundada en el siglo XVI y dedicada al santo que le da nombre, protector contra la peste, al que se encomendaban los viajeros antes de entrar en la ciudad.
  • Sociedad Cosmológica: fundada a finales del siglo XIX en el edificio de la antigua alhóndiga o pósito.
Barrio de San Telmo Santa Cruz de La Palma

Qué hacer en Santa Cruz de La Palma

Algunas de las cosas que se pueden hacer en la capital palmera son:

Ir al Mercado de La Recova y tomar un guarapo o jugo de caña de azúcar; lo hay natural o de sabores como limón, naranja, maracuyá o jengibre.

Santa Cruz de La Palma

Ir a la playa de fina arena negra y darse un baño en el Atlántico; se trata de una playa artificial de 1230 metros de longitud y 50 de anchura, que fue inaugurada en el año 2017 en sustitución de la que había de guijarros.

Subir al Castillo de la Virgen: no se trata de una de las fortificaciones defensivas de la isla, sino de una construcción levantada para los festejos de la Bajada de la Virgen; tiene 21 cañones que disparan salvas durante esta fiesta.

Hacer la ruta de los Molinos de Bellido: son cuatro molinos de agua construidos en los siglos XVII y XIX, que estuvieron en uso hasta el primer tercio del siglo XX; la ruta tiene un desnivel de más de 130 metros en 1,5 kilómetros.

Visitar el Santuario de Nuestra Señora de las Nieves: construido para alojar la imagen de la Virgen de las Nieves, patrona de la isla, que ya fue venerada por los antiguos benahoritas.

Tomar un ferri para conocer otras islas canarias: desde Santa Cruz de La Palma salen ferris a Santa Cruz de Tenerife, Los Cristianos (Tenerife), San Sebastián de La Gomera y Las Palmas de Gran Canaria.

Disfrutar de la gastronomía palmera, sabrosa y variada. Lo contamos en el post Qué comer en La Palma y dónde.

Nos encantó Santa Cruz de La Palma, una pequeña capital llena de encanto.

¡¡Hasta el próximo post!!